Inteligencia artificial mujer
Susana Joma

Susana Joma

“Si el sector educativo no entra con la inteligencia artificial no estamos en nada”: Alicia Urquilla

“Los maestros pueden beneficiarse de los sistemas inteligentes que ayudan en las evaluaciones, la recopilación de datos, la mejora del progreso del aprendizaje y el desarrollo de nuevas estrategias. Los estudiantes pueden beneficiarse de los tutores inteligentes y el aprendizaje asíncrono para mejorar los resultados del aprendizaje”

Alicia Urquilla, investigadora asociada ICTI / UFG

El término de Inteligencia Artificial (IA) se ha colado en el vocabulario popular con gran fuerza en este 2023. Herramientas como ChatGPT3 o Dall-E han significado una nueva vuelta de tuerca y pensamiento a la industria, las tecnologías y, por qué no reconocerlo, al día a día. Conseguir información o procesos automatizados ya no es algo que esperamos del futuro, es algo que tenemos hoy.  

La investigadora Alicia Urquilla, asociada del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (ICTI), de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), señala que, si bien la IA ya se aplica en diferentes ámbitos de la vida, es necesario que en el país se definan políticas educativas que permitan sacarle provecho para el quehacer en este sector, sobre todo en el contexto del aula física. 

Según define, la AI «es el uso de tecnologías o programas de aplicación tecnológica que quieren parecerse a los seres humanos y hacer cosas que hacen los seres humanos, o algo para obviar los obstáculos que ahorita el ser humano en algún momento dado podría presentar». 

Urquilla, quien ostenta una maestría en Creación y Dirección de Empresas y estudia un doctorado en Innovación y Ciencia, expone que en materia de Inteligencia Artificial el país «está en pañales», no solo porque no hay políticas, sino también porque los programas educativos, incluso de los colegios, no están adaptados a ello por el momento. 

En su artículo «Un viaje hacia la inteligencia artificial en la educación», que publicó en la revista indexada Realidad y Reflexión, No. 56, de UFG Editores, explica los alcances que puede tener la IA en el trabajo de los docentes y los estudiantes, y reta a perder el temor de usarla en aras de hacer más eficiente el proceso enseñanza – aprendizaje. 

Hablando de la IA en el contexto educativo sostuvo que esta «puede ayudar mucho a interpretar las dificultades de los estudiantes y comprender cómo ayudarlos; puede mejorar la imaginación de todos los estudiantes y diseñar una nueva experiencia educativa basada directamente en los métodos de enseñanza». 

La especialista, como amante del tema tecnológico, explica las cuatro partes del proceso educativo que pueden verse afectadas por la IA son: contenido, que es el conjunto de conocimientos e información que los profesores enseñan; métodos de enseñanza, que representan diferentes estrategias utilizadas por los maestros para permitir el aprendizaje de los alumnos; evaluación, que son también métodos para medir, documentar el aprendizaje de los estudiantes y su progreso; y la comunicación, que es clave en la interacción entre alumno – profesor. 

Según indica, la IA permite personalizar el contenido educativo, así como el aprendizaje del alumno, utilizar robots educativos, también simplifica la evaluación, permite identificar brechas del aprendizaje y puede propiciar sistemas de tutoría inteligente. 

Desde la perspectiva de las aplicaciones educativas, hay varias funciones de la IA en la educación, es decir, servir como tutor inteligente, alumno, herramienta/socio de aprendizaje o asesor en la formulación de políticas.  

«Se puede decir que a nivel mundial se está viendo que ya hay varios países, pero no específicos que están promoviendo todos los sistemas de tutelaje personalizados educativos; y también ya están introduciendo en sus políticas de educación, en sus programas educativos, todo lo que va como las plataformas, como muros en donde tienen todos los recursos online para enseñar aprendizajes específicos en materias específicas», precisa Urquilla. 

Consultada si la IA puede ayudar a los niños que tienen problemas de rendimiento escolar, de aprendizaje, incluso a los de altas capacidades, la investigadora sostiene que: «Sí, definitivamente; es una de las ventajas que pueden ahorita tomarse en cuenta. Hay muchos alumnos que tal vez tienen dislexia o tienen alguna otra baja de rendimiento en los estudios y se pueden adaptar esos programas específicos para este tipo de alumnos en las aulas». 

¿Ahora hay algún reto con las IAS en la parte educativa? «Digamos como riesgo o retos o desafíos que podríamos mencionar es que se necesitan una cantidad de mentores para cada alumno, o para cada grupo de alumnos. Los tutores tendrían que aprender competencias actualizadas de tecnología; los datos tienen que tener interacción para puntear el aprendizaje; estos son como las bases de datos que están en Data Meaning; también se necesita tener un acceso universal al aula global y los tutores tendrían que tener un aprendizaje de por vida porque esto ya no se detiene; también hay que tomar en cuenta costos asociados como el software y el sistema de soporte en la nube». 

Sobre si es necesario establecer regulaciones para evitar problemas relacionados con la piratería en los trabajos de los estudiantes, la investigadora explica que, tal como lo menciona en su artículo académico, uno de los roles de la IA es que se puede aprovechar como un asesor en formulación de políticas, que pueda abarcar no solo en la parte educativa sino también en la parte de todo lo que es la Inteligencia artificial, porque tenemos que entender que la inteligencia artificial es algo que no va a venir a suplir completamente el elemento humano en la educación.   

Urquilla precisa que en algunos sectores hay preocupación con respecto a que el elemento humano puede ser desterrado por la IA, por los ChatBot y por los robots que puedan alimentar esa información, pero a su criterio en el sector educativo no es el caso, pero insiste en que en el actual contexto si debería de haber políticas educativas, políticas de Inteligencia artificial, de tecnología, y de todo hasta dónde pueden llegar toda esta información de los robots y de los ChatBot, porque lejos de hacer un bien pueden hacer un mal. 

Sobre los temores y la resistencia al cambio que suele darse entre los profesores, muchos de los cuales aún no dominan herramientas básicas de informática, la investigadora asociada al ICTI precisa que «definitivamente si el sector educativo no entra con la inteligencia artificial no estamos en nada, tenemos que actualizarnos, porque todos los otros países ya están en eso, ya están avanzados y nosotros no podemos quedarnos, el sector educativo no puede quedarse atrasado, no puede hacerse a un lado por tener temor». 

¿Cómo se favorecería el trabajo de los profesores en las aulas con la AI? 

Según indica, hoy se habla de un aprendizaje más personalizado y colaborativo.  «Algo que debemos de tener muy claro es que la integración de la IA y la educación no es solo una transformación de la educación, sino también una transformación del conocimiento, la cognición y las culturas humanas; y tenemos que tener claro de que la integración de la IA y la educación abrirán nuevas oportunidades para mejorar enormemente la calidad de la enseñanza y el aprendizaje; y que todos  los maestros se pueden beneficiar de estos sistemas inteligentes, si ellos saben cómo aprovecharlo. Por ejemplo, todo esto está en las evaluaciones, la recopilación de datos, la mejora del progreso del aprendizaje y el desarrollo de nuevas estrategias, dependiendo de los roles de los tutores inteligentes que podamos utilizar», indicó. 

Hoy en día la inteligencia artificial está generando muchas oportunidades, sobre todo para el desarrollo de cursos masivos abiertos en línea. La evaluación de un gran número de tareas, la detección de lagunas en el aprendizaje. 

¿Te interesó la entrevista?

Puedes leer el artículo completo de Alicia Urquilla, «Un viaje hacia la inteligencia artificial en la educación», a través del siguiente enlace:

https://ri.ufg.edu.sv/jspui/handle/11592/9810

 

Comparte disruptiva

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email