Picardo-Nuevo-1-min
ÓSCAR PICARDO

ÓSCAR PICARDO

NO ES SÓLO NAYIB…

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
La disciplina partidaria y el amiguismo tienen más poder que la ética, y como casi todos tienen la “cola pateada” o “techo de vidrio” mejor tener cautela. Si Arena y el FMLN hubiesen sido más rigurosos con la corrupción, con el uso de las partidas secretas y con los incrementos patrimoniales de sus correligionarios no estaríamos como estamos.

Desde la academia seguimos dándole vueltas a las estadísticas y bases de datos de las encuestas; continuamos escarbando para entender e interpretar la realidad. No es fácil, y los “números alegres” no cuadran, hay otros factores más profundos. El “Cambio” que no fue y que no es, sigue estando en el subconsciente de la gente…; pero eso no es todo, hay algo más: la falta de ética y honestidad de la clase política. Ahí está la clave, y la gente parece que esta vez no perdona.

La disciplina partidaria y el amiguismo tienen más poder que la ética, y como casi todos tienen la “cola pateada” o “techo de vidrio” mejor tener cautela. Si Arena y el FMLN hubiesen sido más rigurosos con la corrupción, con el uso de las partidas secretas y con los incrementos patrimoniales de sus correligionarios no estaríamos como estamos. El dinero no se puede ocultar, y los aparatos de fiscalidad y transparencia son débiles y vulnerables.

En nuestra última encuesta la gente demostró que no tiene amnesia. Al partido Arena le reclaman algunas estrofas de su himno, la vinculación de su fundador con el asesinato de Monseñor Romero y sus casos de corrupción. Al FMLN también le recuerdan sus casos de corrupción, su responsabilidad en algunos episodios militares de la guerra y su cercanía a Venezuela. Todo suma, todo cuenta…

Llegar al poder y utilizar los fondos públicos de manera reservada y con amplia discrecionalidad ha enriquecido a muchos funcionarios. El uso del conocimiento para favorecer en ciertas licitaciones a amigos y compadres a cambio de favores, también les ha cambiado la vida a muchos. Los que menos… han viajado a lo loco, se han recetado viáticos y han utilizado los recursos del Estado para beneficiarse en estos cinco años inolvidables. La filosofía es servirse y no servir.

La corrupción es estructural y estructurante… penetra, se hace parte de la cultura y hasta modifica la conducta y los valores, a tal punto que el delito o pecado es visto de otro modo, como algo común, normal, y si el otro se aprovechó o robó ¿por qué no lo voy a hacer yo?

Y ha sido tan larga la lista de rumores y casos de corrupción que la gente va dejando de creer, y por más que nos digan que son distintos, no hay evidencia tangible que demuestre lo contrario. Sí, la gente quiere casos ejemplificantes, concretos, reales. Más gente en Mariona, y no precisamente en el “Sector 9”, sino en el mismo lugar en dónde están otros ladrones.

Y es que robar en El Salvador es muy grave, por las grandes carencias en los sistemas públicos de educación y salud, por los niveles de pobreza y por la gran cantidad de ciudadanos y empresas que pagan impuestos para que se inviertan de modo adecuado. No se vale robar bajo ninguna circunstancia, ni aprovecharse del poder para beneficio propio, pero en países como el nuestro menos.

El deterioro de la imagen de los partidos políticos, de la Asamblea Legislativa y en general de muchas instituciones de gobierno, cuya nota no pasa de 5 sobre 10 -según varias encuestas- tiene nombre y apellido, y la misma clase política ha hecho poco para cambiar esta circunstancia. No basta con renunciar a privilegios, lo importante es hacer justicia e interrumpir los ciclos de impunidad.

Al final Nayib no surgió por sí mismo como un “fenómeno” político de eficiencia y eficacia gubernamental; hizo obras emblemáticas en Nuevo Cuscatlán y en San Salvador, no se puede negar; pero es el desgaste ético de los grandes partidos Arena y el FMLN que lo han catapultado, sobre todo la expulsión del FMLN. Y así llegó a Gana, y borró todo el rastro de la partidocracia y su lastre; le cambió los colores y sus símbolos para intentar romper con su peligroso pasado contaminante. ¿Qué tan efectivo sea o qué tan real? ya veremos; pero hizo lo que Arena y el FMLN no lograron hacer, al contrario, en el desarrollo de la campaña los partidos tradicionales evocaron sus “valores, colores, sus glorias” y así fue el resultado de las encuestas, y aún confían en su voto duro y en el arraigo de la tradición. Pero mucha gente y jóvenes está emocionalmente disgustados con los grandes partidos; y pese a todo el equipaje publicitario las encuestas volvían a repetir el mismo patrón. Muchos dicen que “todas” las encuestas están equivocadas o son manipuladas.

Finalmente, debemos decir por honestidad que las fórmulas de Arena Calleja-Lazo y del FMLN Martínez-Sosa, son de las mejores que ha habido en la historia electoral contemporánea. Pero el pleito de la gente es con los partidos, y por eso Bukele-Ulloa están a la cabeza en la preferencias; ya veremos qué sucede el 3 de febrero…

Acerca del autor