EducacionVirtual
Fidel Arturo López Eguizábal

Fidel Arturo López Eguizábal

Docente investigador Universidad Francisco Gavidia

La educación virtual y los desafíos en las universidades

La educación virtual, en el ámbito superior, ha tomado un giro importante en el proceso enseñanza-aprendizaje en muchas carreras y está posicionándose como la educación de la nueva era. No obstante, ¿cuál educación es mejor: la virtual o la presencial? Existe una variedad de investigaciones que detallan aspectos positivos y negativos de ambas formas de impartir una asignatura o cátedra. A nivel global, la educación virtual sigue creciendo y es relevante verificar si la brecha digital ha ido estrechándose. En cada universidad se suman más alumnos a estudiar de manera virtual y se ofrecen carreras en modalidad semi presencial y no presencial. El proceso de enseñanza-aprendizaje varía en: educación híbrida, sincrónica, asincrónica y a distancia. En la formación online (e-learning) o enseñanza virtual se debe analizar los pro y contras.  

Cabe destacar que, tanto los estudiantes y docentes deben estar preparados para el manejo de tecnologías educativas. La educación virtual ayuda mucho al proceso de enseñanza-aprendizaje; sin embargo, debe haber aprendizajes (como capacitaciones) para poder llevar la enseñanza de forma óptima. Tal como lo manifiesta Zempoalteca, Barragán y otros (2017), se necesita “que los profesores estén preparados para utilizar las tecnologías con suficiente naturalidad, para comprender la contribución de los recursos digitales al aprendizaje y para gestionar la enseñanza de manera innovadora”. Con respecto a la educación virtual, en las universidades se está convirtiendo en una realidad, es un futuro que apunta hacia la globalización de la educación superior.  

La virtualidad en El Salvador logró desvelar que muchos no cuentan con tecnologías o internet para poder tomar o descargar una clase o tarea desde su casa. A causa de la cuarentena (provocada por el COVID-19) hubo un aproximado de 7 mil estudiantes de la Universidad de El Salvador que no tuvieron acceso a sus estudios, (La Prensa Gráfica, 2020). La brecha digital es un problema en El Salvador. 

En otro contexto, las instituciones de Educación Superior (IES), deben de cambiar los paradigmas educativos y enfocarse en tecnologías de la información y conocimiento. Tanto docentes como estudiantes han ido aprendiendo un sinfín de terminologías que van más allá del simple uso de un mensaje a través de WhatsApp. En las universidades hasta se están aplicando las gamificaciones, todo para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea más interactivo y efectivo. 

Castells (2002) hace referencia a que se deben romper paradigmas tecnológicos cuando se habla de la sociedad del conocimiento. Estos paradigmas son la utilización del internet y, otra, la interpretación de lo que enseña. Lo anterior hace referencia a que, la educación virtual se ha posicionado como un término importante en el léxico pedagógico actual, principalmente en cuanto a su interesante efecto; ya que, por su reciente y súbito crecimiento es una tendencia que ha acercado las relaciones existentes entre las TIC y lo educativo.  (Munevar, P. y Rivera J., p. 25).  Por tanto, existen factores para demostrar que muchos estudiantes prefieren sus estudios universitarios de manera virtual. En todos los niveles educativos se debe aplicar un modelo pedagógico virtual, la sociedad del conocimiento ha ido induciendo, tanto al sistema educativo y a su personal a introducirse en una pedagogía eminentemente con enfoque futurista, la cual ya no es de extrañarse.  

En otro contexto, los alumnos universitarios tienen más conocimientos y mejores habilidades que los docentes con respecto al uso de las tecnologías. Se debe tener continuamente capacitaciones a los docentes para cuando se realicen las actividades curriculares: clases, prácticas educativas, evaluaciones, etc., puedan tener resultados óptimos. Según Picardo (2020), la educación online mediada por plataformas (Sakai, Blackboard, Moodle y hasta Teams, Zoom o Hangouts), es tan efectiva como la presencial. No obstante, los docentes universitarios enfrentan retos significativos, la alfabetización digital es un talón de Aquiles; ya que, deben enfrentar constantemente una variedad de capacitaciones. Al mismo tiempo, los aprendizajes significativos a través de la educación virtual han ido midiéndose y comparándose con la educación presencial. 

Sería ilusorio que alguna universidad se quede solo con el modelo de enseñanza tradicional.  En otro contexto, (Ortiz et al., 2020), sostiene que las tecnologías de la información y comunicación (TIC) poseen un papel primordial y han revolucionado el rol del docente universitario. Cabe mencionar que los docentes que están en el mundo de la enseñanza en las IES se han de recordar del primer acercamiento que se realizó para poder llevar a cabo una videoconferencia o de crear plataformas educativas como la Uvirtual o la creación de un sistema de aprendizaje diseñado para gestionar entornos de formación online (Moodle) es su referente. Las universidades han ido adaptándose a la sociedad del conocimiento e incorporando reingenierías, con ello, no quedan ancladas en la educación tradicional. Con respecto al proceso de enseñanza-aprendizaje virtual emanan conceptos tales  como: asincrónico, sincrónico, virtualización, educación híbrida, etc. La educación virtual está creciendo vertiginosamente.  

Temesio (2016) indica que “es importante tomar en consideración la accesibilidad en entornos virtuales para favorecer los procesos de aprendizaje e interaccionar en el ecosistema digital a partir de la participación de todos en igualdad de oportunidades”. En otro contexto, los estudiantes universitarios se inscriben a diplomados, cursos y carreras universitarias, las cuales pueden inscribirse en una variedad de horarios, de manera sincrónica o asincrónica. Lo valioso es que puedan tener los conocimientos y de esa manera aplicarlos. Este tipo de aprendizaje se caracteriza principalmente por su flexibilidad, ya que brinda a los estudiantes la posibilidad de ser autónomos y de estudiar a su propio ritmo, sin importar el horario ni el espacio geográfico en el cual se encuentren (Martínez et al., 2018, p.1118). Asimismo, al analizar que la educación virtual tiene sus bondades o puntos positivos, se evidencia que no todos pueden acceder a ella, aunque el Gobierno de El Salvador a través del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología (MINEDUCYT) ha logrado colaborar en la capacitación específica a docentes de enseñanza media para que utilicen programas como: Google Classroom, Google Meet, Microsoft Teams, entre otros. En la educación superior es primordial que los docentes tengan los conocimientos idóneos para el manejo de las tecnologías educativas. A los docentes les solicitan un diplomado o certificación en tutorías virtuales para enseñar en las universidades.  

Es evidente, que la educación virtual es necesaria para que se puedan formar a muchos  jóvenes en las universidades, no importando en qué lugar se encuentren. En todas las disciplinas o carreras universitarias existe las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), está en cada IES que tengan equipos óptimos y se realicen capacitaciones a los docentes. Los alumnos tendrán resultados deseados cuando ellos también posean las habilidades y capacidades para poder recibir sus aprendizajes, gracias a la era virtual. La educación presencial siempre será parte del modelo pedagógico; sin embargo, la globalización ha hecho que se virtualicen las carreras universitarias y las prácticas educativas también sean de manera virtual. Un aspecto que no puede cumplirse en un 100 por ciento en algunas carreras universitarias (Medicina).  

En conclusión, las universidades tienen el compromiso de tener a maestros capacitados y contar con tecnologías o plataformas virtuales modernas. La educación virtual requiere de docentes formados en ese ámbito educativo. La educación a distancia no implica solo tener una plataforma digital, debe contar con un modelo pedagógico virtual. Los estudiantes necesitan de equipo tecnológico y acceso a internet. La brecha digital sigue siendo un problema para los estudiantes universitarios. La educación virtual es una opción importante para muchos que desean estudiar una carrera universitaria. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email