Picardo-Nuevo-1-min

I-RRE-VER-SI-BLE

Dividí el título en sílabas para que lo lea despacio y le quede claro. Es la palabra de moda en nuestra cultura política a raíz de las decisiones que ha tomado la Asamblea Legislativa el 1º de mayo de 2021, al destituir a los Magistrados de la Sala de lo Constitucional y al Fiscal General de la República.

Según el diccionario de la RAE, irreversible es lo que no se puede revertir; y revertir o “reversible” (del latín reversus) es lo que puede volver a un estado o condición anterior. Es decir, ni los Magistrados ni el Fiscal destituidos volverán sus cargos.

Es posible identificar una irreversibilidad positiva y otra negativa; que algo no regrese a su estado anterior para mejorar, o que algo no regrese a su estado anterior para empeorar. Algo así como evolución versus entropía, seguir el curso del desarrollo para crecer y avanzar o ingresar a un escenario caótico y disperso.

Por las declaraciones que se han escuchado, muchos países desarrollados y organismos internacionales, ven en el proceso de refundación de la República de la bancada de Nuevas Ideas un riesgo complejo pautado por el autoritarismo, falta de transparencia y supresión de contrapeso de poderes. Por su parte el presidente ha sido claro en afirmar que “todos están equivocados” y en afirmar que están impulsando un cambio profundo respecto a las actuaciones del pasado; y que este cambio es “irreversible”, no hay vuelta atrás, les guste o no les guste.

Inmediatamente han surgido voces de alerta, sobre todo considerando la reciente visita del enviado especial del gobierno del presidente Biden, Ricardo Zúñiga; ¿cómo piensa responder a este escenario Estados Unidos? Pero también hay otros temores y preocupaciones locales.

Zúñiga vino a colectar de primera mano los puntos de vista de todos los actores involucrados; se lleva información valiosa sobre la situación “irreversible”, la cual se discutirá en la Casa Blanca y en el Congreso. Ya la Embajadora Aponte planteó una agenda de posibilidades: Cancelación del TPS, revocación de Visas, Lista Engels, bloqueo de remesas, bloqueos en el FMI y banca multilateral, etcétera. Para algunos fue una lista para infundir miedo; ya veremos cuál es la respuesta.

A nivel local la “rumorología” plantea que seguirá una Asamblea Constituyente, nacionalización de pensiones, desdolarizar la economía, nuevas relaciones con la República Popular de China, y/o terminar de limpiar a las instituciones que faltan: Corte de Cuentas de la República, Procuraduría General de la República, Procuraduría de los Derechos Humanos, Tribunal Supremo Electoral, entre otras.

Más allá o más acá de las posibilidades, lo cierto y claro es que estamos en un camino “irreversible”, no hay vuelta atrás; y esto comenzó el 9 de febrero, fue el ensayo inicial, y en ese momento no pasó mayor cosa, sólo unas interpelaciones actuadas y con guion. Lo del 1º de mayo representó lo segundo y más difícil de hacer y ya se hizo, lo demás será de bajada y sin frenos.

El presidente ya tiene todos los aliados que necesita para transformar o controlar el país: PNC, Fuerzas Armadas, Sala de lo Constitucional, mayoría calificada en Asamblea Legislativa, Fiscal General, un periódico, un noticiero en TV, 149 alcaldes, un grupo de empresarios; y, por si fuera poco, tiene temblando a los que no están en su lista de amigos íntimos. Tiene algunos enemigos, pero son pocos, muy pocos; cuenta con una comunidad internacional levemente disgustada; y una oposición casi invisible. Así las cosas…

Se me olvidaba, la academia está fragmentada: unos con Alzheimer, otros con amnesia, algunos en pausa y otros, los que menos, hacen crítica basada en evidencia.

¿Qué sigue…?, ¿hasta dónde llegará lo irreversible? Son preguntas fundamentales con limitadas respuestas. Por los análisis y modelos matemáticos que aplicamos a diario en nuestros sistemas de información sabemos que el apoyo al presidente sigue siendo altísimo; también sabemos que la institucionalidad que representa a parte de la sociedad civil y a las empresas está debilitada; y que la prensa independiente o incómoda no pasa por un buen momento y está asediada.

Aquel axioma de campaña “el dinero alcanza cuando nadie roba” también se comienza a mirar con sospecha; el endeudamiento del país sigue avanzando, el dinero sigue sin alcanzar, pese a que el dinamismo de la economía se recupera de la pandemia con vitalidad ¿qué sucede aquí?

El Salvador vive una “primavera” incomprensible. Está en un proceso de transformación acelerado y de alto impacto. Antes de diciembre seguramente tendremos un nuevo mapa político y una nueva situación económica: ¿evolutiva o entrópica?, ya veremos. Por el momento sólo una cosa queda muy clara: Lo que se inició el 9 de febrero y el 1º de mayo es irreversible, y creo que esto muchos lo sabíamos ¿o les ha sorprendido? Lo de “Las cartas estaban echadas” era mucho más que un resultado electoral…

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email