Wilson Sandoval

¿Cómo me beneficia la información pública?

Mucho se ha hablado de la necesidad de que el gobierno nacional haga las “cosas diferentes” a la manera que se habían venido haciendo a nivel político, especialmente en lo que se refiere a la apertura a la participación ciudadana en los “asuntos del Estado” y el combate a la corrupción. Así, el Ejecutivo ha venido alzando a nivel discursivo de manera frecuente una bandera de transparencia y de lucha contra la corrupción, al punto de aseverar que las cosas ahora se hacen exclusivamente para el “pueblo” y que la corrupción, en la actualidad, es una cosa del pasado.

Sin embargo, esa bandera de la transparencia a la cual se apela queda por los suelos cuando se analizan a profundidad las prácticas cotidianas de algunos ministerios. Por ejemplo, ministerios como el de Salud y Agricultura, han decidido reservar gastos asociados a compras de vacunas y entrega de paquetes alimenticios, respectivamente. De esta forma, la ciudadanía es privada de conocer cómo su dinero es utilizado en este contexto tan crítico de recursos limitados, pero crítico también en el sentido de que se ve anulada la posibilidad de que la ciudadanía participe controlando el gasto de fondos.

Desde el Comité de Veeduría venimos trabajando consistentemente en vigilar el uso de los fondos de emergencia para enfrentar el COVID-19, con el fin de reportar directamente a la ciudadanía con información técnica sobre los gastos, pero también, con el objetivo de ser una “lupa” que amplíe cómo se gestionan los mismos, tanto a nivel nacional como municipal. Pero, ¿cómo se beneficia la población con la información pública que el Comité solicita a los entes obligados? Se beneficia al menos en tres elementos que a continuación pretendo resumir, no sin antes recordar que la información pública generada en el contexto de la pandemia nos pertenece a todos y todas como un derecho humano.

Beneficios para la población

El primer beneficio es que la información pública nos permite tomar decisiones inteligentes y convenientes. Por ejemplo, conocer sí hay fondos disponibles para la compra de alimentos y su plan de entrega, nos hace concluir que en determinada fecha vamos a recibir este derecho y podremos ahorrar dinero en nuestro presupuesto en el hogar. Pero también nos sirve para tomar decisiones en casos de vida o muerte. Por ejemplo, cuando se informa sobre compras de medicinas en todas las unidades de salud del país, para cierta enfermedad crónica o el COVID, a partir de ello, puedo tener la seguridad de que podré recibir atención de primera mano en mi municipio, sin necesidad de exponerme al virus viajando largos trayectos a la capital u otra ciudad.

Otro beneficio es que nos permite realizar contraloría social. Cuando disponemos de información pública, tenemos una oportunidad de verificar que nuestro dinero está siendo bien invertido y que únicamente se utilizará para objetivos que beneficien a toda la población. En caso contrario, si mediante la verificación de la información como ciudadanos constatamos que el dinero no se utilizó donde corresponde, podremos “castigar” a los funcionarios públicos responsables, ya sea mediante su persecución penal o bien, la próxima vez que nos toque votar podremos premiar eligiendo a aquellos que actuaron con ética y transparencia y castigando -no votando por ellos- a quienes actuaron sin rendir cuentas.

Un ultimo beneficio, es que nos permite obligar a los políticos y funcionarios públicos a actuar con transparencia. La transparencia es una garantía de que no hay “cajas negras” en las cuales desconocemos lo que sucede a su interior y por lo tanto cada decisión pública y financiera, puede ser vista desde afuera como una “vitrina” en dónde nada escapa a la opinión pública. Es en los países con mayor tradición democrática en donde podemos encontrar esta garantía que al final de cuentas, se convierte en un disuasivo para la corrupción.

Ahora, con esta lectura conoce algunos beneficios que ofrece el que tenga información pública a su disposición. Desde el Comité de Veeduría Ciudadana velamos porque día a día los entes obligados como alcaldías y ministerios rindan cuentas a usted para que tome decisiones inteligentes, participe ejerciendo control y observe las actuaciones de las autoridades.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email