Picardo-Nuevo-1-min
Óscar Picardo

Óscar Picardo

Director del ICTI. Máster en Educación de la Universidad de Louisville, Postgrado en Finanzas Educativas y Phd. en Didáctica y Organización Escolar.

El Ministro de Educación que necesitamos

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Siempre que hay cambios de gobierno comienzan las especulaciones sobre el nuevo gabinete; particularmente en el sector educativo, en donde se tiene que administrar el presupuesto mayor del gobierno –más de 900 millones de dólares- para 6 mil 025 centros educativos, 1,425,425 estudiantes, 57 mil 261 maestros y atender una enorme cantidad de demandas administrativas y/o gremiales. Entonces, uno se pregunta: ¿Quién debe ser el Ministro?

A la fecha, después de los Acuerdos de Paz, han pasado por el despacho: el Dr. René Hernández Valiente, la Licda. Cecilia Gallardo, la Licda. Abigaíl Castro, la Licda. Evelyn Jacir de Lovo, el Ing. Rolando Marín, la Lcda. Darlyn Meza, el Prof. Salvador Sánchez Cerén, el Lic. Hato Hasbún y el Ing. Carlos Canjura. ¿Cuál fue el mejor?, o ¿quién hizo más por la educación?, son buenas preguntas; aunque la PAES está igual desde 1997…

Y hoy nos volvemos a preguntar: ¿quién puede ser el Ministro de Educación del nuevo gobierno?; si me preguntan como especialista: «¿quién puede ser ministro?», diría: aquel profesional que, en primer lugar sea ético, honesto, tenga formación pertinente, que conozca de políticas públicas educativas, que además conozca muy bien el sector y que posea las habilidades políticas para dirigir esta gran Cartera de Estado; no son muchos los candidatos que reúnen este perfil, y estos serían los nombres de mi apuesta:

  • Carolina Rovira: licenciada en Economía y Negocios de la ESEN. También estudió dos maestrías en la Pontificia Universidad Católica de Chile: en Economía, con mención en Macroeconomía; y en Sociología de la Educación. Siguió estudios de Doctorado en Ciencias de la Educación en la misma universidad chilena, donde espera defender la tesis doctoral.
  • Helga Cuellar: Directora de Estudios Sociales de FUSADES. Ph.D, Master of Philosophy y Master of Arts en Educación Internacional y Comparada con énfasis en economía de la educación.
  • Felipe Rivas: Licenciado en Administración de empresas, Máster en Administración y Dirección de Empresas; Doctor en Educación. Fue Director de FOVIAL y actualmente preside Anda. Es creador de la Fundación para la Innovación Educativa de Centroamérica (FIECA).
  • Juan Valiente: Profesional en tecnología y educación. Más de 30 años de experiencia empresarial y en organización de servicio. Exdiputado. Miembro del Sector Empresarial de Arena.
  • Mauricio Trejo: Dirigió la Maestría en Política Educativa de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas (UCA), de donde es académico de planta.
  • Reina de Alvarado: Académica que trabajó en el ITCA y en la Universidad Don Bosco; actualmente dirige el proyecto “Educación Superior para el crecimiento económico” de USAID-RTI.
  • Rolando Balmore Pacheco: Maestro de la Escuela Normal “Alberto Masferrer”; exdirector de Institutos Nacionales y colegios privados; oficial de APREMAT-UE; funcionario del MINED en el campo de acreditación de colegios; Máster en Educación por Louisville University; Director de Egresados y Graduados de la UFG; y candidato a Doctor del Instituto Centroamericano de Administración Pública.
    Oscar Wuilman Herrera: Académico e investigador de la Facultad de Ciencias y Humanidades de la Universidad de El Salvador.

Podríamos agregar a la lista –pero mejor no- otros nombres de personalidades “potentes y más veteranos” en el ámbito educativo: María Isabel Rodríguez, Joaquín Samayoa, Norma Guevara, Roberto Cuéllar, Pepe Simán, Mario Ruiz Ramírez, Delia Magaña, Agustín Fernández, Luis Gutiérrez, José Luis Guzmán, Carlos Ardón, José María Tojeira, Dina del Carmen Gamero, Reina Gladis Galdámez o Lorena de Varela; también otros más jóvenes como: Carlos Rodríguez, Pauline Martin o Zoila Recinos. Finalmente, aparece la lista post-electoral de “rumores” plausibles: Reynaldo Carballo, Dagoberto Gutiérrez y Roberto Cañas. Existen otros nombres “interesantes”, políticamente hablando o académicamente hablando, pero no reúnen el perfil requerido; podrían hacer un buen trabajo político, pero sin fundamentación educativa; o podrían tener ideas educativas claras, pero sin experiencia política para lograrlas.

Es posible que varios de estos nombres que propongo, por su reputación y prestigio, no quieran ingresar al campo político; es más, están bien dónde están y aportan mucho al país; incluso es posible que no los estén considerando por razones ideológicas, sería una lástima; pero al menos estos nombres pueden servir como “espejo” para buscar un Ministro que genere la gobernabilidad deseada y necesaria entre las demandas del sector educativo y la posible oferta fiscal.

A mí me han preguntado si yo puedo o aceptaría ser Ministro de Educación; mi respuesta es la misma desde hace años: no puedo, no quiero (estoy muy contento con mi trabajo) y no tengo el perfil para el cargo. Hay ciertos rasgos de una especie de psicopatía o anarquía académica que no es compatible para este tipo de cargos; sobre todo, porque tu jefe seguramente es menos preparado que tú.

Acerca del autor

Avatar