1
Óscar Picardo Joao / Artes: Carlos Galicia.

Óscar Picardo Joao / Artes: Carlos Galicia.

La Corrupción: Cuentos realistas sobre el “Método”

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on skype

A modo de introducción

Puede que muchas de estas historias sean o no verdad, es lo menos importante; obviamente inventamos nombres, circunstancias y cargos; pero en el fondo estos cuentos reflejan la problemática cotidiana de la corrupción en nuestros gobiernos.

Se trata de caricaturas breves para entender cómo funciona el mundo de la corrupción, cómo operan los actores y cómo funcionan las instituciones. La corrupción y todas sus manifestaciones –clientelismo, compadrazgo, nepotismo o robo- es una especie de “cáncer” que mantiene a los países en una situación estática de pobreza, desventaja y exclusión. Este manuscrito es una narración sobre el “Método”, como se construye y desarrolla la corrupción; de eso se trata este intento teórico.

Corruptores y corruptos, de alto nivel, mandos medios u operadores básicos, están ahí construyendo una cultura con pseudo-creencias, y pseudo-valores; una especie de “imprinting cultural” (K. Lorenz) que va configurando un modo de ser anormal, que todos comenzamos a ver como normal.

Es una especie de “pecado” -y uno muy mortal- la corrupción en países tan pobres; y es una vergüenza tener una clase política descarada que roba y que se sirve de sus cargos y posiciones para incrementar su patrimonio a costa de los más pobres y excluidos. En este sentido, estos cuentos breves buscan revelar y dar a conocer estas prácticas corruptas, para que los ciudadanos estén más conscientes y utilicen las herramientas democráticas para buscar políticos más honestos. Ojalá logremos esto…

Lean, disfruten, reflexionen estas microhistorias, y no crean que es pura imaginación, muchas de ellas surgen de experiencias reales, no importa cuáles; sospechen de todo, aprendan a dudar, y busquemos una sociedad mejor más ética y menos corrupta, lo cual es posible y es un derecho.

No olvidemos que los fondos de donde  roban son fondos públicos, aportados por gente trabajadora y honesta que paga sus impuestos.

1.- Cuando la información es dinero

Juan Carlos se dedicaba a “cachadas” en una oficina de un organismo internacional. Reparaba puertas, ventanas, y otras cosas. La cotidianidad de su trabajo y su personalidad afable le llevó a entablar  buenas relaciones con los oficiales de la oficina, y así conoció, poco a poco, el mundo de los proyectos.

– ¿En qué trabaja Fernanda? –preguntó Juan Carlos-.
– Estoy preparando unos Términos de Referencia para equipar unas escuelas en oriente.
– Y, ¿qué es eso de Términos de Referencia? -replicó Juan Carlos-.
– Es un documento que establece todos los requisitos y tiempos para que la persona o empresa que se va a contratar sepa cuál será su responsabilidad y pueda elaborar una oferta y ganar el contrato.
– Por ejemplo –continuó Fernanda- si yo necesito que me pinten esta oficina, en los Términos de Referencia explico las condiciones: Cuánto tiempo hay para eso, cuántos metros cuadrados miden las paredes, qué tipo de pintura necesito; luego usted y otros proveedores preparan una oferta, ¿me entiende?

Juan Carlos se quedó pensativo, y volvió a preguntar:

– O sea, compiten varios proveedores pero, ¿quién gana?
– Pues gana el que presente una mejor oferta, mejores materiales y no se pasen del presupuesto que yo tengo –explicó Fernanda-.
– ¡Ahhh!, pero como yo soy su amigo me puede avisar a mi qué es lo que quiere y cuánto tiene para la pintura…

Fernanda se quedó pensativa y entre risas le contestó:

– Eso si yo quiero que gane Usted, sino no.
– ¿Me va a quemar la pata entonces?
– Jajaja… no, usted aquí gana, porque le daría la información y no sólo me pinta la oficina sino también mi casa con el mismo dinero, ¿no le parece?
– Cabal –contestó Juan Carlos-.

Dos meses más tarde, la licenciada Iriarte llama a Juan Carlos a su oficina –era la jefa de Fernanda y Subdirectora-:

– Don Juan Carlos fíjese que el ministerio tiene una convocatoria para contratar a una empresa o consultor para construir unas tarimas, en donde harán un lanzamiento de una política, y pensé en usted.
– ¿Consultor?, ¿qué es eso? –preguntó Juan Carlos-.
– Es una persona, técnico o especialista que puede presentar una oferta técnica y financiera para responder a unos Términos de Referencia, ¿nunca ha hecho una consultoría?
– Fíjese que no, pero ya sé qué son los términos de referencia, me explicó Fernanda.
– Pues mire, yo que usted iba a pedir los Términos de Referencia, con probar no pierde nada. Además, la responsable de la UACI es la Licenciada Carolina Sermeño, y es bien amiga de Fernanda, dígale que va de parte de ella.

Juan Carlos se animó y llegó a la oficina de la UACI preguntando por Carolina Sermeño; luego de esperar un rato lo hicieron pasar:

– Buenas tardes don Juan Carlos, ¿cómo está usted? Me comentó la licenciada Iriarte que iba a venir a retirar unos términos de referencia como proveedor de logística, bienvenido.
– Gracias licenciada, pues de logística no sé mucho, pero soy bueno en arreglar bolados de todo tipo. Cuénteme, ¿qué hay que hacer?
– Pues bien, le cuento pero desde ya le tengo buenas noticias, en este proyecto ganaremos todos… Usted sólo tiene que presentar la oferta de una tarima de unos 2 metros por 4 metros de tabla roca, bien hecha y pintadita, y sobre todo que no se desbarate. Para esto tenemos 12 mil dólares.
– ¿Queeeé?, nombre, una tarima así no pasa de 500 dólares –replicó asombrado Juan Carlos-.
– Ya ve, aquí ganaremos todos: usted va a ganar unos 2 mil dólares, mire, 1500 más de lo que cree, pero con los otros 10 mil me va a comprar un carro, y con esto le garantizo que usted será el contratado, ¿qué le parece?
– Pues no está mal –contestó Juan Carlos-.
– Pero necesito un favor más –comentó en voz baja Carolina-: necesito que dos colegas suyos me presenten oferta para la tarima arriba de 15 mil dólares, ¿cree que las consigue?
– Como no, tengo un compadre que no me falla y algún chero más hará el favor.
– Ya ve don juan Carlos, la información es poder, es dinero contante y sonante, creo que va a hacer muchos trabajos con nuestra oficina, pero ya sabe, siempre calladito, estos tratos no se cuentan a nadie.

Juan Carlos, en la actualidad posee una de las empresas consultoras de servicios logísticos más sofisticadas y competitivas del mercado. Maneja cuentas bancaras de seis cifras altas; vive en Madreselva, Antiguo Cuscatlán; sus hijos estudian en colegios bilingües. Últimamente se ha hecho coleccionista de arte.

2.-La parentela al poder (un poco de Nepotismo)

El Presidente de la República recibirá hoy al nuevo Ministro.

– Pase adelante, bienvenido y gracias por servirle a la Nación. Sé que el salario no compensa tenerlo en nuestro equipo, 5 mil dólares no son nada hoy en día, pero como sabe tendrá un vehículo de última generación, blindado, gasolina, motorista, PPI guardaespaldas, gastos de representación y alguna cosita más por ahí…
– Señor Presidente, faltaba más, para mí es un privilegio servir a la patria; estoy muy entusiasmado con esta nueva tarea. Pero más allá de los beneficios e incentivos, quería pedirle un favor.
– A ver cuénteme.
– Pues mi hija acaba de terminar sus estudios universitarios, es nutricionista y quisiera ayudarle a conseguir su primer empleo.
– No hay problema Ministro, que me mande su hoja de vida a la Secretaría Técnica, ahora que iniciamos el gobierno sobran las plazas en el servicio exterior y también hay muchos cargos de confianza vacantes; y nada más de confianza que familiares y amigos.

Al cabo de seis meses, no solo la hija del Ministro era cónsul en Europa, sino su esposo que era abogado también logró una plaza como consejero económico, y sus hijos una beca con fondos del Estado para estudiar en una prestigiosa universidad europea.

Luego de dos años, al terminar los estudios, los nietos del ministro, recién graduados, también buscaban empleo, una mercadóloga y el otro estudió para chef. Tras el mismo procedimiento clientelar, el ministro abogó por ellos.

Nuevamente visitó al Presidente.

– Presidente, ¿cómo va todo?
– Pues bien, con algunos líos como siempre pero avanzando.
– ¿En qué le puedo servir?
– Pues, a molestarlo de nuevo; ya mis nietos se graduaron y quería ayudarles a obtener un empleo, algo sencillo paras comenzar, son cipotes.
– Ajá, cuénteme y ¿qué estudiaron?
– Uno es chef y la nieta mercadóloga.

El Presidente se quedó pensando, y luego hizo un par de llamadas; a los minutos respondió al ministro.

– Buenas noticias.
– A la chica que es de mercadeo la colocamos en la Secretaría de Comunicaciones, algo sencillo con un salario de 2 mil dólares, ¿le parece?
– Por supuesto.
– Al chef va a costar un poco más; me están averiguando si puede tener un cargo de asesor en el ITCA.
– Pero mire Presidente, él habla bien inglés y francés, y es un cipote muy presentable.
– Bien, déjeme hablar con el Canciller o con la oficina de promoción de exportaciones, ahí siempre necesitan gente bilingüe.
– Gracias Señor Presidente, no sé cómo agradecerle.
– Pues, amor con amor se paga, le voy a enviar una hija de mi compadre, quién es gerente en CEPA, está igual que usted, buscando chance para la cipota, ella es psicóloga y no ha encontrado trabajo; ¿le parece si la colocamos como asesora suya o del Viceministro?
– Claro que sí.

Al cabo de seis meses, el nieto del ministro que era chef terminó como asesor de exportaciones para Medio Oriente y Asia; mientras que la hija del compadre del Presidente, aun no tenía título y con costo podía redactar una carta, no obstante fue nombrada como asesora para asuntos pedagógicos del Viceministerio de Educación.

3.- Haciendo arte (sobre las agencia de publicidad)

A las 3:00 p.m. habrá una reunión con el Presidente electo y su equipo de asesores; en 15 días se asume el cargo y habrá que tomar decisiones importantes para el futuro… Carlos Alaberdi (argentino), Sebastián Olivera (mexicano) y Pedro Mattos (brasileño) son los principales asesores del Presidente y convocan y dirigen la reunión.

– Señor Presidente, la primera decisión importante –antes de nombrar su gabinete- es formalizar la “Agencia de Publicidad” de su gobierno; manifestó Carlos.
– ¿Y por qué es tan importante hacer esto? replicó el Presidente.
– Interviene Pedro: Voy a hablar sin tapujos; a través de la agencia de publicidad es dónde vamos literalmente a ordeñar el gobierno, para pagar las deudas y gastos de campaña, y a usted le quedarán algunos centavos extra.

El Presidente dudó y comentó:

– A ver, explíqueme cómo está la jugada.

Sebastián pidió la palabra:

– Bien, le explicó: el costo de los anuncios de publicidad es intangible; realmente, la producción de un anuncio tipo spot para televisión puede costar unos 10 mil dólares, pero la agencia en el recibo puede decir que costó 50 mil, ¿y quién contradice eso?, publicidad es arte, y como arte es casi inmensurable. Ahora imagínese si producimos anuncios para todas las carteras de Gobierno: son siete Secretarías de Estado, 14 Ministerios, cinco autónomas; sólo ahí son 26 anuncios…

Interrumpió Carlos:

– Imagínese si hacemos solo 26 spot para televisión al año y ganamos extra 40 mil dólares en cada uno son…-sacó la calculadora- un milloncito al año, sin contar otros productos para radio, redes sociales, arte de prensa escrita, etcétera, ¿qué le parece?

El Presidente tomaba nota en un cuaderno, y respondió:

– Ahora entiendo la importancia de la agencia; pues que llamen al Secretario Jurídico y que se haga cargo de formalizar cuanto antes la agencia.

Pedro intervino:

– Señor presidente, aquí tengo el organigrama; siempre estaremos Sebastián, Carlos y su servidor como asesores y responsables de la producción. Solo hay que nombrar a un comunicador, periodista o publicista reconocido de pantalla, y al personal administrativo y de apoyo.

Agregó Sebastián:

– Conste, lo del milloncito era un ejemplo, podemos hacer muchos spot de avances, logros, proyectos del gobierno; no se imagina lo bien que nos puede ir, y los fondos procederán de Presidencia y de las partidas de comunicación de cada Ministerio. Entonces será importante contratar en cada Ministerio a personas de confianza para darles línea y coordinar todo. Luego le envío el perfil de los comunicadores que necesitamos.
– Fabuloso, concluyó el Presidente…

4.- Licitaciones entre líneas

Las licitaciones son el mejor negocio que existe para ganar y lavar dinero –comentaba el Ministro de Obras Públicas al Viceministro de Transporte-; lo bueno es que ese dinero es como que si no tuviera dueño y hay que gastarlo; así son los fondos públicos.

Y continuó:

– La clave es conseguir empresarios corruptos –o en el peor de los casos, ingenuos- para que colaboren en la operación y le voy a contar otra historia de por qué le digo esto…
– Hace unos meses estábamos licitando la construcción de una calle rural, tenía un costo de unos 5 millones; tenía tres empresas licitando, una de ellas de mi compadre CONSTRUORIENTE SA de CV. Obviamente le pasé la información clave al compadre para que ganara pero con una condición: me hacía la calle y una casa en la playa con el mismo presupuesto.

El Viceministro preguntó:

– ¿Y cómo se hace eso?
– Fácil -respondió el Ministro de Obras Públicas- primero le estoy dando el gane del proyecto, ahí ya tiene al menos el 30 % de utilidad, 1.5 millones, da para mucho; segundo él puede poner materiales de menor calidad en la calle que va a construir o ahorrar en cualquier otra cosa para sacar los costos de la casa de playa. Hasta poquito le saqué.
– En las licitaciones hay que tener cuidado en muchas cosas –tome nota- primero, hacer bien los Términos de Referencia aquí es dónde se cargan los dados; luego pasarle información al que quiere que gane y complicarle la vida a los demás competidores; en la UACI es bueno tener gente de confianza, ya que ellos evalúan y de una vez se pueden quitar de encima los estorbos; finalmente , también hay que ver bien quién recibe los productos, por lo menos para que le dejen bien maquillado lo que entregan.

¿Y eso de la transparencia y la información pública no le afecta? Preguntó el Viceministro.

– Mire Viceministro, hecha la ley, hecha la trampa; la clave es quién tiene la información, y tener a los “actores” bien preparados, es muy difícil que le descubran algo si hace las cosas bien. Pongan a quien pongan de oficial de transparencia mi compadre tiene que ganar la licitación, pero obviamente no las gana todas, algunas migajas hay que dejar caer, sino se levanta sospecha. Tampoco va ser uno “dundo” de poner estas nuevas propiedades a nombre de uno, para eso están los familiares. Esto es un trabajo de orfebrería, me entiende, va uno poco a poco haciendo su capital y billetillo, hoy una casa, mañana un carro, a veces algo de efectivo –nunca cheque-, a veces un favor a un amigo o pariente, por ejemplo que contraten a alguien con buenos honorarios en un proyecto; no sé, hay mil formas de rebuscarse.

5.- Negocios riesgosos

Caso 1: El Diputado Benjamín Herrera ha decidido poner una ONG para captar fondos de la Asamblea Legislativa y ayudar a agricultores en situación de riesgo debido a los problemas del cambio climático. Bueno, en realidad el objetivo de la ONG es obtener dinero y simular en la mínima expresión la ayuda. Para ello buscó la asesoría legal del Lic. Marquez –quien aparece en el informe del Fiscal Vidales sobre títulos irregulares- el susodicho abogado fusiló una escritura y la presentó ante el Ministerio de Gobernación. Con llamada previa del Diputado al Ministro, se aprobó de manera expedita, y en dos semanas la ONG fantasma ya tiene vida jurídica y ha aplicado a recibir los primeros, 100 mil dólares.

Caso 2: El diputado Ernesto Clímaco, miembro de la Comisión de Juventud y Deporte de la Asamblea Legislativa, y gran aficionado a un destacado equipo de fútbol español, gestionó con un amigo que trabaja en la industria energética una carta para que lo invitaran a visitar las nuevas plantas de energía eólica en Madrid. En realidad, el diputado quería ir a ver el clásico español Real Madrid – Barcelona y buscó la forma de que saliera el paquete con todos los gastos pagados. ¿Qué hacía un diputado de la Comisión de Juventud visitando un proyecto de energía? En realidad a nadie le importa. Al final, cinco diputados fueron invitados, viajaron en vuelo directo en primera clase y se hospedaron en un hotel cinco estrellas durante una semana. Al final, se gastaron cerca de 50 mil dólares. Nadie pidió el informe de la visita, y la pasaron a todo dar entre jamones serranos, buen vino y viendo las gambetas de Cristiano Ronaldo y Messi en vivo, era un sueño por cumplir.

Caso 3: A la hora del retiro el destacado General Pompeyo Martínez decidió poner una agencia de seguridad. Por armas y personal no había problema, tenía los conectes y la lealtad. Antes de retirarse logró comprar un lote de armas brasileñas a buen precio para el Ejército, y bajo el mismo pedido, con otra factura –con buen descuento- otro lote para su futura empresa SERVISEGURIDAD SA de CV. También habló con altos funcionarios de gobierno ofreciendo de ante mano los servicios de seguridad y dando un bono a los futuros clientes. Seguridad para su familia gratis por un año. Eso sí, de no tomar el paquete se corría el sensible riesgo que algo le pasara a su familia; la situación está muy peligrosa. El General Pompeyo tenía ya en su planilla destacados soldados de fuerzas especiales y también líderes de pandillas, por las dudas.

Caso 4: El Doctor José Pablo Hernández, destacado neurocirujano, tenía una vasta influencia en todo lo que sucedía en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), su autoridad profesional era poco discutible. Compras, contrataciones, programaciones, en fin, en todo podía opinar y era escuchado. Con los años se hizo muy amigo de los propietarios de una importante casa farmacéutica, por alguna u otra razón, siempre esta empresa ganaba las licitaciones. También amplió sus relaciones con un destacado laboratorio clínico, a donde refería a la mayoría de sus pacientes por “seguridad y certeza” en los resultados; eran más confiables que los del ISSS. Para no hacer larga la historia, el Dr. Hernández compró una mansión en el condado de Miami-Dade, en Florida, valorada en dos millones de dólares; sus hijos estudiaban en prestigiosas universidades de Estados Unidos. En torno a este estilo de vida, se comenzó a conocer otras excentricidades del Dr. Hernández: casa en el Lago de Coatepeque, Casa en la Costa del Sol, Carros de lujo, relojes Rolex o Cartiere, entre otros. Una vez un colega le preguntó:

– Dr. Hernández, entre la consulta y su sueldo en el ISSS, en el mejor de los casos usted puede llegar a ganar unos 10 mil a 15 mil al mes; honestamente, cuénteme ¿cómo le hace para vivir cómo vive?

– El Dr. le contestó: No sólo vivo de mis pacientes y del salario del ISSS, soy accionista de una importante empresa farmacéutica y de un laboratorio, ahí está el detalle…  

6.- Los Cooperantes

Los cooperantes se llevan de regreso el 70 % de la ayuda gracias a los contratistas y consultores del país de origen. Trabajan por diplomacia muy apegados a las reglas gubernamentales, es decir, son parte de la corrupción institucionalizada; pero siempre logran distanciarse por tecnicismos. Generalmente hacen obras o proyectos. Colaboran con puertos que no se utilizan, con carreteras o puentes que no llevan a ningún lado o equipan instituciones que no poseen cabeza gerencial, al final la cooperación es altamente ineficaz. Y son millones de millones… Conste, ¡¡¡hay excepciones!!!

En los proyectos hay una casuística increíble. Desarrollan carpetas técnicas o notas técnicas de una gran profundidad; documentos que aparecen al inicio y que no se vuelven a leer. Crean indicadores precisos de gestión para medir el impacto a medio término y al final; si no se logra el impacto esperado se modifican los indicadores y ya, o si no se contrata un evaluador que les informe lo que ellos quieren que se les informe.

Un programa educativo que vació más de 20 millones en equipamiento y capacitación, y nada cambió; veinte años después, otro programa de otros 20 millones, y todo sigue igual. Un proyecto que iba a equipar a cientos de centros de cómputo y nunca se terminaron de equipar y menos de medir el impacto. Un programa de vouchers o transferencias condicionadas que no logró cambiar las prácticas culturales y que costó más de 40 millones de dólares, y así podríamos seguir… y nada cambia. Ahí están los informes de IDH o el Coeficiente de Gini…

Sólo prevalecen fotos bonitas, memorias de labores con mentiras, estudios de impacto falsos, y una aparente sensación de conciencia tranquila del primer mundo con respecto al tercer mundo. Seguimos ayudando para disminuir una pobreza que en nada disminuye. Los únicos que han salido adelante son los migrantes y algunos casos resilentes.

Mientras tanto la cooperación sigue engañando a los contribuyentes, a los gobiernos y a ellos mismos. Agregando cada vez más áreas de control: género, primera infancia, cambio climático, transparencia, etcétera; más burocracia a sus procesos, y siendo parte de la mega-maquinaria de la corrupción, ya que en no pocas ocasiones tienen que intervenir en dónde el gobierno recepctor de la cooperación les pide aunque sepan que no van a ningún lado o que las cosas no van a cambiar.

El cooperante “A” ha perdido fertilizantes e instrumentos; el cooperante “B” ha invertido cientos de millones en un sistema educativo y en un sistema democrático que no cambia; el cooperante “C” lleva años trabajando en educación y cultura y cada vez vamos peor; igual, el cooperante “D” lleva años interviniendo en una apuesta de formación técnica que no avanza; otros cooperantes han invertido en tecnologías que no impactan en la industria; todos han invertido millones en becas y nada sucede. No quisiera agregar a la lista los proyectos de importantes bancos multilaterales cuyo mayor resultado es llevarnos a una deuda cercana al 74 % y el país cada vez peor.

7.- Al estilo Hoover…

El Ministro de Economía: Alberto Posadas era un hombre bastante recto, con principios éticos; en no pocas ocasiones el Ministro de Agricultura le solicitó apoyo para bloquear operaciones comerciales para proteger oligopolios locales, primero un cargamento de arroz que provenía del cono sur, después la exportación de carne; pero el Ministro de Economía siempre se oponía ya que no había argumentos técnicos sino sólo maniobras para beneficiar amigos.

A pesar de su buena fe, el Ministro de Economía se dio cuenta de bloqueos por otros medios –permisos sanitarios- e intentó ayudar a fomentar el comercio mediante intervenciones con Casa Presidencial y con las embajadas de los países.

Todo iba caminando bastante bien, hasta que un día el Ministro Posadas sale en conferencia de prensa explicando las razones del bloqueo comercial y apoyando las teorías del Ministro de Agricultura de forma inverosímil. Al día siguiente los empresarios intentaron comunicarse con él pero no pudieron, luego acudieron a las embajadas y tampoco contestaba llamadas.

A pocas semanas de incidente el Ministro estaba desayunando en un hotel capitalino y de repente se le acerca uno de los embajadores afectados. El Ministro se puso incómodo con su presencia y no tuvo más remedio que atenderle.

– Disculpe ministro, pero estamos muy preocupados, íbamos muy bien con las relaciones comerciales y usted se comenzó a oponer, ¿Qué lo hizo cambiar? –preguntó el embajador.

El Ministro con la tez enrojecida le contestó:

– Embajador, en realidad es un asunto delicado, no le puedo contestar; créame que quería ayudar pero ya no pude.

– Pero Ministro, hay mucho en juego, inclusive mi credibilidad, se ha invertido mucho tiempo y necesitamos un buen argumento, tanto para mi gobierno como para los empresarios.

El Ministro quedó unos segundos en silencio y contesto:

– No quiero más largas al asunto y no le puedo mentir; me llamaron de las oficinas de inteligencia, la OIE y me enseñaron unas fotos cuando salía de un hotel con mi amante, mi asistente; me comentaron que tienen más fotos y registros de mensajes, y que si no paraba el bloqueo, toda esa información se la harían llegar a mi familia. Esa es la simple y triste razón, lo lamento Embajador.

8.- Asuntos del rebaño…

“A la iglesia se debe venir con la biblia y la chequera; la biblia para leer la palabra de Dios y la chequera para adorarlo”, decía el Pastor y Diputado Amilcar Lozano. “Tienen que diezmar, recuerden que si el pastor mejora, su iglesia también, y es un principio luterano, si demuestras prosperidad es que te están salvando”.

– Pero Pastor –o Diputado- ¿cómo le digo? , le consulta un colega parlamentario.
– Como guste
– ¿No cree que se le está yendo la mano?
– Para nada hermano, así está escrito en la Biblia: Levítico 27:30; Números 18:26; Deuteronomio 14: 23, es un asunto de fe.
– Sí, pero eso de la chequera suena feo.
– Pero le puedo dar recibo de donación y recargado; usted me da 1 mil dólares y yo le hago un recibo de donativo de 10 mil y se lo quita de los impuestos, ¿le suena?
– Es que yo soy católico Pastor…
– ¡Ahhh! Usted es de los que apoya el abuso de niños de parte de los curas.
– No, para nada; eso es algo aislado.
– Bueno, pero no nos desviemos del tema. En su iglesia pasan la canasta, hasta tres veces cada día, y además los Obispos reciben muchos favores financieros, casi que siguen vendiendo indulgencias por ir a las casas de los ricos a bautizar o celebrar misa. En cambio en mi iglesia las cosas son distintas.
– Pues sí, sólo se enriquece usted con el diezmo…
– No sea exagerado, no le ofrecí un recibo de donativo de 10 mil dólares por un diezmo de mil ¿quién se beneficia ahí?
– Entiendo, pero también se dice que su iglesia se lava dinero del narcotráfico, que reciben buenas sumas de gente sospechosa.
– Mire, esos son chambres o rumores, ¿quién lo puede comprobar?

Tres años más tarde el Pastor Amilcar Lozano fue capturado en la Ciudad de Guatemala por lavado de activos; no pudo justificar un patrimonio superior a cinco millones de dólares; alegó que eran diezmos, pero fue investigado y se comprobó que recibía dinero de un grupo de narcotraficantes hondureños.

9.- Rumores y redes

– Si no mejoramos en las encuestas algo habrá que hacer –decía el candidato del partido UNIDOS- ya probamos de todo: cambiar el discurso, el estilo de verme en los medios, mensajes, slogan y nada; yo le pago por asesorarme y mejorar, ¿qué sucede?

El asesor caribeño Jonás Spooner, escuchaba y buscaba una solución… de repente…

– Ya sé, la mejor solución no es que usted suba en las encuestas sino que el otro baje; esto lo aprendí de escuchar al famoso JJ Rendón y también de ver House of Cards en Netflix, ¿no lo ha visto?
– A ver, que se le ha ocurrido ahora…
– Pues, fácil, vamos a crear rumores del contrincante; rumores que comenzaremos a circular con nuestros troles en redes sociales, también memes. Por ejemplo, burlándonos con alguna fotos o afirmando que es gay, que es ladrón, que lo engaña su mujer, que su hija es lesbiana, no sé, hay una gran cantidad de posibilidades.
– ¿Pero eso es campaña sucia?
– Pues sí, y ¿cuándo ha visto una campaña limpia?; pero no se preocupe, tenemos unos cipotes muy buenos en tecnologías, bien creativos y ocurrentes; además usted no tendrá nada que ver con todo esto.
– ¿Y si después me la regresan con una campaña igual?
– Pues, nada respondemos y ya, las campañas son como una guerra, hay bajas, hay emboscadas, el que tenga mejores tácticas gana, y nosotros iniciaremos este proceso.
– La rumorología puede que funcione, pero me da miedo que luego toquen a mi familia, la cual no tiene nada que ver con esto; y recuerde que yo tengo un hijo con problemas, y puede salir a bailar en el asunto.
– No se preocupe, a él lo blindamos, y además tendremos un montón de páginas web a nuestro servicio; estamos en la era digital y a los jóvenes le gusta esto.

Al final de la campaña, efectivamente involucraron al hijo del candidato, esto generó el divorcio y dos intentos de suicidio de parte de su hijo. Su carrera política llegó hasta ahí.

10.- El primer millón es el que cuesta

El primer millón es el que cuesta, de ahí en adelante todo es bajada; cuando sos aceptado como parte del club de millonarios en la sociedad nadie te anda cuestionando de dónde sacaste el dinero.

Mi primer millón lo obtuve de la campaña política, los donativos de empresas y amigos fueron generosos ; yo llevaba la contabilidad, la mitad lo invertía en anuncios de TV, radio, redes y materiales, la otra mitad iba para bajo del colchón.

Con ese millón hice otros millones, compré voluntades en la Asamblea Legislativa para beneficiar con una Ley que evitara sacar de circulación vehículos y buses viejos, y el gremio me pagó el favor; nos hicimos importadores de vehículos de Estados Unidos. A esto le añadimos un poco de contrabando (en cada carro traíamos y llevábamos cosas), algo de evasión fiscal y otros ingredientes… Luego comenzamos en la industria de la construcción; compramos terrenos en litigio y construimos colonias de vivienda popular clase media baja, para ello montamos una financiera, aquí dimos el salto de calidad.

Y como pisto trae pisto, hicimos muchas amistades en la policía, en aduanas, en Obras Públicas, en Medioambiente… Todos los que necesitaban un favor tocaban mi puerta; yo resolvía, negociaba y cobraba.

Poco a poco fuimos blanqueando estos dineros con negocios más legítimos, y llegamos a dónde estamos… Bueno a un lugar mejor que ahora. Antes de Zacatrás mi vida era otra. El error fue asociarme con un político al que le debían más favores que a mi…

Acerca del autor

Avatar