AUTOBUSES
Iván Gómez Trejos

Iván Gómez Trejos

La reapertura del transporte público costaría un bono de 12 millones de dólares

Desde el 7 de mayo, el gobierno ordenó a los empresarios del transporte colectivo, bajo el decreto ejecutivo número 22, a guardar sus unidades de servicio público, debido a la pandemia. Una medida drástica que se mantuvo hasta este 24 de agosto cuando comenzaron a operar gradualmente las unidades debido a la reapertura económica.

Los dueños de autobuses y microbuses mantienen un diálogo con el gobierno del que esperan se logre el humo blanco, que tanto esperan, para la adjudicación de un bono de 12 millones de dólares que les permita enfrentar la nueva normalidad de la economía salvadoreña.

Al mismo tiempo se baraja la posibilidad de que en un futuro cercano el subsidio del transporte pase a las manos del mismo usuario quien por décadas ha sido el punto de la polémica entre la demanda del buen y mal servicio.

En días promedios, unas 700 unidades prestan el servicio de transporte público de pasajeros en la zona oriental del país. La movilidad diaria es de unas 350 mil personas, sostiene Orlando Soriano, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreños (AEAS).

Para la reapertura económica, los transportistas han tenido que asumir los costos en capacitar a su personal, sumado a las medidas de sanitización exigidas por el Viceministerio de Transporte. El costo a diario para mantener sanitizada cada unidad ronda los quince dólares, aproximadamente $100 por semana. Soriano está consciente de los problemas que le generará las disposiciones, no obstante, señala que asumirán el reto.

¿Cuál fue el impacto económico dejado por el covid-19 al transporte de la zona oriental?

Casi la mayoría de las empresas sintieron el impacto, sumado a que venimos de una lucha en el tema económico con los gobiernos anteriores, y con el covid vino a impactar más utilizando todos los recursos que teníamos para poder apaliar un poco la situación, sumado al compromiso de aportarles algo a los empleados para que pudieran subsistir. Por ejemplo, a algunos empleados se les ayudó con vitaminas y medicamentos para que pudieran tener algún refuerzo sanitario por si fueran infectados. Además, algunas empresas dejaron de pagar el seguro social, que incluso es una de las facturas que tenemos pendiente para pagar en la reapertura. 

¿Cómo está el dialogo con el gobierno?

Vamos a seguir dialogando con el gobierno para ver hasta donde la cobija nos va alcanzar. Lo bueno es que hay dialogo y hemos comprendido que el país está afectado. Ya hicimos el esfuerzo de comenzar este lunes 24; y ya tenemos una valorización de cómo se va mantener la movilidad de usuarios esta semana y así hacer una solicitud al Viceministerio de transporte.

Pero, ¿qué ha pasado con el diálogo con el gobierno?

Nosotros ya hemos tenido un mes de venir haciendo algunas propuestas sobre la compensación y hemos aceptado volver a tener la metodología de recibir el subsidio por día trabajado, de $400 por autobús y $200 para microbús.

También se está trabajando en la Asamblea Legislativa para tener un mecanismo de manera que el usuario reciba la compensación.

¿Y sobre el bono?

Ya habíamos llegado a un acuerdo sobre un bono que se va a dar por parte del Estado, para la apertura por los costos que implica. También se acordó que no se iba a operar al cien por ciento a nivel nacional ya que hay maquinarias que se dañaron o empleados que están enfermos. Sin embargo, se irá normalizando en el resto de la semana.

Con la Asamblea Legislativa hubo un acuerdo desde el jueves 20 (de agosto) de que mientras el gobierno y los empresarios no llegaron a un acuerdo, este órgano no pasaría a discusión el decreto, por lo que el viernes hubo un acuerdo con el gobierno y este miércoles estaríamos pasando a los diputados el decreto consensado con el gobierno sobre el bono y el subsidio.

Durante el tiempo que no se operó los autobuses, algunos pick up y microbuses particulares brindaron servicio al público por lo que existe la posibilidad que continúen, aunque en menor volumen. ¿Han considerado esa posibilidad?

Dentro de los acuerdos está el compromiso de luchas frontal en contra la competencia desleal.

¿Sigue creyendo que tener buses es un negocio rentable?

Como todos los servicios que son regulados, se tienen sus problemas. El transporte es sostenible en el tiempo que se llegue un acuerdo con el gobierno. Es un tema bastante complejo para la misma población. En la medida que los costos se elevan, pues tenemos algunas dificultades o como cuando baja el combustible o insumos, llegamos a un nivel de sostenibilidad.

¿Se logran ingresos?

No se tienen los ingresos que se deberían de tener para tener los estándares de calidad y que es parte de los problemas que hemos tenido con los gobiernos anteriores. La realidad del transporte público se basa en no tener una tarifa técnica y eso le sucederá al país o a cualquier empresario que venga a invertir, sea quien sea. Si no logra obtener los ingresos sobre los costos en un tema verdaderamente técnico vamos a seguir teniendo deficiencia. Un ejemplo es la ANDA que tiene una deficiencia económica muy alta.

Comparte disruptiva

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email