Carlos Gochez
Carlos Góchez

Carlos Góchez

Psicólogo.

Los genes y la sociedad nos pudren como humanos

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Guerras en diversos países del planeta, movimientos políticos, reuniones religiosas, un banco que está siendo atracado justo en el momento que se lee este artículo, son tantos los eventos que ocurren en sintonía. La mayoría de ellos crueles y despiadados, donde la naturaleza del ser humano ha tenido la gracia de transmitir por medio del genotipo la agresividad, ese gusto que se tiene por los elementos sadomasoquistas de la conducta y bastará con observar las estadísticas del portal de transparencia del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública del El Salvador donde entre enero y julio del 2017 se presentaron 494 demandas de actos violentos e ilegales y quién sabrá cuántas más que no fueron llevadas a las autoridades competentes por el temor a ser mal visto por sus amigos y familiares.

Los elementos anteriores tienen un factor denominador, una clave que los une, la mayoría de esos eventos mundiales están golpeando de forma simultánea, esos sucesos que arremeten contra la paz del planeta, que pudren mentes y destrozan seres humanos, no afectan directamente al lector de este artículo, es correcto tienes un grave problema, no estás viviendo tu vida, te has dedicado a vivir las contrariedades de otros, a sufrir por lo que no te atañe y a olvidarte de tu felicidad, has preferido alimentar un demonio que se vitaliza con la crueldad y sufrimiento.

Son las 06:00 de la mañana y ya tienes tu periódico en la mano, el televisor encendido con tu canal de noticias favorito o tu Smartphone en el portal de noticias digitales, has comenzado la lectura, la búsqueda insaciable de los elementos malignos que te harán recordar lo miserable que es el mundo, es hora de la dosis diaria de negatividad tu psique está inquieta por crear sufrimiento, es momento de generar preguntas y formular hipótesis ¿por qué fue capaz de realizar un acto tan violento? ¡la nación x tiene la razón en esta guerra! En términos psicológicos en estos momentos lo que trabaja es el inconsciente en tu mente, tú no sabes que has perdido el control sobre tu raciocinio, lo monótono de tu vida te envuelve en una fantasía, en una búsqueda de aceptación por ser normal, por ser violento.

Todos esos pensamientos rumiantes se deben a lo que llamamos “tradición”, nos han transferido no solo genética sino, culturalmente, costumbres, siendo la mayor y la que más afecta tu equilibrio psicológico la violencia e infelicidad, bien lo dice Osho, un filósofo Indio, que se encargó de recordarnos que somos dueños de nuestras emociones positivas “cuando ves a una persona caminando por la calle, sonriendo, siendo feliz lo primero que viene a tu mente es que se trata de una persona loca”, la belleza de la cultura te ha enseñado a ser mezquino, a quién le importa el cantar de los pájaros, el rayo de sol que ilumina tu ventana al inicio del día, eso no es maravilloso pues nadie lo considera espectacular a diferencia de la persona que amaneció  descuartizada en el barrio donde creciste, eso sí es importante eso alimenta la oscuridad que vive en ti, por eso si vale la pena vivir, para estar rodeado del sufrimiento, del dolor, lo impactante, eso es lo que nos interesa como humano ¿me equivoco?

Vivir rodeado de estos eventos desde que eras un niño, creciendo en medio de una guerra o rodeado de pandillas si naciste después de 1992, han llevado a tu cerebro a adoptar ese contexto como lo normal, por eso, tu que vives en El Salvador a pesar de no ser un asesino, eres un ser violento, cuando en el tráfico tocas la bocina una vez tras otra, cuando tiras tu teléfono porque estás celoso de tu pareja o cuando insultas al televisor porque tu equipo favorito perdió el partido, todas esas situaciones que te cargan de ira son resultado del fenómeno psicosocial llamado aprendizaje, es así de sencillo, has interiorizado la violencia como tu pan de cada día, has decidido formar parte de la putrefacción de la sociedad actual de este país.

Cerremos este pensamiento con el mayor de los cuestionamientos ¿Como seres humanos somos malos por naturaleza? La respuesta es sencilla, has heredado el gen de la agresividad, esto es necesario para activar tu cerebro primitivo en situaciones de peligro, se tienen dos opciones huir o afrontar, pero esto es naturaleza, mera sobrevivencia, una adaptación diría Darwin, un científico que se encargó de conocer como la evolución de los seres vivos los llevó a adaptarse al medio o extinguirse. Lo que se vuelve anormal es que nuestro gen de la agresividad al entrar en contacto con lo violento de la sociedad, con el machismo y las manipulaciones religioso-políticas, forma un proceso denominado fenotipo, esa combinación entre genes y sociedad nos pudren como humanos.

Nada de esto es tu culpa, así te criaron, lo que se debe traer a consideración es la valía que le daremos a esas conductas, quedará en cada persona la decisión de continuar inmersos en lo tóxico de la sociedad o decidir ser feliz, cuando esto ocurra se asegura una disminución en los índices de violencia y no se habla solo de pandillas, incluso tu familia volverá a ser un centro armonioso de vida, tu cuerpo estará en equilibrio y muchas de las enfermedades que tienen una causa psicosomática desaparecerán, irás a tu trabajo sin el compañero que has poseído toda la vida, tu aliado y amigo, el estrés.

La naturaleza te ha maldecido con un gen violento, transmitió lo peor de las emociones a tu psique, tu vida inicia siendo turbulenta, justo al nacer un doctor decide golpearte para saber si reaccionas ante los estímulos, y luego abonan a la desdicha la sociedad y el aprendizaje, donde lastimosamente los principios y educación están por el suelo. No obstante, se te ha premiado con un cerebro impresionante que tiene la capacidad de discernir y amoldarse a cosas nuevas, por ello te pregunto ¿tienes un cerebro que solo sabe seguir lineamientos planteados por otros o eres capaz de ser diferente? ¿quieres ser feliz? Ve encontrar de lo normal. No hace falta ser agresivo para conseguir lo que se quiere, el respeto también tiene sus ventajas y no es difícil explorarlo.

El cambio de este país iniciará contigo, eres el dueño de tu vida y no importa que tu vecino siga siendo un patán, cuando decidas cambiar lo harás por ti y para ti.

Acerca del autor

Avatar