Fidel-e1544807836321
Fidel Arturo López Eguizábal

Fidel Arturo López Eguizábal

Docente Investigador Universidad Francisco Gavidia.

Los fines de la educación

Los fines de la educación han sido, son y deben ser en términos generales: educar, instruir, enseñar valores y el amor a la vida. Los fines de la educación son variados y complejos de analizar cuando es aplicado a extractos sociales vulnerables o con precariedades económicas. La escuela es gratis, según la Carta Magna de El Salvador, sin embargo, no todos los niños y jóvenes pueden cumplir el sueño de asistir a la escuela por variadas circunstancias. 

De igual importancia, la educación ha tenido muchas aristas en la historia, desde la Grecia antigua hasta la actualidad, muchos pedagogos, investigadores y los que están en el mundo de la docencia, se han preguntado, ¿cuáles son los fines de la educación? La educación ha tenido muchas connotaciones: enseñar a cultivar valores, culturas, tener conocimientos para acoplarse al status quo de una sociedad o para competir y saber quién es el mejor. Por tanto, que no sea la educación el fin para que nos incorporen a un sistema en donde no podamos pensar, analizar y cambiar el mismo sistema repetitivo. En este contexto es recomendable preguntar: ¿Para qué sirve la educación? 

De este modo, el hombre debería de formarse para ser una persona de bien y no solo reflexionar que con la educación puede convertirse en un ser sin sentimientos. En otro contexto, según Pérez, E., Pérez, M., y Mursuli, D. (2016), Marx expresó sobre la educación “consiste en el desarrollo de los aspectos superiores del alma: El racional y el volitivo”.  Con la educación se puede transfigurar al ser humano y convertirlo en alguien que sea capaz de transformar una mejor sociedad, un mejor planeta para vivir. Los aprendizajes durante los niveles educativos son parte del quehacer diario de cada persona. El que no tuvo la oportunidad de asistir a una escuela, aprendió a dilucidar los fenómenos naturales, culturales, sociales, etc. de forma empírica.  

¿Es importante asistir a una escuela? Se corrobora que los primeros aprendizajes se aprenden en el hogar y es la escuela el segundo refugio en donde el ser humano aprende: ciencias, valores, disciplina, carácter, etc.  

La educación y sus fines para formar hombres útiles a la sociedad 

Parafraseando la Ley General de Educación (1990, Art. 2) menciona que la persona debe lograr tres dimensiones: espiritual, moral y social; contribuir a una sociedad democrática, próspera, justa y humana; inculcar el respeto de los derechos humanos; combatir la intolerancia; conocer la realidad nacional e identificarse con los valores salvadoreños.  

Analizando lo antes citado, las desigualdades sociales aún continúan, la escuela no es integradora, pareciera que no es inclusiva. Los fines educativos están escritos; pero, aún no se logran aplicar en la escuela salvadoreña. La educación sigue siendo un paradigma a vencer. Las estadísticas muestran que no todos los estudiantes terminan la escuela, hay deserciones en diferentes niveles. El bajo grado de escolaridad hace que los salvadoreños no tengan las mismas oportunidades de aquellas personas que terminaron bachillerato o una carrera universitaria. 

Por lo tanto, para poder eliminar las desigualdades se necesita: incorporar un currículo educativo que sea equitativo. La educación debe ser un pilar para garantizar una sociedad más justa y democrática. Los niños van a la escuela porque en ella encuentran una manera de buscar alimentos y refugio. Esa realidad no la podemos hacer a un lado. El Estado debe garantizar una educación de calidad en todos los centros escolares. 

“Para Vasconcelos la educación es un proceso subsidiario, intencional y directo en el cual el educador acompaña y encamina al educando para influir en él, ´de suerte que cada educando consume dentro de sí la máxima potencialidad de su naturaleza´”.  (Vasconcelos, 1935a, p. 259). Por ende, los docentes deben ser una inspiración para que los dicentes puedan tener los conocimientos necesarios y útiles para triunfar. En la era moderna, el constructivismo es acompañado por las competencias que debe tener un alumno para poder ir afuera de las aulas y triunfar. Desde parvularia hasta la universidad, a los alumnos se les debe preparar para ser personas de bien.  

En 2012, León presentó “La esencia de la educación es educar, formar, liberar, ordenar, disciplinar. La buena educación forma al niño, a la niña, al joven y a la joven para el desarrollo y construcción del ser humano agradable, inteligente, productivo, libre, firme, sabio” (p. 48). Estas premisas o esencias de la educación son importantes para que el docente, gracias a su forma de llevar a cabo el proceso enseñanza-aprendizaje, logre discernir en sus alumnos con saberes que lograrán convertirlos en hombres buenos. 

Macías (2021) afirma “el proceso educativo, de acuerdo con el pensamiento pedagógico de Vasconcelos, es causado por factores internos, pero también externos, y combina las virtualidades de la autoeducación y de la heteroeducación, incluye las connotaciones de las dos raíces latinas del término educar: educere (sacar de, extraer de…) y educare (guiar, llevar, conducir, orientar…)”. p. 14. Lo anterior hace repensar que el ser humano debe ser guiado y conducido hacia los saberes, hacia los aprendizajes que la vida misma nos trae. Primeramente, la educación debe ser una manera de orientar a los seres humanos para que encuentre el bien, la semilla del saber y por ende un mundo en donde se les posibilite vivir mejor. Segundo, la educación debe ser la que oriente al ser humano a buscar un bienestar para tener mejores oportunidades, en buscar aprendizajes que lo hagan un mejor ser humano, útil para la sociedad. 

Después de analizar lo que ha hecho la educación al ser humano en tiempos modernos, se debería enseñar a los estudiantes, para que tengan una mejor visión de la humanidad y de la vida misma, conocimientos sobre: urbanidad, interpretación de lo que aprende, por ejemplo. 

Es importante que en todos los niveles educativos se restructure el currículo para que enseñen más valores, urbanidad y toda ciencia que ayude a ser un mejor ser humano. La educación no puede ser un modelo bancario, tal como lo manifestó Paulo Freire, la educación debe convertirse en una forma de cambiar al ser humano para que piense y sea el que cambiará al mundo gracias a sus aprendizajes.   

Por lo tanto, el ser humano educado es probable que no le falla a la sociedad, al Estado, a su familia y, por ende, distinguirá entre el bien y el mal. Una persona con estudios formales, logra salir adelante en la vida con menos dificultades. Los fines de la educación, según lo expuesto, es: formar, disciplinar, educar, sensibilizar y guiar al hombre a que enfrente al mundo y todas las vicisitudes. Un hombre con bases sólidas en educación logra entrar en todos los estamentos de la sociedad, no se deja engañar y contribuye, a través de su conocimiento, a transformar un mundo con mejores posibilidades, a que los derechos humanos se apliquen igualmente. Una persona educada tendrá la oportunidad de aplicar la ciencia para el bien de la sociedad. Con la educación se logra romper la brecha de las desigualdades entre los seres humanos y mejora hasta su posición económica, aclarando que, una persona estudiada vivirá mucho mejor que alguien que no tuvo o no quiso acceder a una escuela. En pleno siglo XXI, las cosas han cambiado, al principio, solo las personas adineradas podían acceder a la enseñanza formal. Estudiar en una universidad (Universidad de El Salvador) era un gran reto. 

A modo de conclusión, la educación tiene que tener fines motivadores, a no ser un sistema educativo con fines políticos o componentes ideologizados. Toda persona debe ser libre para pensar por sí solo. Si tuvo la oportunidad de educarse, que sean esos aprendizajes para realizar una reconstrucción de un sistema que enseñe a valorar más la vida, a que no se fomente que se llega a la escuela con el fin de aprender habilidades y destrezas para luego pasar en una organización si fomentar el talento humano. La educación debe tener un fin único: enseñar a pensar al ser humano.  

Referencias 

León, R. (2012).  Los fines de la educación. Orbis, revista Científica Ciencias Humanas. Fundación Miguel Unamuno y Jugo Maracaibo, Venezuela https://www.redalyc.org/pdf/709/70925416001.pdf 

Ley General de Educación. (1990). https://www.mined.gob.sv/download/ley-general-de-educacion/. p.14 

Macías, M. (2021). Los fines de la educación en la “pedagogía estructurativa” de José Vasconcelos. file:///C:/Users/flopez/Desktop/ipalma-rpp32-01.pdfhttps://orcid.org/0000-0003-0521-8562 

Pérez, E., Pérez, M., y Mursuli, D. (2016).  La perspectiva marxista de la educación de los valores. Gaceta Médica Espirituana. Universidad de Ciencias Médicas. Sancti Spíritus. Cuba. http://revgmespirituana.sld.cu/index.php/gme/article/view/1219/html_105#:~:text=El%20objetivo%20de%20la%20educaci%C3%B3n,se%20desarrollan%20mediante%20la%20educaci%C3%B3n. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email