Las gremiales de profesores, Bases Magisteriales Salvadoreñas y Simeduco pidieron, este 6 de julio, al ministro de Educación, Francisco Pineda, una audiencia para que ayude a gestionar con su similar de Hacienda, Alejando Zelaya, un acuerdo con miras a que los maestros que se apeguen al decreto de No.739 no sean forzados a renunciar antes de fin de año, tal como ocurre, puesto que eso va en detrimento económico de los educadores. 

El martes pasado Bases, dando voz a los afectados, llegó al ministerio de Educación para dejar una nota pidiendo la intercesión del ministro, pero no han recibido respuesta. El mencionado decreto, publicado en el Diario Oficial el pasado 18 de mayo, establece una compensación económica de hasta $25,000 a los empleados públicos pensionados que continúan trabajando, incluyendo a los docentes. Esa compensación implica el pago de un mes de salario por cada año laborado. 

Jorge Villegas, secretario general de Bases Magisteriales, explicó durante una conferencia informativa que el ministro Zelaya, con fecha 1 de junio de 2023, emitió la circular No. MH.DGP/003.002/2023, en la que establece que los empleados deberán entregar la renuncia el 18 de octubre del presente año y que la fecha para que la renuncia sea efectiva es el 18 de noviembre. 

La circular indica que solamente les pagarán los días de noviembre que sean laborados, tras lo cual los empleados perderán ingresos de noviembre sino también su salario de diciembre, el aguinaldo y el incentivo establecido en el artículo 30 de la Ley de la Carrera Docente. 

Villegas señaló que aplauden que se entregue la compensación tomando en cuenta que hay maestros y maestras pensionadas con $304.17, que en este caso son los que retiraron hasta el 25 % mientras estuvo vigente la anterior ley de ahorro para pensiones. 

Según el reporte del dirigente gremial, hay 2,500 maestros pensionados que están laborando en el sistema público, debido a las bajas pensiones. 

Sin embargo, subrayó que si los profesores renuncian en las nuevas condiciones marcadas por Hacienda en total perderán más de $2,000.  

El profesor Villegas también afirmó que esto no tendría que darse de esa forma porque los salarios, aguinaldos e incentivos ya están contemplados dentro del Presupuesto General de la Nación. 

Según indicó, debido a que cada año los profesores entran en vacaciones a principios de diciembre también perderían el pago de ese beneficio. 

El profesor Daniel Rodríguez, secretario general del Simeduco, sostuvo que “hemos conocido de primera mano que esta acción del ministro de Hacienda responde a una estrategia del gobierno de Bukele, que es ahorrarse $90 millones con todos los trabajadores que se van a retirar de todas las carteras de Estado”. 

Rodríguez explica que no están de acuerdo en que se afecte a los educadores por una cuestión de ahorro, porque lo que ofrecieron en el decreto transitorio son hasta $25,000 pero si un docente se retira antes de terminar el año ese monto será menor, $22,500. 

Los gremios destacan que anteriores decretos de retiro voluntario que fueron aplicados a los profesores, en donde se les dio compensación de 15 salarios, nunca se les obligó a renunciar antes del cierre del año escolar, sino hasta el 1 de enero. 

“Están afectando a los maestros por un ahorro que el gobierno quiere hacer. El decreto se volvió una trampa ya con la normativa que lanzó el ministro de Hacienda”, insistió. 

Con este panorama el dirigente del Simeduco no descarta que los profesores se desmotiven y descarten apegarse al decreto de retiro, considerando que el monto que les quedará libre luego de pagar sus deudas será menor, y su pensión seguirá siendo insuficiente. 

“Gran parte de los docentes que están pensionados y les quedó una pensión de $304.17, porque retiraron 25 % (de sus ahorros de las AFP), no les aumentaron el 30 %; entonces han quedado con una pensión bastante baja, por tanto, este tipo de compañeros van a seguir laborando y los más seguro es que van a morir con las botas puestas en el aula”, insistió Rodríguez. 

Comparte disruptiva