cerebro

La plasticidad del cerebro y la Curva CPPA

La plasticidad cerebral es una capacidad que posee el cerebro para cambiar su estructura y su funcionamiento de manera permanente, como reacción a la diversidad del entorno y a los procesos de aprendizaje.  

La neuroplasticidad no sólo permite a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones sinápticas, sino que representa la facultad del cerebro para recuperarse y reestructurarse (resiliencia cerebral). Este potencial adaptativo permite al cerebro reponerse a trastornos o lesiones, y puede reducir los efectos de alteraciones estructurales producidas por ciertas patologías o problemas como la Dislexia, TDAH, esclerosis múltiple, Parkinson, Alzheimer, dislexia, TDAH, entre otros problemas. 

El destacado pediatra y psicopedagogo Mel Levine padre intelectual de Howard Gardner, en Harvard- en su libro “Mentes diferentes, aprendizajes diferentes” definió las funciones y disfunciones neuroevolutivas a partir de ocho constructos: Atención, Memoria, Lingüística, Espacial, Secuencia, Motor, Sistema Superior y Pensamiento Social. 

En el Instituto de Investigación para el aprendizaje (www.iiasv.orgtomamos los constructos de Levine y creamos la “Curva Progresiva Pediátrica de Aprendizaje” (CPPA), una herramienta que establece cuatro escenarios posibles factores cualitativos y cuantitativos- frente a cada constructo, y que posteriormente se pondera y cruza con la edad del niño estableciendo tres puntos de ubicación: El ideal, el real y el peor escenario. Desde esta curva CPPA podemos medir el avance o progreso del niño o niña por cada área específica de sus capacidades cerebrales o en conjunto. 

Más allá de las capacidades cerebrales, de su fisiología y de las herramientas para mejorar cómo aprendemos, debemos partir de principios básicos, entre los que destacamos: 1.- Aprender es una capacidad de construir soluciones para resolver los problemas de la vida, ser feliz y poder realizarse como ser humano. 2.- Estas capacidades integran conocimientos, emociones, habilidades y destrezas. 3.- Las soluciones representan la posibilidad de la creatividad humana para utilizar aspectos teóricos y prácticos, lo que implica conocer, comprender, aplicar, analizar, evaluar y crear (Bloom, modificado. 2001). 4.- El aprendizaje es la experiencia que mejor describe al ser humano como tal, que lo define y configura; y en dónde define su devenir. Aprender es justamente construir nuestro yo y entender a los otros. 5.- Aprender es imitar, jugar y resolver. 6.- Cada ser humano tiene una inteligencia con identidad particular, que surge de aspectos genéticos y se desarrolla en base a las experiencias del ethos (contexto familiar) en dónde se desenvuelve. 7.- Las inteligencias diversas, aventajadas o pausadas, visuales, espaciales, lógicas, lingüísticas, cinéticas, artísticas, existenciales, inter e intra personales, se deben estimular para descubrir quiénes somos, cómo somos y cómo podemos aprovechar mejor nuestro potencial. 8.- El método científico de observación, registro, uso de software, test psicométricos, es el camino real para ayudar a los niños y niñas a mejorar el aprendizaje. 9.- Aprender a ser, a hacer, a convivir y a conocer (Delors) requiere un acompañamiento pedagógico y didáctico empático y dialógico. Y 10.- No compare a su niño o niña con otros, cada uno tiene una mente diferente y demanda aprendizajes diferentes. 

Nuestro cerebro está diseñado para leer rostros, lo forzamos para decodificar símbolos números y letras-, mediante el juego y el juguete aprende roles y comportamientos sociales. Aprender es una tarea fascinante… descubrir y potenciar los talentos es una obligación… superar problemas cognitivos es un desafío posible. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email