matemáticas televisión
Jeser Candray

Jeser Candray

Franja educativa: Consideraciones didácticas de las sesiones en matemática

El pasado 25 de mayo de 2020, luego de diez semanas de la suspensión de las clases presenciales en todo el sistema educativo, el Ministerio de Educación de El Salvador dio inicio a la llamada “tercera fase” de la estrategia educativa en el marco de la crisis sanitaria producto del COVID 19. Esta fase tiene, como ha reiterado la Ministra de Educación Carla Hananía de Varela, un papel complementario a la primera fase, que consistió en la entrega de guías de trabajo de los docentes a los estudiantes, padres, madres de familia; y a la segunda fase, en la que el MINED ha entregado guías y materiales didácticos por distintos medios digitales. 

Asistí a las sesiones de matemática con el interés en conocer la propuesta educativa del MINED que fue transmitida por Canal 10, redes sociales de Televisión de El Salvador y diversos medios que se unieron a este esfuerzo. En el plano metodológico esta es distribuida de la siguiente forma: de 7:00 a.m. a 8:00 a.m. la franja de Educación Inicial; de 8:00 a.m. a 11:00 a.m. clases de matemática de primer a sexto grado, es decir, treinta minutos para cada grado; de 11:00 a.m. a 1:30 pm clases de séptimo a noveno grado y; de 1:30 p.m. a 3:30 p.m. las clases para bachillerato. 

Para cada grado se dispuso de media hora de clase, y los primeros 15 minutos estaban destinados a cubrir el contenido según la planificación escolar y apoyados en los materiales didácticos construidos en alianza con la cooperación japonesa (JICA), conocidos como materiales ESMATE; y los siguientes 15 minutos eran apoyados con materiales audiovisuales que no necesariamente estaban relacionados a los contenidos tratados. En el caso de bachillerato se dispuso de una hora con 15 minutos destinados a cubrir el contenido y los siguientes 45 minutos se cubrieron con materiales audiovisuales. 

En líneas generales creo que es necesario reconocer el esfuerzo hecho por el MINED en la producción de más de ocho horas de transmisión de contenidos en esta jornada, de las cuales casi cuatro horas corresponden a las sesiones originales de quince minutos para cada grado. Quiero hacer un especial reconocimiento al proceso de producción de todo este material que sin duda refleja un enorme esfuerzo de Plan Maestro, en este aspecto hay una demostrada capacidad institucional.  

En el plano didáctico pedagógico si me permito hacer algunas observaciones. Hay que tener claro que no es fácil producir, en un tiempo relativamente corto, este tipo de materiales. Por lo mismo, exigir un nivel de excelencia o alto nivel didáctico en estas condiciones no es lógico ni acertado. Existen dificulades más allá de la producción de un video del MINED que no dependen de este esfuerzo: el tiempo, la falta de interacción con estudiantes, coordinación con maestros, profundización y tiempo necesario para las clases, entre otros. Luego ante estas consideraciones es que deben leerse las observaciones siguientes. 

En primer lugar, queda clara la marca de la metodología ESMATE en estas sesiones, es decir, una marcada intención de padronizar la clase por medio de la consecusión de pasos. La conocida metodología de “receta de cocina”, paso 1, paso 2, paso 3,… y listo. Esta idea es reforzada al contrastar las sesiones con los libros de texto.  

Esto tiene sus ventajas y desventajas; entre las ventajas, la mayoría de los estudiantes cuentan con estos materiales, ya sea en físico o en digital, esta situación permitiría a los estudiantes dar un seguimiento que permita al estudiante comprender lo que ha sido propuesto en el material. La desventaja de esto radica en no aprovechar aspectos que no están claros o no han sido tomados en cuenta en los libros. Es decir, las sesiones se limitarán a lo sumo a reproducir lo que ya los estudiantes tienen a mano. Esta situación parece entonces no ser un complemento del trabajo docente sino una sustitución del mismo. 

En segundo lugar, se puede percibir una marcada diferencia entre el trabajo hecho en las sesiones de primero a sexto grado, tímidamente en séptimo grado en contraste con el trabajo en las sesiones de octavo grado en adelante. En la primera se verifica un trabajo más cuidadoso de los tutores, utilizando materiales manipulativos, con preguntas y repreguntas de los procedimientos hechos en la pizarra o con los materiales, mientras que en el siguiente nivel se evidencia una traslación de lo escrito en los libros de texto y el establecimiento de pasos rutinarios para resolver ejercicios de matemática. 

Un elemento transversal a considerar, podría ser, el tiempo utilizado para las sesiones. Existe una propuesta de la neurociencia que dice que la atención de los estudiantes se limita a los 20 minutos máximo y que luego de esta actividad el estudiante ya no presta atención. Esto ha llevado a algunos técnicospedagogos y pensadores de la educación a malas interpretaciones sobre esta propuesta y proponen que las clases se limiten a 15 minutos diarios. Hay que decir que cuando la neurociencia lo que dice es que esos 20 minutos son los que los estudiantes prestan atención se refiere al mantenimiento de una misma actividad rutinaria. Tu puedes tener una clase de matemática 30, 45 o incluso más minutos, de un mismo tema, pero con distintas estrategias y actividades que permitan al estudiante mantenerse atento a lo que se hace. 

Además, este tiempo de “efectividad y eficiencia” de la enseñanza debe ir acompañado de la comprensión de la misma disciplina, ¿se puede resolver un problema de matemática en menos de cinco minutos? Creo que no. Ese tiempo se podría llevar solo en intentar leer y comprender el problema (Polya), ¿y luego? ¿Los otros diez minutos para intentar resolverlo, comprobarlo, generalizarlo y extraer otras conclusiones? Absolutamente no. 

Y por último, sobre este mismo punto, es de reconocer que la atención y la capacidad de resolución de los estudiantes también está vinculada a la edad él. Sin duda los niños menores a diez años necesitan una dosificación de los contenidos mayor a la que podrían llevar los estudiantes de bachillerato. 

Por ello, es que el MINED podría reevaluar su estrategia de las sesiones para los estudiantes de tercer ciclo en adelante, alargando mucho más de quince minutos la sesión, llegando a la media hora, al menos, y así poder contar con más tiempo para profundizar en elementos de los temas abordados. Por ejemplo, en el caso de la sesión de segundo año de bachillerato, en la que en esta misma sesión se tomaron tres temas: desplazamientos de la circunferencia, rectas sectantes a la circunferencia y exponente racional se pudo dar un mayor espacio de tiempo para tratarlos. Los ítems relacionados a la geometría analítica suelen ser muy complicados de entender por lo estudiantes, por lo que acá se pudo haber trabajado de mejor manera estos contenidos. 

No conozco personalmente a los tutores que han ofrecido las sesiones, Abraham Guevara y Alejandra Regalado, a quienes se les ha delegado la tarea de presentar estas estrategias, pero estoy seguro que ellos como parte del programa JICA, de darles más márgen de maniobra, podrían sin caer en una clase tradicional, profundizar en estos aspectos desde la Didáctica de la Matemática. No paso la oportunidad de felicitar su esfuerzo y mi reconocimiento por estar al frente de este proceso. 

Un elemento que me preocupa es una conclusión que tomo de las palabras de la Ministra de Educación dichas en una entrevista en Radio Sonora el mismo día lunes, en la que estableció que los contenidos que se están trabajando son los llamados “indicadores priorizados”. Al escuchar esta frase de la señora ministra y comparando lo visto en las sesiones no dejo de expresar mi preocupación. Ministra, en el caso de matemática hay que tener mucho cuidado en no abusar de estos “recortes” de contenido que pueden llevar a tomar malas decisiones como es el caso de la sesión del segundo año de bachillerato. 

Ante lo dicho anteriormente, me tomo el atrevimiento de hacer unas observaciones que, desde el respeto y la sana crítica, pueden ser consideradas por su equipo. 

Para personal técnico del MINED: Aumentar el tiempo de la sesión de clases específica de 15 a 25 minutos a partir del séptimo grado. Esta clase debe tratarse un solo tema (indicador de logro) incluyendo otros aspectos que no han sido tratados en los libros de texto; hacer una retroalimentación con docentes del sector público y privado que permitan hacer modificaciones para las futuras sesiones; informar previamente a los docentes, padres, madres y estudiantes de los contenidos que serán tratados; aumentar el personal a cargo de las sesiones, quizás delegar la presentación de todos las sesiones a dos tutores no sea la mejor estrategia, por lo que los tutores pueden ampliarse a modo de reducir un poco la carga y así enfocarse en mejorar los contenidos y la producción de los mismos (¿por qué no tomar en cuenta otras producciones originales de docentes del sector público y privado?)  y; tomar en cuenta las opiniones de los estudiantes. Sí, hay que reconocer que la mayoría de los comentarios vistos hoy en las redes sociales en las que transmitieron la sesión fueron lamentables, decepcionantes, pero entre esos comentarios hay muchos que sí pueden ser considerados. En especial a aquellos que expresaron que los contenidos fueron tratados con mucha rapidez. Mal se haría en no escucharlos. 

Para padres, madres de familia: sabemos que la situación no es fácil y que hacerse cargo de gran parte del seguimiento de las actividades académicas de sus hijos es difícil, pero si hay algo en lo que ustedes pueden ayudar a sus hijos y es verificar que estas jornadas sí sean aprovechadas por ellos. Fue lamentable ver los comentarios en las redes sociales, muchos con falta de respeto a los tutores, de supuestos estudiantes escribiendo una cantidad de comentarios que no tenían nada que ver con lo que se estaba tratando en la sesión. Esto no puede repetirse, y solo ustedes pueden ayudarnos en esta tarea. 

Para estudiantes: deben aprovechar esta oportunidad. El MINED ha dispuesto para ustedes distintas estrategias y modalidades para dar seguimiento a su aprendizaje, pero los máximos responsables de su aprendizaje son ustedes mismos y este interés debe traducirse en disponer del tiempo necesario para sus clases; apoyarse con sus docentes y compañeros para aclarar dudas y; tomar una actitud proactiva en el proceso. 

Para docentes: estas sesiones no pueden ser consideradas sustitutivas de su importante trabajo. Nada ni nadie puede sustituir su rol en este momento, los docentes deben tomar un papel más activo en estas clases, asegurándose de escuchar y dar seguimiento a las dudas que vayan surgiendo de esas clases; también resulta necesario que los docentes hagan énfasis en sus estudiantes y en los padres, madres de familia en aprovechar estos espacios y; animarse a transmitir a sus asesores y personal del MINED las observaciones necesarias para mejorar esta experiencia. 

En fin, no me queda más que felicitar este esfuerzo, al personal técnico, pedagógico, didáctico del MINED y de Canal 10 en ofrecer este espacio de educación a los estudiantes. Estos comentarios se hacen desde el genunino interés porque esta sea una autentica experiencia de aprendizaje. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email