TEATRO Y ARTE 01

El arte en cuarentena… y la búsqueda de amparo

La pandemia que se sufre a nivel global ha golpeado fuertemente a todo el orden social y ha alcanzado niveles sin precedentes en el ámbito deportivo, religioso, comercial / económico y hasta en el arte en todas sus manifestaciones. El museo de Louvre cerró sus puertas, los conciertos programados en la Ópera de París y la Ópera Estatal de Viena, la Scala de Milán; en España, Italia, Alemania y todo el mundo; cines, circos, teatros están cerrados; recitales y conciertos cancelados. Músicos y cantantes han salido a sus balcones y tocan sus instrumentos y cantan para llevar ánimo y esperanza a los habitantes que se encuentran confinados en su casas. Otros optan por transmitir su arte por las redes sociales.

En Alemania, la ministra de cultura Monika Grütters declaró que en vista de los cierres y cancelaciones de toda actividad artística, el gobierno alemán les ayudará: “Soy consciente de que esta situación supone una gran carga para las industrias culturales y creativas, en particular para las instituciones más pequeñas e independientes. Puede poner a los artistas en una angustia considerable, sin embargo, reconocemos que la cultura no es un lujo y ahora estamos viendo cuánto nos falta si tenemos que prescindir de ella por un tiempo determinado”. Ante esta situación el Gobierno Federal Alemán ha alentado al sector cultural a discutir las próximas medidas de ayuda.  

El Instituto Internacional del Teatro, ITI, asignó a  Shahid Nadeem, dramaturgo pakistaní, para dar el mensaje para conmemorar el Día del Teatro: «El teatro tiene un papel noble, debe dinamizar y hacer avanzar a la humanidad, ayudarla a levantarse antes de que caiga en un abismo, palabras oportunas en este momento».

El arte y la actividad cultural tendrá que esperar y está expuesta al desaliento, el cierre y la cancelación obligada de la actividad artística. Aquí es donde viene la tragedia humana para el artista, el músico, el cantante, actores, bailarines, bardos, payasos  y pintores que al  cerrarse su fuente de subsistencia queda al desamparo, atado de manos y sin poder hacer nada, pues todo depende de su arte, esto se relaciona con su economía al no haber fuentes de ingreso no hay como sobrellevar el pago de los servicios de vivienda, electricidad, y hasta alimentación. Recientemente hablaba con los colegas del colectivo Kuskatán; un grupo de artistas urbanos que llevan cultura  al centro histórico de San Salvador y  han visto afectada su actividad artística ya que al cerrarse plazas y parques no pueden trabajar y si agregamos que la administración de la Alcaldía ha limitado su actividad y los saca de las zonas peatonales por no contar con permisos, esto afecta su subsistencia. El gremio circense también se ha manifestado y declararon que la situación de cancelar los espectáculos se vuelve crítica ya que ellos dependen del ingreso de público a sus funciones. Ahora es cuando se necesita de ayuda para nuestro sector ya que en estas circunstancias el arte  es uno de los  más afectado pues no se cuenta con un salario, no se cuenta con seguridad social y mientras dura la cuarentena se ve en graves dificultades, por lo que se vuelve necesario replicar lo que ha hecho Alemania, buscar al menos una alternativa para llevar un alivio al artista que no cuenta con ninguna ayuda, tenemos que proponer formar una comisión tanto de artistas como el Ministerio de Cultura y otras entidades privadas mientras dure la cuarentena. El gremio artístico también puede ser una buena opción para llevar alivio y entretenimiento en estos momentos pero se necesita el apoyo, solidaridad y las acciones de contingencia anunciada por el Presidente.  

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email