Children at school classroom
Iliana Eugenia Guzmán Rodríguez

Iliana Eugenia Guzmán Rodríguez

-Licenciada en Ciencias de la Educación con especialidad en Parvularia
-Maestra tutora en intervención especial intensiva en niñez con dificultades en el área de lecto-escritura. -Terapia educativa en Inglés.

Importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y niñas

Hacer las mismas cosas todos los días puede llegar a ser aburrido, agotador e incluso generar a largo plazo niveles de estrés y depresión. Sin embargo, al fomentar las rutinas en los niños les creamos hábitos que, con el tiempo, serán las bases de valores como la disciplina y la responsabilidad. 

La creación de hábitos es crucial para el desarrollo integral del carácter de los niños, así como para el afianzamiento de sus emociones. Aunque las rutinas puedan verse como limitantes, la verdad es que son necesarias para los pequeños gracias a sus valiosos aportes. Más adelante explicaremos algunos de ellos. 

Las rutinas se crean con la finalidad de propiciar un beneficio personal y se cumplen de manera rigurosa, siendo difícil modificarlas, una vez establecidas, como por ejemplo, peinarse antes de salir de casa o cepillarse los dientes después de cada comida. Pero los buenos hábitos no siempre nacen de forma natural, conllevan pautas que debemos inculcar en nuestros hijos desde pequeños. 

¿Cuándo empezar a crear las rutinas en los niños? 

Para dar inicio al fomento de las rutinas en los niños no hay que esperar demasiado, ya que esto puede hacerse prácticamente desde su nacimiento o antes de que cumplan su primer año de vida. Si dejamos que transcurra mucho tiempo, los pequeños tendrán mayor uso de razón y posiblemente habrán adquirido malos hábitos difíciles de modificar. 

Establecer desde temprana edad horarios de alimentación, descanso y aseo para tus hijos ayudará a que en un futuro puedan habituarse a nuevas rutinas según se incrementen sus actividades diarias. Esto facilitará, en buena medida, su adaptación cuando ingresen a guarderías, colegios o actividades extracurriculares. 

Establecer itinerarios y respetar las rutinas diarias otorga una gran cantidad de beneficios entre los que se destacan: 

  • Incentiva hábitos de organización. 
  • Aumenta y favorece el desarrollo de la autonomía. 
  • Genera seguridad y estabilidad. 
  • Favorece un ambiente de tranquilidad. 
  • Transforma el ambiente en un lugar predecible y, por lo tanto, baja los niveles de incertidumbre y ansiedad. 

Lo primero que debemos establecer a nuestros hijos son los horarios de alimentación, higiene y sueño. Es aconsejable que estos se respeten a diario de acuerdo con el itinerario familiar. Luego, es necesario agregar en el cronograma espacios para estudios y juegos, sin dejar de procurar que el orden pautado se siga correctamente. 

Beneficios de las rutinas en los niños 

Tener una rutina preestablecida con hábitos positivos y contar con la ayuda de todos los integrantes de la familia para su formación a través del ejemplo, les permitirá a los más pequeños saber cómo actuar y a su vez podrán: 

  • Anticipar lo que viene y manejar la ansiedad. 
  • Adaptarse fácilmente a distintas situaciones. 
  • Seguir un ritmo de vida organizado, que les servirá cuando lleguen a la edad adulta. 
  • Aprender que hay normas y límites que respetar. 

Recuerda que las rutinas en los niños requieren de paciencia, ejemplo y trabajo en familia para que en ningún momento se desvirtúe el propósito educativo que tienen y se conviertan en malos hábitos. Tus hijos tienen infinidad de capacidades y talentos que explotar y, mientras más costumbres positivas creen, mayores son las posibilidades de éxito en lo que se propongan. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email