Fidel-e1544807836321

Para qué sirven los maestros

El presente escrito hace alusión a una interrogante que le hicieron al profesor Umberto Eco en el año 2007, “Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?” Tomo fragmento de una carta que Eco escribió: “El estudiante decía una verdad a medias, que, entre otros, los mismos profesores dicen desde hace por lo menos veinte años, y es que antes la escuela debía transmitir por cierto formación, pero sobre todo nociones, desde las tablas en la primaria, cuál era la capital de Madagascar en la escuela media hasta los hechos de la guerra de los treinta años en la secundaria. Con la aparición, no digo de Internet, sino de la televisión e incluso de la radio, y hasta con la del cine, gran parte de estas nociones empezaron a ser absorbidas por los niños en la esfera de la vida extraescolar…”.

El mundo virtual nunca sustituirá al docente, ni tampoco los millones de tutoriales anclados en YouTube y otras plataformas. Mientras tanto, la docencia en El Salvador sigue siendo desprestigiada, sigue pagándose a los docentes sueldos que no son dignos. En la actualidad, ser docente en diferentes niveles educativos, es considerado como alguien que no disfruta del debido respeto.

Lo anterior es parte de la vida del docente; empero, es la realidad. Quizá, en tiempos de Alberto Masferrer (sin Internet) la docencia era otro mundo. Los que nos dedicamos a enseñar sabemos claramente una disyuntiva: no haremos una fortuna enseñando. No son bien remunerados. Los docentes están clasificados en niveles, de eso dependerá su salario. En el ámbito de la docencia universitaria, es de analizarlo más detalladamente.

El investigador Walter Iraheta, del Observatorio de Políticas Públicas de la UFG expresa con respecto a la dignificación docente en la investigación: Índice de calidad educativa en El Salvador, “Todo esto debe ser acompañado simultáneamente de un proceso de dignificación y valorización social de la labor docente, lo cual implica aspectos salariales, condiciones de trabajo y apertura de espacios efectivos de participación y para la toma de decisiones”.

El gran problema de haber cerrado las Escuelas Normales vino a causar un retroceso para el gremio docente. En la actualidad las universidades son las encargadas de formar a los futuros maestros; les enseñan pedagogía, psicología, sociología, filosofía y tantas ciencias que los forman; luego, el graduado irá al área rural o a la ciudad a enfrentar la realidad. Si es que obtiene una plaza; ya que, hay miles de docentes anhelando ejercer.

Le pregunté a un paisano, Roberto Magaña, quien fue profesor y director de la Escuela Urbana Mixta “José Martí”; así se llamaba antes el complejo educativo. ¿Para qué sirven los maestros? “En pocas palabras los maestros le sirven a la sociedad para transformarla, es el objetivo capital de la escuela, nosotros aún no hemos visto eso, por su formación el maestro es absorbido por la misma sociedad y este termina acomodándose a ella”. Lo dignificante es que los docentes forjan a futuros profesionales y hacen ciudadanos de bien.

¿Se han preguntado cuánto recibe al mes un maestro jubilado? Para llegar a jubilarse, debe de estar impartiendo clases o en otras áreas administrativas. Son treinta años enseñando, ya sea presencial o virtualmente.

Ya se ha mencionado que en países de primer mundo, la docencia es tomada como una carrera excepcional, es bien pagada y especializada. Aclaro que no se analiza los aprendizajes que enseña.

Escribiendo esta columna escuché a un niño vecino recibiendo una clase virtual, el estudiante ponía atención y noté que participaba. “Maestra, se nos olvidó la oración”, “Maestra, repita por favor…”. Aunque las clases sean virtuales, un niño o un adulto (aprendizaje andragógico), necesita de la guía de un maestro, profesor, docente, facilitador o como se le quiera llamar.

Cada 22 de junio se celebra el día del maestro en el país, felicidades a todos, los que ya no están con nosotros, los que ejercen y los jubilados. Con pizarra o plataformas virtuales, los docentes, siempre serán admirados. Servirán para transformar a las futuras generaciones. Se corrobora que el maestro: fue, es y será útil.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email