El 76.1 % de los salvadoreños que fueron retornados desde Estados Unidos manifestaron que migraron por factores económicos, de inseguridad y reunificación familiar, así lo indica la Organización Internacional para las Migraciones en sus datos de enero y julio 2023.

Según el informe, el 75 % de las personas adultas y el 67 % de los menores de edad huyeron del país por factores económicos. Mientras que, 32.9 % del total de los migrantes buscaban la reunificación familiar.

La inseguridad, también, figura como factor de migración, ya que el 19 % de adultos y menores de edad salieron del país por la violencia. Además, los datos de la Organización Internacional para las Migraciones señalaron que el 6.4 % de los migrantes se fueron por otros factores.

Los datos de la organización señalan que el 27.8 % de las personas retornadas son mujeres y el 46.8% son niñas menores de edad.

El Salvador es uno de los países de Centroamérica que tiene las cifras más bajas de personas detenidas en la frontera sur de Estados Unidos, según el informe de U.S Customs and Border Protection, 2018-2023.

Entre el 2020 y 2021, las detenciones de salvadoreños se elevaron de 21,054 a 116,446. Esa cantidad disminuyó a 85,155 en 2022. Para julio de 2023, los salvadoreños detenidos eran de 27,437.

Por otra parte, el informe anual de Tendencia globales de desplazamiento forzado 2022, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) indicó que 42,763 salvadoreños solicitaron asilo en diversos países del mundo.

Según una nota periodística de Diario El Mundo, 27, 994 salvadoreños solicitaron asilo en Estados Unidos; mientras que, 7,806 personas buscan asilo en México y 1,501 en España.

Según Acnur, hay 148,000 solicitudes de salvadoreños que buscan asilo a nivel mundial. Esto representa una “variación mínima en el alza de solicitudes”, indica el reportaje.

Las causas de solicitud de asilo son principalmente a la persecución, conflictos, violencia, violaciones a derechos humanos o acontecimientos que alteran el orden público, señaló El Mundo.

Comparte disruptiva