La OPES necesita una aproximado de $65,000 al año. El gobierno central les proporciona $20,000 y el resto tratan de conseguirlo a través sus presentaciones y patrocinios.

«La música es como la matemática… es algo bello»: Ópera El Salvador

La Ópera El Salvador es un proyecto musical que nació en 2007 con el impulso de Joseph Karl Doestch y Gladis de Moctezuma, con el propósito de ofrecer una formación especializada en técnica y repertorio vocal en los géneros de la canción de arte, ópera y canción popular para niños de escasos recursos. El camino de la organización no ha sido fácil y en 2019 enfrentó grandes problemas: las muertes de su fundador, Doestch, y la de uno de sus principales maestros, Josué Lara; la entrega del local en la colonia Flor Blanca donde funcionaron por años y la falta constante de fondos.

Después de la muerte de Joseph Karl Doestch, la OPES tuvo que trabajar para recomponerse, incorporar a algunos de los jóvenes músicos para suplir la falta de maestros y directores, pero también para encargarse de algo que no conocían: los trámites administrativos.

Y eso era navegar por aguas desconocidas, tanto así que fue uno de los factores principales por los que estuvieron a punto de perder el financiamiento de 20,000 dólares que les entregaba el estado, por no completar los procesos administrativos para finiquitar los fondos y recibir un nuevo desembolso.

Después de estar en la colonia Flor Blanca, ahora tienen dos locales en el Mercado Cuscatlán. Aseguran que los espacios son grandes, pero que aún les falta adecuarlos en cubículos y acústica para una mejor educación musical para los alumnos. La parte administrativa, y de ensayos individuales, se encuentra en una de las áreas del mercado, pero el salón general se ubica en una área que fue destinada para restaurantes. La OPES necesita más fondos para sacar adelante el proyecto.

Este podcast es el resultado de una conversación con Gladys de Moctezuma, fundadora de la OPES; y con Enrique Mancía, encargado de comunicaciones de la institución.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email