Picardo-Nuevo-1-min

COVID-19: Estado matemático del arte

Al día 31 de enero de 2021 la página oficial presenta 54,966 casos de contagio, 1,623 fallecidos y 48,711 recuperados. Esta fotografía pandémica parte de la estrategia de testing del gobierno, y presenta una foto consistente y a la vez limitada de la realidad.

Con los datos oficiales de noviembre 2020, el Centro de Modelaje Matemático “Carlos Castillo-Chávez” de la Universidad Francisco Gavidia, utilizando el modelo SEIR (Kermack & MacKendrick) presentó una prospectiva de contagio para 31 de diciembre de 2020 y 31 de enero, considerando cuatro parámetros de aislamiento o R₀: 1.4, 1.6 –la lectura recomendada-, 1.8 y 2.0. Los pronósticos más acertados fueron: 31 de diciembre 47,639 (y hubo 46,515) y para 31 de enero 52,017 (y a un día hay 54,966).

Ahora bien, hay otros aspectos que deberíamos considerar desde el punto de vista matemático y estadístico. Si tomamos en cuenta la tasa de letalidad global de la enfermedad en la literatura (0.002) los datos cambian; no incluiremos debates de sub-registros, sino números fríos; con 1,623 fallecidos (1623*500) la proyección de contagio supera el medio millón. Algo que coincide con el porcentaje de detección de pruebas que se pasan a diario. Desde el 18 de mayo de 2020 se aplican cerca de 2.500 pruebas diarias (para ser exactos la media ha sido 2,439) y la tasa de detección es recurrente del 10%…

Para verificar, en los tractos del 26 de junio al 22 de agosto y del 13 de noviembre al 31 de diciembre de 2020, la relación entre pruebas y casos detectados refleja una media aritmética cercana al 10%; para ser más específicos, la cifra de 200 o más contagiados diarios es moda en 90 de 280 días de pandemia; es decir, si aplicamos 2,500 pruebas hay 250 contagiados. Proyectando este dato a nivel nacional llegamos a 600,000 contagiados; dato que coincide con la tasa de letalidad anotada anteriormente.

Sobre el tema, el destacado biólogo-matemático Carlos Castillo-Chávez afirma: “Dentro de los modelos no se considera la movilidad y los ‘triggering events’ (fiestas, eventos deportivos, elecciones, etc) que aceleran el contagio”. Por otro lado, estos modelos consideran que la población tiene un comportamiento promedio y no consideran la variabilidad en comportamientos y su “compliance” con las medidas sanitarias y esto implica que probablemente subestime el potencial de que se tenga una situación más grave. Además, se debe agregar el hecho de que los modelos más reconocidos han tenido que reajustar continuamente sus proyecciones debido a los grandes niveles de incertidumbre que existen en la información sobre movilidad, retrasos en reportes, asintomáticos y la heterogeneidad de la población en muchísimas métricas que incluyen, educación, recursos económicos, acceso a servicios médicos, entre otros. Finalmente, la aparición de por lo menos tres nuevas cepas: la de Brasil, Reino Unido y Sudáfrica nos recuerda la batalla continua. No sería remoto que a partir de esta pandemia tengamos que combatir influenza y coronavirus año tras año”.

En resumen, hay muchos más contagiados que los que vemos y creemos, sobre todo asintomáticos; estamos observando en las gráficas oficiales el 10% de lo que realmente sucede. Si el Ministerio de Salud aplicara 5,000 pruebas, seguro obtendría 500 detecciones de contagio.

Siendo así la situación hipotética y considerando el dinamismo y propagación de contagio comunitario usted debería estar un poco más preocupado y cuidándose. Ya sabemos que el tema de vacunas e inmunidad de rebaño va lento, entonces la solución es simple y de disciplina social:

1.- Siga usando mascarilla, y que sea efectiva; 2.- Evite ir a lugares con aglomeraciones; 3.- Desinfecte todo lo externo que llegue a sus manos; 4.- En oficinas, lugares de trabajo y espacios públicos, cada vez que toque algo –puertas, switch de luz, equipos, etcétera- aplíquese alcohol; 5.- Guarde el distanciamiento físico cuando hable con alguien; 6.- Valore la bio-seguridad de establecimientos comerciales, si observa que no aplican medidas, seguro se va a contagiar.

Aunque no se note una situación crítica y amenazante de hospitales desbordados y muertos en las calles, la situación de COVID-19 parece ir normalizándose en nuestras vidas con un dinamismo estable y significativo. La gente se sigue enfermando y muriendo…

Nuestro optimismo cotidiano siempre nos lleva a creer que a nosotros no nos va a pasar nada y que sólo a los demás les sucede estas cosas; así, bajamos la guardia, nos confiamos y tarde o temprano, en el lugar y momento menos esperado nos contagiamos.

Preocupa, que muchos asintomáticos –sobre todo jóvenes- sean sólo simple vectores para movilizar el virus de espacios externos a la casa, afectando así a sus padres, adultos mayores o personas con sistemas inmune débiles o enfermedades crónicas.

SARS-Cov2 es un virus gripal; a seis de cada diez les dará una simple gripe, pero a los cuatro restantes es posible que terminen en una cama UCI o en el cementerio; todo dependerá de un sistema inmunológico propio que no conocemos muy bien. Será como una lotería con muchas probabilidades de sacar terminación.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email