llegarondenoche
Óscar Picardo

Óscar Picardo

Llegaron de noche…

Bajo la Dirección de Imanol Uribe, “Llegaron de noche”, narra la historia real de Lucía Barrera de Cerna, la única testigo en la matanza de los jesuitas el 16 de noviembre de 1989, en plena guerra civil salvadoreña, seis sacerdotes jesuitas, profesores universitarios, y dos empleadas fueron asesinados en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

La propuesta fílmica es una coproducción España-Colombia; Bowfinger International Pictures, Tornasol Films, 64-A Films, Nunca digas nunca, Movistar Plus+, RTVE. Su guion es intenso, un poco lento y el lenguaje actoral muy colombiano; pero la historia es impresionante y fundamental para entender esa noche macabra.

Después de haber conversado con algunos conocedores del tema, y de haber leído varios informes técnicos, particularmente el de la Comisión de la Verdad, el caso 10.488, la novela de Jorge Galán “Noviembre”,  y ahora, luego de haber visto esta película, podemos llegar a una conclusión importante sobre el caso.

La masacre de la UCA tiene detrás la mano conspirativa de las agencias de inteligencia de Estados Unidos; seguramente, ante el asedio de la Ofensiva de 1989, algunos asesores del Alto Mando Militar sugirieron o recomendaron hacer algo más impactante que cambiara el “foco” de atención de las noticias y del país.

En efecto, al día siguiente de esta barbarie nadie habló más de la ofensiva guerrillera, todas las cámaras se centraron en el campo de la UCA, y hasta la misma dirección del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) quedó desconcertada. ¿A quién se le pudo ocurrir semejante idea…?, ¿al presidente Cristiani…?, ¿a los militares del Estado Mayor…?, hay una mano invisible más sofisticada. Tanto en la novela “Noviembre” de Jorge Galán como en la película “Llegaron de Noche” encontramos unos puntos en común; veamos…

El escenario de 1989 era sumamente complejo y violento pautado por las siguientes circunstancias: a) Dos visitas del vicepresidente de los Estados Unidos de Norteamérica Dan Quayle (Febrero y junio de 1989; visitas de horas); b) atentados múltiples de gran calado militar tanto por parte de las FFAA como por el FMLN (Cuartel General de la Policía de Hacienda, UNTS, Cuartel de la 1ª Brigada de Infantería, FENASTRAS, Torre Democracia, Imprenta de la UCA, residencias de Francisco Merino, Dr. Rubén Zamora, Cnel. Orlando Carranza); c) propuestas de diálogo (México, Costa Rica, El Salvador); d) Asesinatos de personajes significativos (Comandante Miguel Castellanos, Fiscal Roberto García Alvarado, Dr. Francisco Peccorini, Dr. José Antonio Rodríguez Porth, Coronel Roberto Armando Rivera, Lic. Edgar Chacón, Ana Isabel Casanova).

La ofensiva desarrollada en Noviembre de 1989, si bien no contó con el apoyo del pueblo, estaba logrando poner en aprietos al Gobierno del recién electo Presidente Alfredo Cristiani, sobre todo haciendo incursiones a nivel urbano en dónde es difícil combatir o bombardear; la guerrilla avanzaba el 11 de Noviembre a nivel urbano por Zacamil, Mejicanos, Ayutuxtepeque, Ciudad Delgado, Soyapango, San Jacinto, sectores de la Colona Escalón (y también en Zacatecoluca, San Miguel y Usulután). Ante esto, el 12 de Noviembre se decreta Estado de Sitio y toque de queda en todo el país… Cuatro días más tarde, en plena ofensiva, Estado de Sitio y rodeada la UCA por militares asesinan a los jesuitas…

El problema: ¿Fue el caso jesuitas el fin de la ofensiva de 1989?

Desde mediados de los años 70, el rol de la iglesia, de algunos sacerdotes, de la Teología de la Liberación y de las comunidades eclesiales de base, tenían una postura crítica frente a la realidad nacional. Durante la década de los 70 hasta inicios de los 80, se habían asesinado a 22 sacerdotes, un Obispo (Mons. Romero), las religiosas Maryknoll y a miles de celebradores de la palabra… A finales de los ochenta ¿se justificaba este asesinato “masivo”, cuando el rol intelectual de Ellacuría, Martín Baró y Segundo Montes había tenido momentos mucho más críticos con anterioridad a mediados de los 70…?

Las hipótesis: Todo apunta a que la muerte de los jesuitas –además de estar jalonada por su rol crítico- tenía otros motivos de carácter estratégico militar: a) modificar la atención mediática hacia otro tópico; b) desenfocar la atención de la ofensiva; c) hacer perder fuerza militar a la ofensiva del FMLN; d) generar un impacto cívico que desmoralice; e) hacer cometer un error con consecuencias irreversibles para el sector militar; f) fue una reacción militar ante el temor de la relación jesuítica­- Cristiani (graduado en Georgetown University) – Ellacuría

Esta hipótesis –con sus variables y bemoles- es una simple suposición (que habría que investigar), asociada a las intrigantes tácticas y estrategias militares utilizadas como cortinas de humo o complots en otros escenarios y bajo otras circunstancias. Casos misteriosos como el de John .F. Kennedy (casualmente asesinado en Noviembre), Martin L. King, Jorge Eliécer Gaitán (Colombia), Patrice Lumbumba (Congo), Salvador Allende y Orlando Letelier (Chile), Mehdi Ben Barka (Marruecos), Georgi Markov (Bulgaria), Haile Selassie (Etiopía),  David Holden (Periodista en Medio Oriente), Ruth First (Sudafricana), Mir Akbar Khyber y Nur Muhammad Taraki (Afganistán), Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruíz (Uruguay), Abdullah Asma (Palestina) o el misterioso derribo a tiros del avión en que viajaban los presidentes de Rwanda y Burundi el 6 de abril de 1994, Juvenal Habyarimana y Cyprien Ntaryamira, son una pequeña muestra de víctimas del poder político y de las agencias de “inteligencia” de algunos países, justificadas por intereses oscuros.

El aporte de la novela “Noviembre”:

“Noviembre” logra registrar una cosmología completa de la iglesia liberadora vinculada al martirio de los padres jesuitas; en el viaje literario uno encuentra a las personas claves que no deben faltar en esta historia, desde Rutilio Grande, Mons. Romero, Mons. Rivera, María Julia Castillo, Jon Sobrino, Rodolfo Cardenal, Obdulio, Peter Hans Kolvenbach, Francisco Estrada, Francisco Andrés Escobar hasta el Provincial de la época José María Tojeira.

Más allá de los detalles logísticos de la masacre, aparecen en la obra personajes siniestros: Mons.  Romeo Tovar Astorga (Obispo Católico) quien desinformó al Vaticano, Richard Chidester (Asesor Legal de la Embajada de Estados Unidos) quien obstaculizó las declaraciones de la testigo clave y Erick Buckland (4th Comandante de operaciones psicológicas) quien aparece involucrado como asesor.

1989 no era época de asesinar curas; menos a un Ellacuría que comenzaba a definir la arquitectura del diálogo y la paz. La clave de la hipótesis está en el primer párrafo de la página 239 del libro… aunque no aparezcan sus nombres…

“Llegaron de noche” narra detalladamente la excesiva preocupación y manipulación de las agencias de seguridad de los Estados Unidos para alterar el testimonio de la única testigo, la pregunta es: ¿por qué…?

Disclaimer: Somos responsables de lo que escribimos, no de lo que el lector puede interpretar. A través de este material no apoyamos pandillas, criminales, políticos, grupos terroristas, yihadistas, partidos políticos, sectas ni equipos de fútbol… Las ideas vertidas en este material son de carácter académico o periodístico y no forman parte de un movimiento opositor.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email