mapas de poder
Óscar Picardo

Óscar Picardo

Mapas de poder

“El infierno tiene su rincón más oscuro reservado a aquellos que, en tiempos de crisis, se declararon neutrales”

Dante

El Mapa de Poder es una herramienta o representación visual de los diferentes actores que ejercen una influencia determinante en los grandes procesos o tomas de decisión de un país o sector. Estos mapas sirven para comprender el dinamismo del poder.

Aclaremos de forma sucinta que poder en las ciencias sociales es la capacidad de un individuo para influir en el comportamiento de otras personas. Según Michel Foucault, el poder es una expresión estructural de una situación estratégica compleja en un entorno social dado que requiere restricciones y habilitaciones. Para Max Weber, poder es «la probabilidad de imponer la propia voluntad, dentro de una relación social, aun contra toda resistencia y cualquiera que sea el fundamento de esa probabilidad.

Un mapa de poder permite visualizar quiénes son los actores involucrados en la problemática social, económica, política y en las decisiones empresariales, gubernamentales o sociales sobre las que se pretende incidir. Representa a los actores clave con poder de decisión: quienes tienen la autoridad para generar los cambios que se buscan y a quienes se dirige la interlocución. 

El objetivo del Mapa de Poder es identificar a cada interlocutor y comprender su nivel de influencia, sus intereses, sus necesidades, sus miedos y sus relaciones. Al comprender la jerarquía de poder y la dinámica de relaciones entre los distintos interesados, los analistas o investigadores pueden comprender o pronosticar que sucederá en el futuro.

Asimismo, los mapas de poder también son una herramienta de diagnóstico para evaluar la salud de un sistema, identificar posibles brechas o debilidades en la relación y desarrollar estrategias para abordarlas.

Un mapa de poder se construye con una matriz que incluye los siguientes elementos: 1.- Identificación del actor; 2.- Posición; 3.- Postura ideológica; 4.- Interés político; 5.- Interés económico; 6.- Recursos económicos fácticos; 7.- Recursos simbólicos. Luego se establecen los enlaces de articulación con Intereses y capacidades de influencia.

En el pasado identificábamos en los mapas de poder: Actores empresariales oligárquicos (sectoriales); propietarios de medios de comunicación; líderes militares; líderes políticos; líderes sindicales; líderes religiosos; entre otros. El eje de los mapas ha evolucionado desde los intereses económicos territoriales, pasando por la instrumentalización militar y las ideologías transnacionales, hasta los intereses económicos financieros globales.

Con la globalización y el auge de las corporaciones transnacionales, aparecen otros actores geopolíticos; pero también surgen minorías potentes interconectadas a escala planetaria. Por otro lado, la transformación digital afectó las percepciones, comunicaciones y relaciones.

En las elecciones de los años 80 hasta mediados de los 90 el poder estaba mediado por las preocupaciones de la guerra fría y sus modelos hegemónicos marxismo versus capitalismo. En Latinoamérica y particularmente en El Salvador los empresarios estaban sumamente interesados en fortalecer las instituciones democráticas por temor al socialismo del siglo XXI. Pasó la izquierda por los gobiernos y se contagió del virus consumista, se dedicaron a hacer dinero a costas de la corrupción. No hubo cambios de modelo económico, no se des dolarizó la economía, y la gente de dinero siguió haciendo dinero; incluso los intentos políticos-empresariales de la izquierda fracasaron por mala administración.

Luego llegó la frustración ciudadana, no funcionó el rebalse económico, las privatizaciones blindaron el modelo pero se encarecieron los servicios; tampoco funcionó el Estado de bienestar ni los pseudo modelos socialistas. Lo único evidente fue la corrupción y la agudización de los problemas sociales. La gente se cansó y buscó algo nuevo…

Un empresario de alto nivel hace poco nos solicitó un mapa de poder basado en todos los estudios de “Humor Social y Político” que hemos realizado para conocer la mentalidad, la idiosincrasia, problemas y percepciones; éste es el mapa de poder, no hay mucho que agregar: Los mitos del poder económico han cambiado: hay una generación de relevo preocupada por hacer más dinero; hay más inversiones diversificadas fuera del país, no todo puede salir mal; la política no es un asunto empresarial mientras no trasgredan las leyes de la mano invisible; quien quiera jugar a la política que lo haga; la democracia es una teoría o cuento y las ideologías no existen; las élites seguimos siendo élites; lo militares están contentos con más y nuevos juguetes bélicos; la política cambio al escenario digital y los partidos políticos no se dieron cuenta; hoy importan más los símbolos y modas digitales; la maquinaria que mueve al mundo son las guerras y los referentes psicotrópicos de los ciudadanos: Taylor Swift, Lionel Messi, Donald Trump, Bad Bunny, entre otros; leemos menos y vemos más TiKTok; entre otros fenómenos que no caben en este artículo.         

Hoy el mapa de poder es muy distinto; sólo hay un actor (y nadie más) los circuitos concéntricos a este poder son tontos útiles y descartables, el resto ha desaparecido y están aterrorizado. De los últimos tres disidentes quedan dos… La clase política tradicional está en su peor momento moral, destruida. Los elementos geopolíticos valen poco y nada. La mayoría de jugadores económicos importantes tenían una suerte de “techo de vidrio fiscal o político” y son muy vulnerables, y los que no padecían de este problema, por las dudas han desaparecido, parece que no es buen momento para el heroísmo democrático. Otras fuerzas de la sociedad civil están desgastadas, debilitadas o cansadas y sin liderazgo. Los “errores de la sociedad” están dispersos. Pero cuidado, a más poder más vulnerabilidad: “No presiones a un enemigo desesperado. Un animal agotado seguirá luchando, pues esa es la ley de la naturaleza” anota Sun Tzu.

Por si fuera poco se ha instalado un “fenómeno de culto” producto de la “satisfacción vicariante” (frustración-proyección) y de la “indefensión aprendida”, fenómenos de psicología social que alteran radicalmente los mapas de poder.

“Debido a que el poder corrompe, las demandas de la sociedad de autoridad moral y carácter aumentan a medida que aumenta la importancia de la posición” anotaba John Adams. Es muy difícil que funcione bien la ecuación poder y sabiduría. En efecto, “la experiencia ha demostrado que incluso bajo las mejores formas de gobierno, los encargados del poder, con el tiempo y por operaciones lentas, lo han pervertido en tiranía” agrega Thomas Jefferson.

O estas conmigo, o estas contra mi…; “Cada hombre debe elegir entre nuestro lado o el otro lado” (Lenin); “O estás con nosotros o estás con los terroristas” (Bush); “Si no estás conmigo, eres mi enemigo” (Darth Vader, Star Wars Episodio III)…

Disclaimer: Somos responsables de lo que escribimos, no de lo que el lector puede interpretar. A través de este material no apoyamos pandillas, criminales, políticos, grupos terroristas, yihadistas, partidos políticos, sectas ni equipos de fútbol… Las ideas vertidas en este material son de carácter académico o periodístico y no forman parte de un movimiento opositor.

Comparte disruptiva

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email