Picardo-Nuevo-1-min

El artículo 186 (y tierra arrasada)

La nueva Asamblea Legislativa, concretamente la bancada de Nuevas Ideas con la moción de la diputada Suecy Callejas, con 64 votos destituyó a los Magistrados de la Sala de lo Constitucional aplicando el Artículo 168 de la Constitución de la República.

El presidente de la República, a través de su cuenta de twitter, a las 18:15 del 1 de mayo anunció: “La destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, por parte de la @AsambleaSV es una facultad INCONTROVERTIBLE expresada CLARAMENTE en el artículo 186 de la Constitución de la República”.

Acto inmediato, el diputado Jorge Castro propuso sustituir a los magistrados destituidos por otros que tuvieran el “perfil idóneo”; luego, se votó y juramentaron a los nuevos magistrados.  

Sin ser jurista, busqué el mencionado artículo, y encontré que en este texto sobre la “Carrera Judicial” hay seis elementos: Primero, quién elige a los magistrados -la Asamblea Legislativa- y la duración del cargo; segundo; lo referente a su destitución (lo aplicado) “por causas específicas, previamente establecidas por la ley”; tercero, de dónde provienen los candidatos a elegir: “se hará de una lista de candidatos, que formará el Consejo Nacional de la Judicatura en los términos que determinará la ley, la mitad de la cual provendrá de los aportes de las entidades representativas de los Abogados de El Salvador y donde deberán estar representados las más relevantes corrientes del pensamiento jurídico”; cuarto, sobre la estabilidad de sus cargos; quinto, sobre la seguridad e independencia de los jueces; y sexto, las necesidades una ley sobre los requisitos de ingreso y desarrollo de la carrera judicial.

Entonces, pregunto a la comunidad de juristas, universidades, asociaciones de abogados y otros profesionales vinculados al tema:

1.- ¿Cuáles son las causas específicas establecidas por la ley –y por cual ley- que aplicaron los diputados para la destitución?

2.- ¿A todos los Magistrados se les aplica el mismo proceso?

3.- ¿Es constitucional el nombramiento de los nuevos magistrados si no provienen del Consejo Nacional de la Judicatura y de las entidades representativas de los Abogados de El Salvador?

Las preguntas siempre son necesarias. No nos oponemos a reformas, cambios y al desarrollo de procesos y procedimientos que mejoren la democracia en El Salvador, pero se deberían diseñar y ejecutar cumpliendo con la Constitución, de lo contrario caeremos pronto en la anomia, caos y entropía.

Este sistema con sus defectos y vicios fue el que posibilitó que el presidente llegara a dónde está y que el partido Nuevas Ideas ostente 56 curules. Es una institucionalidad imperfecta que se debe mejorar, pero haciendo bien las cosas y cumpliendo la normativa.

El proceso para elegir magistrados en el pasado siempre fue nefasto, vicioso, ideologizado y por cuota partidarias para defender intereses; pero el que se aplicó es igual o peor, sin consultas y sin procedimientos ¿o no…?

Si planifican refundar la república, lo cual es una oportunidad loable, háganlo bien y del mejor modo; es posible hacer cambios y reformar nuestra débil democracia cumpliendo la Constitución; si por el contrario lo hacen como operaron el día 1 de mayo abren las puertas para la arbitrariedad y esto es muy peligroso.

Estos experimentos en la historia suelen terminar mal; la acumulación desmedida y descontrolada de poder generan un espejismo.  Las reglas electorales del juego democrático le dieron al partido Nuevas Ideas la oportunidad legislativa de trabajar en coordinación con el ejecutivo; pero esta conjunción de poder no implica subordinación, sino diálogo, reforma e institucionalidad. Pretender alinear todo y eliminar de tajo los contrapesos y disidencias nos lleva a un terreno peligroso y autárquico.

Después de este episodio siguieron con el Fiscal General, no conozco los entresijos; se especula que sigue el Procurador de Derechos Humanos, la Corte de Cuentas, el Tribunal Supremo Electoral y cualquier otra oficina del Estado que le haya hecho pasar un mal rato al presidente. Estamos ante un operativo de tierra arrasada…

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email