religion
Oscar Picardo

Oscar Picardo

Religión en El Salvador: Dime en qué crees y te diré quién eres

Para una minoría de agnósticos o ateos probablemente no exista predestinación ni providencia, sino hechos históricos lineales y progresivos o cíclicos y viciosos, en donde siempre habrá responsables y víctimas, causas y efectos, beneficiados y afectados. Pero nuestra sociedad es demasiado creyente, y al final la religión configura a las conductas sociales. 

En los países de naturaleza protestante que han seguido los preceptos de Lutero, Calvino o Zwinglio, tres de los signos salvíficos que configuran el comportamiento social son la prosperidad económica, la salud y el desarrollo eclesial; mientras que en las naciones de raíz católica la verdadera prosperidad, justicia y bienestar aparecen en un concepto soteriológico post histórico: Reino de los Cielos.  

Alemania, Suiza o Suecia, son muy distintos a Italia, España o Grecia. En efecto, protestantes valoran mejor la prosperidad, mientras que los católicos se inclinan por la pobreza. Existe una tensión sutil en vivir y trabajar para comprobar la salvación, versus un desdén más relajado sustentado en una realidad ulterior; y al final, sí, hay otro aspecto más pragmático: pecar, rezar, confesar y seguir… La ética también es muy diferente. 

Recientemente, el Centro de Estudios Ciudadanos (CEC-UFG) y Canisius College de New York, realizamos una encuesta sobre religión en El Salvador, a nivel nacional y con una muestra representativa de 1228 personas mayores de 18 años. La boleta de entrevista diseñada por el Profesor Timothy Wadkins, tenía 104 preguntas. ¿Qué encontramos en este estudio? 

98% de los encuestados creen en Dios, 44% son católicos, 40.6% evangélicos; 13% no practica ninguna religión. Dentro de los evangélicos las iglesias están muy diversificadas y fragmentadas, y solo en 4 de cada 10 iglesias hay ministras mujeres. En el mundo católico 4 de cada 10 no son practicantes; y la mitad no ha comulgado en los últimos 12 meses. 

En ambas denominaciones –católicos y protestantes- 6 de cada 10 contribuyen económicamente con la iglesia, la media mensual es de US$ 14. En términos generales: 9 de cada 10 ciudadanos encuestados creen en milagros, en el paraíso, en el infierno y en Satanás; 8 de cada 10 creen que estamos en el final de los tiempos; 6 de cada 10 están de acuerdo que las mujeres ejerzan un ministerio. 

¿Qué es el pecado?: Todo lo malo 41%, desobedecer a Dios 33.6%, 15.7% hacer daño al prójimo. La mitad de los encuestados manifiestan la sensación de ser tentados por el diablo, también que Dios los castiga o dirige su vida. 8 de cada 10 han sido bautizados, y el 58% desearía que sus hijos se casen a través de la religión que profesan. 5 de cada 10 reza u ora una o dos veces al día, por fe y para dar gracias. 53.6% señalan que sus dirigentes de iglesia no deben participar en los conflictos sociales, y el 77.4% consideran que la iglesia no debe tener orientación política. 

8 de cada 10 encuestados están de acuerdo que las iglesias no deben permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo y un 65% está en contra del aborto en las causales médicas.  32.7% están en desacuerdo en que los sacerdotes se casen, mientras que un 31.6% estarían de acuerdo.   

53.6% votaría por un candidato político, aunque no sea de su religión. 3 de cada 10 ciudadanos señala que en su iglesia los líderes de su iglesia animaron a sus feligreses a votar y, 2 de 10 influenciaron en su intención de voto. La pandemia de COVID-19 fortaleció la fe del 52.9% de los encuestados … 

La religión configura a las sociedades; la tradición familiar y las visiones catequéticas crean un imprinting cultural y en el marco de la plasticidad cerebral se educa al niño o niña en el “temor” de Dios y en otros valores o principios.  

Desde Platón y Agustín de Hipona se construyó una teología compleja dicotómica: Alma y cuerpo, espíritu y carne; luego, con el concepto de “peccatum originale” se satanizó la sexualidad; y finalmente se ensambló una arquitectura moral occidental que nos ha marcado.  

Pandilleros, corruptos o narcotraficantes, son muy creyentes, oran y se encomiendan a Dios antes de asesinar, robar o emprender sus viajes; y los jugadores de fútbol ni hablar, se persignan muchas veces y se conectan a Dios con sus manos, para que el todopoderoso tome partido…   

Entender la religión nos ayuda a comprender a las sociedades y viceversa; muchos fabrican o imaginan dioses a su medida, y acuden a Él para pedir favores y milagros. La religión configura la forma de ser del individuo y de las sociedades; existen teologías y credos infantiles y utilitarios, que utilizan a Dios y a la religión para resolver problemas personales o existenciales. Dime en qué o quién crees y te diré quién eres… 

Disclaimer: Somos responsables de lo que escribimos, no de lo que el lector puede interpretar. A través de este material no apoyamos pandillas, criminales, políticos, grupos terroristas, yihadistas, partidos políticos, sectas ni equipos de fútbol… Las ideas vertidas en este material son de carácter académico o periodístico y no forman parte de un movimiento opositor.  

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email