DSC01028

No creemos que el problema del desperdicio de comida acabe pronto en el país: Wasted Food

Wasted Food es una organización que se dedica a redireccionar alimento que no se ha podido comercializar. Este producto es reorientado a organizaciones de beneficencia, comedores comunitarios, asilos o dormitorios públicos. Según sus miembros, es una forma de paliativa de evitar que la comida se bote, aunque saben que no es suficiente para acabar con el hambre en El Salvador.

Según datos de la FAO, en América Latina se desperdician 170 millones de toneladas de alimentos; esto tiene repercusiones económicas en temas de desperdicios, así como su impacto medioambiental. En el país, no se cuenta con información de cuánta comida se pierde. Los voluntarios apuestan por una economía circular donde exista un mayor aprovechamiento de los recursos y contribuir así a una sociedad sostenible.

Conversamos con Melissa Castro, coordinadora general de Wasted Food sobre este proyecto que recién ha alcanzado su primer año sobre las perspectivas de la organización. Sus miembros, todos voluntarios, dedican su tiempo libre al rescate y entrega de comida. Con una media de edad de 25 años, los jóvenes se encuentran comprometidos a trabajar para que distintas organizaciones puedan dar un plato de comida al necesitado.

Si está interesado en contactar a estos jóvenes y tender una mano, pueden buscar sus contactos en las distintas redes sociales como WastedFoodSV.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email