sciencie
Daniel Girón Segovia

Daniel Girón Segovia

Biólogo de la Dirección de Investigación. Universidad de Oriente. UNIVO.

Política, ciencia y pandemia

Ha pasado menos de un año desde que el coronavirus empezara a causar estragos en El Salvador, aun así, se siente que ha pasado más tiempo desde ese entonces. En sus inicios todo el país comenzó a tomar medidas para afrontar un fenómeno del que nadie estaba preparado, con lo poco que se conocía se tomaron acciones, agotando en su momento artículos de primera necesidad, algunos otros empezaron con propuestas de distanciamiento con medidas restrictivas,  otros se mantenían al margen de creer o no, y es que la población necesitaba información y un plan de acciónlos que no lograron diseñar un plan estratégico oportuno tuvieron consecuencias catastróficas para su economía y otros ámbitos. 

Para los políticos y científicos este ha sido un fenómeno sin precedentes que no solo obligó a que se unieran y colaboraran en conjunto, sino que también cambiaran sus velocidades de trabajo acostumbrados, ya que anteriormente existía poca concordancia, y es que ambas se mueven a distintas velocidades. Ya que la política funciona muy lenta como se observen muchas otras problemáticas de igual o mayor importancia. Y sin inversión en ciencia no se pueden lograr avances tecnológicos destacados.  

A pesar de ello la ciencia en la pandemia ha tenido un rol de relevancia, ya que la dimensión fue tan grave que no solo intervino el sector médico en los hospitales, sino que también se involucraron epidemiólogos, biólogos, sociólogos, estadistas, matemáticos, economistas, informáticos y un sinfín de disciplinas que anteriormente no trabajaban de lleno en un solo fenómeno en conjunto, logrando integrar a distintos especialistas para aconsejar con experiencia académica y capacidad de análisis, que generaron respuestas para afrontar la pandemia. 

Así mismo los científicos comenzaron a participar más activamente en las decisiones y gestión de políticas públicas para combatir la pandemia, ya no era de forma segundaria como asesores secundarios detrás del telón, sino que tomaron un rol más activo a nivel mundial como divulgadores y propulsores de distintas soluciones.  

Y es que la pandemia causada por el COVID-19 ha obligado a todos los sectores a aprender sobre la marcha, acelerar su toma de decisiones ya que este fenómeno de tal magnitud no iba a esperar puestas en común de todas las partes, es por ello que en el momento en que más necesitábamos que los políticos se unieran y tomaran acuerdos en común con mayor velocidad, se politizó el tema y comenzaron a crearse divisiones que repercutieron en distintas decisiones. 

La politización de la pandemia fue una pésima idea que ocurrió en nuestro entorno, los antiguos debates políticos lograron introducirse en la nueva problemática sobre la gestión de medidas de control de la pandemia y lo que ocasionó fue una mayor división y polarización de la sociedad, creando enfrentamientos entre varios sectores. 

A pesar de todo existen muchísimos problemas estructurales que hace que los más vulnerables les resulte más difícil el acceso a la salud, alimentación y educaciónproblemas que deben solucionarse tratando las causas y no los efectos, por lo que todos los gremios debemos unirnos e invitamos a trabajar en conjunto por estos viejos desafíos. 

Saldremos de esta pandemia con más experiencia que nos invita a relevancia a que las políticas públicas fomenten la investigación y la ciencia, temas como la perdida de la biodiversidad, el estrés hídrico y el cambio climático siguen estando a la espera de acciones inmediatas para afrontarlas, queda en nosotros aprender las lecciones que nos corresponde y prepararnos para los nuevos desafíos. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email