Johanna2
Johanna Segovia

Johanna Segovia

Estado de los arrecifes del mundo: perdemos coral duro y ganamos algas

Los arrecifes de coral del mundo se hallan bajo un estrés incesante por el calentamiento provocado por el cambio climático como a otras presiones locales, por ejemplo, la no planificación y gestión pesquera, el desarrollo no sostenible de los litorales, especies invasoras y la disminución de la calidad de agua. Los arrecifes son hogar de al menos una cuarta parte de las especies marinas, proporcionan un hábitat crítico y son fuente fundamental de proteína y de componentes utilizados en la fabricación de medicamentos.

El informe “Estado de los arrecifes de coral del mundo: 2020” fue publicado el 5 de octubre de 2021 y documenta la pérdida del 14% del coral mundial desde 2009. Es la instantánea científica más detallada hasta la fecha sobre los efectos del aumento de temperaturas marinas sobre los arrecifes del mundo, abarca el análisis de un período de 40 años y 73 países.

En el Pacífico Tropical Oriental (PTO), región a la que pertenecemos como El Salvador, el coral duro vivo ha disminuido progresivamente (de 34.6% en 1998 a 22.4% en 2016). Por lo contrario, la cobertura de las algas ha aumentado (de 40.9% en 1998 a 49.1% en 2016), drásticamente entre 2016 y 2017. Lo que ha significado perder aproximadamente el 13.3% de coral para la región y a su vez, se ha evidenciado que ninguno de los arrecifes monitoreados se ha recuperado de su pérdida de coral.

El Salvador es un país con comunidades de coral duro vivo de Porites lobata en Los Cóbanos, donde la Universidad Francisco Gavidia (UFG) a través del Centro de Investigación Marina y Limnológica (CIMARyL) en el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (ICTI) tiene un Programa de monitoreo sistemático para conocer la dinámica béntica de los arrecifes del país (Figura 1).

Entre 2014 y 2016 se registró la pérdida del 47% de la cobertura de ese coral, causada por el incremento de la temperatura superficial del océano por el Fenómeno de El Niño – Oscilación del Sur (ENOS), el cual se intensificó para esta comunidad biológica por encontrarse en la zona más expuesta a la desecación causada por el cambio de las mareas (Segovia, 2017; Escalante et al., 2021).

Las condiciones de agua cálida que se generaron fueron ideales para que la especie exótica Acanthophora spicifera utilizara el sustrato disponible (Segovia, 2017) (Figura 2). Actualmente, los científicos se encuentran analizando los datos obtenidos de los indicadores de salud de los arrecifes después de este fenómeno para conocer la dinámica del ecosistema.

Sin embargo, el informe de la Red Mundial de Vigilancia de los Arrecifes Coralinos (GCRMN, 2021) también revela que muchos arrecifes del mundo se mantienen resilientes y pueden recuperarse si las condiciones lo permiten, por lo que es imperante tomar medidas locales y mundiales para mantener la salud a largo plazo de estos ecosistemas y estabilizar emisiones con el objetivo de poner freno al calentamiento de las aguas en el futuro.

Referencias bibliográficas:

Elías Ilosvay, X.E., Segovia, J., Ferse, S., Elias, W.E. & Wild, C. (2021). Aumento relativo rápido de algas coralinas crustosas luego de la exclusión de herbívoros en un arrecife de El Salvador . PeerJ 9: e10696
https://doi.org/10.7717/peerj.10696

Segovia, J. (2017). Impactos de El Niños 2014-2016 en las comunidades bénticas de los arrecifes de borde, Los Cóbanos, El Salvador, Centroamérica. 17o Congreso Latino-Americano de Ciencias del Mar – COLACMAR, Brasil.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email