Odalis Cortez

Los números del turismo en El Salvador

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

No es novedad decir que el turismo en El Salvador ha venido creciendo en los últimos años, el Ministerio de Turismo ha realizado una buena tarea en comunicar a la población -vía redes sociales- acerca de estas estadísticas, proyectos ejecutados, por ejecutarse y demás temas de interés.

Estamos en un proceso de transición en el cual el trabajo realizado (y no realizado) por todos los Ministerios y demás dependencias de Gobierno están en tela de juicio, no me voy a meter en asuntos políticos porque no es mi campo; sin embargo, las carencias y críticas están encaminadas hacia los mismos problemas: planes cortoplacistas, bajo presupuesto, equipo no calificado, entre otros.

La administración del ministro José Napoleón Duarte, durante estos dos últimos quinquenios, ha garantizado la continuidad de proyectos relevantes para promover a El Salvador a nivel internacional. La participación en las ferias de turismo, el recibimiento de cruceros, alianzas con el sector privado, potencialización de los destinos por medio de las alcaldías y la misma comunidad han jugado un papel esencial para que El Salvador y su turismo estén presentes en otras latitudes.

El programa «Pueblos Vivos» en el primer quinquenio 2009-2014 dinamizó el sector por ser un proyecto inclusivo que rescató la identidad cultural y autóctona de las comunidades. Se convirtió en el eje estratégico del desarrollo turístico a nivel nacional. Pese a la crisis que afectó al turismo mundial en el segundo semestre del 2009, El Salvador registró un crecimiento del 9.2 %.

El éxito de esta iniciativa se debe al involucramiento de todos los actores del sistema y a la industria turística, generando nuevas fuentes de empleo, a través del fortalecimiento de la planta turística local (alojamiento, restaurantes, etc.), el desarrollo de una infraestructura básica para impulsar su actividad, la restauración de las fachadas de los edificios emblemáticos de cada municipio, el esfuerzo de los miembros de las comunidades en fomentar un turismo sostenible y el rescate de los atractivos turísticos.

Uno de los proyectos más importantes es el “Programa de Desarrollo Turístico de la Franja Costero-Marina” financiado mediante un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y es una apuesta del MITUR para fortalecer la ruta Sol y Playa, destinos que los visitantes salvadoreños eligen para vacacionar.

Los proyectos a ejecutarse son:

· Mejoras del muelle de Puerto Parada, en Usulután.

· Mejoras en el muelle principal en Puerto El Triunfo para acondicionamiento del uso turístico.

· Bosque Encantador y la conexión de Jiquilisco a la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) de Puerto El Triunfo. Así como también, la construcción de embarcaderos en algunas islas de la bahía para facilitar el acceso a los visitantes.

· Plan de uso, diseño y construcción de mejoras en la laguna de Alegría: adecuación del punto de información municipal que se encuentra en el centro urbano, identificación y construcción de un área de estacionamiento. Igualmente se construirá una de las tres plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR).

· Instalación de un centro de interpretación de geología, vulcanología y aprovechamiento geotérmico, así como la de puntos de información turística en el centro urbano, en Berlín.

Su objetivo primordial es incrementar el ingreso y el empleo turístico en El Salvador, beneficiando a once municipios que conforman el área de influencia del Programa: Chiltiupán, Comasagua Jayaque, La Libertad y Tamanique (en el departamento de La Libertad); y Alegría, Berlín, Jiquilisco, Puerto El Triunfo y San Dionisio (en el departamento de Usulután); a través del cual se espera generar 3 mil 53 empleados formales y directos en el área turística y fortalecer a 876 empresas dedicadas al turismo.

En tema de estadísticas, el turismo dejó $99.3 millones en divisas en Semana Santa, reportando un incremento del 16.3 % con respecto al año anterior. El gasto promedio diario se estimó en $139.50 y la estadía promedio fue de 5.8 noches.

El ingreso de extranjeros fue de 142 mil 996, un incremento del 8.3 %. De estos 16 mil 817 ingresaron vía terrestre y 26 mil 179 visitantes vía aérea, un incremento del 5.7 % y 21.8 %, respectivamente.

Los hoteles de playa tuvieron (en el periodo de Semana Santa) una ocupación del 66 % al 100 %; los hoteles de montaña del 38.5 % al 96 %; los hoteles rurales entre el 19.5 % y el 59.5 % y los hoteles de ciudad tuvieron una ocupación entre el 36.9 % y el 89 %.

Y los restaurantes en la zona de La Unión tuvieron una afluencia entre el 65 % y el 87 %; en Suchitoto del 58 % al 81 %; La Palma 26.20 % y el 71.8 %; Ruta de Las Flores 77 % al 100 %; La Libertad del 77 % al 100 % y en ruta de la Paz del 62 % al 85.5 %, de acuerdo a lo reportado por los Centros de Amigos de Turista.

Se puede concluir que el turismo en El Salvador ha demostrado avances significativos; el cambio de sus políticas, la participación de todos los actores de la industria, la promoción del turismo interno, la inversión en proyectos, etc., han dado pie a que las estadísticas vayan en aumento. Sin embargo, este es un esfuerzo que debe continuar; El Salvador tiene todo para convertirse en referente a nivel centroamericano.

Acerca del autor

Avatar