Pegasus
Carlos Moisés Hernández Suárez

Carlos Moisés Hernández Suárez

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI TELÉFONO ESTÁ INTERVENIDO?

Esta es la pregunta que muchas personas se hacen el día de hoy. La respuesta es muy simple: no puedes saberlo. Aquí te explico por qué.

Hace unos doce años, en Israel, unos jóvenes desarrollaron un software con el fin de ayudar a las personas a salir de problemas cuando usaban una aplicación. Por ejemplo, si no sabías cómo comprar un boleto para el cine, con ayuda de esa aplicación, cedías el control de tu celular a la empresa, la que te mostraba como hacer el trámite. La aplicación no “pegó”, y ahí se quedó. Para tomar control temporal de tu celular, tu tenías que autorizarlo, y solamente para la aplicación con la que tenías problemas, pero después, una empresa francesa se enteró de la existencia de este software y les pidió que lo adaptaran para tomar control del celular sin tu autorización, y, después de unos años, lograron hacerlo. Pero entonces decidieron no venderlo a esa empresa y se quedaron con el producto.

La mayor parte de los virus o “Caballos de Troya” usados para invadir tu privacidad usando tu celular o computadora, requieren que tu autorices voluntaria o involuntariamente algo, por ejemplo, hacer “click” en algún enlace, abrir cierto archivo, etc., pero esta aplicación, que se llamó “Pegasus” puede tomar el control de tu celular sin que tú hagas nada, es decir, es una aplicación “cero-click” que se instala a distancia, posiblemente desde el otro lado del mundo en tu celular y funciona con cualquier tipo de teléfono (Android, iPhone, Blackberry, etc) y es el santo Grial del ciber espionaje, porque nunca te darás cuenta que alguien tiene acceso a tu celular de la misma forma que tu lo tienes. No hay nada que tu puedas escribir, grabar, leer, ver con tu celular, que otra persona no pueda hacer sin que te des cuenta. De pasada, es posible saber dónde estás, y puede encender el micrófono o la cámara sin que te enteres.

Nadie en el mundo se ha acercado a lo que hicieron estos jóvenes: ni gobiernos, ni las agencias de seguridad más avanzadas, nadie. Entonces se dieron cuenta de lo que tenían entre manos. En Israel, el gobierno autoriza la venta de cualquiera de estos productos (que pueden ser considerados un tipo de armamento) por lo que, de repente, Israel se convirtió en la mujer más guapa de la fiesta.

Hay algo que debes saber: cuando uno escribe, por ejemplo, un mensaje de Whatsapp, ya sea texto, imagen, video, grabación de voz, etc., el mensaje se “encripta” de tal forma que cuando el mensaje sale de tu celular y viaja por internet, de nada sirve interceptarlo porque nadie puede (soy enfático en esto, nadie puede) descifrarlo, hasta que llega al celular del destinatario. Lo que hace Pegasus es muy simple: dado que tiene acceso a tu celular completamente, pues tiene acceso a los mensajes desde antes de que salgan.

Cuando la empresa israelí que desarrolló Pegasus vio lo que había logrado, decidió venderlo solamente a los gobiernos, y con la condición de usarlo para fines de combatir terrorismo y narcotráfico, principalmente. También la empresa israelí se comprometió con EUA a que Pegasus tendría un freno: no se podía usar en teléfonos de números de Estados Unidos. La empresa formó un consejo para autorizar las ventas, dentro de los cuales el gobierno israelí tenía capacidad de decisión, es decir, el gobierno israelí podía vetar la venta a un país.

El costo por vigilar un solo teléfono es de 650 mil dólares (unos trece millones de pesos por celular) más los costos de instalación, que son medio millón de dólares. 

Ha habido muchas acusaciones en el mundo de que Pegasus se ha usado para vigilar disidentes, periodistas, activistas, etc. De hecho, Facebook hace poco demandó a la empresa israelí porque ellos aseguran que Pegasus se usó para invadir el Whatsapp de un usuario de EUA, y todo parece indicar que hay una versión especial, llamada Phantom, capaz de invadir teléfonos de EUA, desarrollada bajo pedido, por una rama del gobierno de EUA.

(Con información de New York Times, principalmente).

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email