ErizosPortada
Fernanda Ramos, Laura Figueroa, Francisco Chicas y Johanna Segovia

Fernanda Ramos, Laura Figueroa, Francisco Chicas y Johanna Segovia

Erizos de mar: piezas clave en el rompecabezas del arrecife

¿En alguna visita al mar has observado a estos peculiares animales cubiertos de espinas? Si tu respuesta es sí, me imagino que también te habrás preguntado, ¿qué son? o ¿qué hacen ellos en el mar? Entre otras cosas, como todo buen ojo curioso. 

Los erizos de mar son invertebrados marinos y pertenecen al grupo de los equinodermos, en donde también se encuentran las estrellas de mar y los pepinos de mar. Poseen un cuerpo esférico y espinas móviles alrededor que les permiten movilizarse. Se pueden encontrar en todas las regiones del océano, desde ecosistemas fríos a tropicales, en diferentes hábitats como arrecifes rocosos y arrecifes de coral, o bien, en pozas que se forman en las orillas de las costas rocosas y en bosques de macroalgas. Juegan un papel importante en su hábitat porque son grandes bioerosionadores de las bases calcáreas que dejan los corales y por eso son capaces de alterar el ambiente que habitan. Así mismo, también fungen como consumidores primarios en los ecosistemas marinos al alimentarse de algas. El espacio que dejan debido al forrajeo es aprovechado por otros organismos, como corales, para su asentamiento. También sirven como defensa para algunos peces en estados juveniles, quienes se resguardan entre sus espinas para protegerse ante algunos depredadores (Benítez-Villalobos y Valencia-Méndez 2015). 

En ambientes tropicales, la cantidad de erizos que se encuentran en un lugar tiene efectos directos e indirectos ya que modifican la estructura de las rocas o de las bases calcáreas y esto influye en las demás especies que buscan refugio y alimento, por estas acciones a los erizos de mar se les conoce como “ingenieros en el arrecife”. Ahora revisemos algunos casos: En el Pacífico Tropical Oriental en la década de 1980, el Fenómeno del Niño Oscilación del Sur, que causó mortalidad coralina y que significó un aumento en el crecimiento de macroalgas e incremento en el número de erizos, siendo estos los que causaron bioerosión en la estructura calcárea y su debilitamiento (Alvarado 2012). Sin embargo, en esa misma década, pero en el Caribe, ocurrió una mortalidad masiva de erizos que causó un desequilibrio en el sistema por ser los erizos los principales consumidores de algas, estos efectos aún se dejan sentir muchos años después en la ecología de arrecifes, ej. provocando que haya una sobrepoblación de algas de Sargassum sp. entre otras (Lessios 2016).  

Por otro lado, en aguas frías, hasta el año 2017 en Tenerife, España más del 60% de la superficie rocosa estaba cubierta por el erizo Diadema africanum y científicos locales determinaron que cuando las densidades de este erizo estaban por encima de 4 indv/m2, estos son capaces de eliminar toda la cobertura vegetal, lo cual hace que la riqueza y diversidad de especies disminuya (Sangil et al. 2014, Hernández 2017). 

En pocas palabras, estos ejemplos nos muestran que si hay un número equitativo de erizos y algas se mantiene el equilibrio natural del sistema. Pero qué pasa si: hay bajas cantidades de erizos, las algas predominan en el arrecife y, por lo tanto, detienen el crecimiento de corales u otros organismos con lo que se altera el equilibrio natural del ecosistema; si hay altas cantidades de erizos, pueden erosionar el arrecife y dañar su estructura comunitaria. Por esta razón, ya sea por su ausencia o presencia excesiva, los erizos de mar juegan un papel clave en los ecosistemas marinos.  

Referencias 

Alvarado J. 2012. Estado e impacto de Diadema mexicanum A. Agassizi. 1863 (Echinoidea) en los arrecifes coralinos del Pacífico Tropical Oriental. [Tesis de doctorado]. Universidad Autónoma de Baja California Sur, México.   

Benítez-Villalobos F y Valencia-Méndez O. 2015. Consecuencias de la mortandad masiva del erizo Diadema mexicanum (Diadematoida: Diadematidae) sobre la comunidad íctica arrecifal en bahía La Entrega, Huatulco, México. Revista de Biología Tropical, 63(2), 159-171. 

Hernández J. 2017. Influencia humana en las fluctuaciones poblacionales de erizos de mar. Revista de Biología Tropical, 65(1), 23-34. 

Lessios HA. 2016. The great Diadema antillarum die-off: 30 years later. Annual Review Marine Science, 8, 267-283. 

Sangil RE, Hennigar AW, Balch T. 2014. Destructive grazing, epiphytism, and disease: the dynamics of sea urchin-kelp interactions in Nova Scotia. Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Science, 56, 2300-2314.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email