enero 28, 2019

Disruptores

NO ES SÓLO NAYIB…

La disciplina partidaria y el amiguismo tienen más poder que la ética, y como casi todos tienen la “cola pateada” o “techo de vidrio” mejor tener cautela. Si Arena y el FMLN hubiesen sido más rigurosos con la corrupción, con el uso de las partidas secretas y con los incrementos patrimoniales de sus correligionarios no estaríamos como estamos.