¿Sipuncúlidos o sipúnculos? ¡Qué maniés más raros!

SIPÚNCULOS 04
Camila Calles, Fernanda Ramos y Johanna Segovia

Camila Calles, Fernanda Ramos y Johanna Segovia

Los “gusanos cacahuate” o “gusanos maní” son invertebrados exclusivamente marinos bentónicos de amplia distribución, cuentan con una gran importancia en la disolución de rocas (Quiroz-Ruiz y Londoño-Mesa, 2015; Schulze y Kawauchi, 2021). La forma correcta de llamar estos organismos es “sipúnculos” en lugar de “sipuncúlidos” (León-González et al., 2021). La palabra siphunculus proviene del griego que significa “pequeño tubo” (Silva-Morales, 2021), por eso el phylum recibe el nombre de Sipuncula, son fácilmente confundidos los pepinos marinos o con anémonas (Schulze y Kawauchi, 2021).

El cuerpo de estos animales se encuentra dividido en tronco e introverto retráctil, cabe resaltar que su nombre común proviene de la forma de su cuerpo cuando se contrae (Cutler, 1994). Además, la retracción del introverto está relacionada con el desplazamiento, alimentación y protección del organismo (Silva-Morales, 2021).

Dentro las características de estos organismos observamos la forma de su cuerpo con apariencia vermiforme y una segmentación no evidente, siendo celomados (con cavidad entre el tubo digestivo y la pared del corporal), protostomados (con desarrollo de la boca a partir del blastoporo durante el desarrollo embrionario) y con simetría bilateral (Murina, 1984). Muchas especies son transparentes o blancas sin pigmentación, mientras que otras cuentan con el cuerpo de color café o gris, presentándose a veces marcas negras a lo largo del cuerpo (Schulze y Kawauchi, 2021).

Ilustración 1. Partes de un sipúnculo modelo.
Fuente: BRUSCA, R.C. Y BRUSCA. G.J. 2003. Invertebrados. McGraw-Hill Interamericana. 1005 pp.

De las dos zonas en las que se divide el cuerpo de estos organismos, el introverto retráctil es más delgado en comparación con el tronco, además, es en el introverto donde se concentran los tentáculos nucales (si rodean únicamente el órgano nucal) o periféricos (si rodean el disco oral). Por otro lado, el tronco puede tener forma de cilindro, matraz o esferoide, pudiendo llegar a contar con estructuras epidérmicas como ganchos, papilas y escudos, los cuales son criterios de identificación entre especies (Cutler, 1994).

Ilustración 2. Órganos presentes en un sipúnculo modelo.

La identificación de las especies no es sencilla, esto debido a que es necesaria la disección de los especímenes para la identificación de la mayoría de especies, esto, sumado a la escasez de taxónomos especialistas a nivel mundial, llevan a que este Phylum sea poco estudiado (Kędra y Wiodarska-Kowalczuk, 2008).

Ilustración 3. Anatomía externa e interna de organismo Sipuncula. (A) Antillesoma antillarum: vista externa. (B) A. antillarum: vista interna. Abreviaturas: an = ano, cv = vaso contráctil, cvv = vellosidades del vaso contráctil, drm = músculo retractor dorsal, es = esófago, fm = músculo fijador, in = intestino, lmb = banda muscular longitudinal, ne = nefridia, re = recto, sm = músculo del huso, vn = cordón nervioso ventral, vrm = músculo retractor ventral.
Fuente: Schulze, A. & Kawauchi G. Y. (enero de 2021). How many sipunculan species are hiding in our oceans? Diversity, 12, 43. https://doi.org/10.3390/d13020043

La mayoría de las especies de este grupo miden entre uno y tres centímetros, aunque pueden medir desde tres milímetros hasta cuarenta centímetros; Son generalmente difíciles de encontrar debido a que habitan el fango y la arena del fondo marino, aunque la mayoría vive debajo de rocas o dentro del coral muerto y de conchas de moluscos o tubos de otros gusanos marinos (Murina, 1984; Cutler, 1994; Schulze, 2005; Kedra y Murina, 2007; Adrianov y Maiorova, 2010).

Fotografía: Johanna Segovia
Fotografía: Johanna Segovia

Los sipúnculos tienen una gran importancia como alimento para otras especies, además, son erosionadores biológicos, siendo que participan en la disolución de rocas de origen biogénico como corales y conchas de moluscos (Kedra & Wiodarska-Kowallczuk, 2008). Por otro lado, sirven como alimento para el ser humano en países como China y Vietnam (Ha et al. 2007, Du et al., 2009), como modelos para estudios bioquímicos y fisiológicos (Andreae, 1882) o modelos de desarrollo en espiral (Boyle y Rice, 2014); también se ha comprobado que los péptidos extraídos de una especie del género Phascolosoma pueden ser usados en el tratamiento contra la hipertensión arterial (Guo et al., 2017).

Este Phylum se distribuye ampliamente desde aguas tropicales hasta polares, en un gradiente que comprende desde la zona intermareal hasta la abisal (Schulze, 2005; Kędra y Murina, 2007).

En el Centro de Investigación Marina y Limnológica del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (CIMARyL-ICTI), perteneciente a la Universidad Francisco Gavidia, está iniciando investigación sobre la biodiversidad de este taxon, debido al vacío de información que ha detectado.

Fotografía: Camila Calles
Fotografía: Camila Calles

A nivel nacional han sido reportados especímenes en el estero de Jaltepeque (Molina y Vargas, 1994), en un playón intermareal arenoso de El Tamarindo (Barraza, 2017), en la franja intermareal rocosa de Mizata (Barraza et al., 2021) y en la zona costera del municipio de Conchagua, La Libertad, frente a las playas Las Tunas, Playas Negras, Playas Blancas, Maculís, Punta Amapala, Las Mueludas y Jagüey (USAID, 2011).

En Molina y Vargas (1994) reportan por primera vez el Phylum Sipunculida en El Salvador, en dicha investigación se mencionan 6 especies habitando ecosistemas limosos en manglar en el estero de Jaltepeque, 5 de estas seis especies se encontraron dentro del listado de las 30 especies más abundantes del macrobentos entre las 15 estaciones geográficas estudiadas durante la investigación. Sin embargo, ninguna de las especies fue identificada.

El género Sipunculus, el cual pertenece a este Phylum, es reportado en Gallo (2005), Rivera (2010), USAID (2011) y Barraza (2017); referente a este género, en USAID (2011) se plantea la posibilidad de un reporte de una especie perteneciente al género, siendo ésta Sipunculus nudus, sin embargo, no es reportada con confirmación de la especie, ni con algún proceso de validación. Por otro lado, el género Phascolosoma sp. queda reportado como una especie importante en la franja media y baja intermareal en la zona rocosa de Mizata, presentando una abundancia de 35.3% en uno de los 4 cuadrantes investigados. Además, se identificó que los organismos habitan en madrigueras perforadas dentro de bivalvos muertos (Barraza et al., 2021). Los especímenes reportados en el país han sido encontrados en diversos sustratos, como es el caso de ambientes rocosos como Mizata (Barraza et al., 2021) y ecosistemas limosos en manglar (Molina y Vargas, 1994).

Con la investigación bibliográfica realizada sobre el grupo de sipúnculos en El Salvador, se ha podido concluir que este es un grupo pobremente estudiado a nivel nacional, corroborando esto se tiene que algunos géneros de este grupo aparecen en investigaciones relacionadas, sin embargo, no ha habido un esfuerzo por profundizar en la corroboración de una posible especie reportada, como es el caso de Sipunculus nudus (FIAES, 2011).

A pesar de haberse reportado diferentes géneros o especies del Phylum en otras investigaciones, no se han encontrado investigaciones posteriores que busquen su identificación, como es el caso de las 6 especies reportadas en Molina y Vargas (1994). Con lo anteriormente dicho, se percibe poca importancia de la realización de más estudios en materia de población, ecología y comportamiento de la especie para la posibilidad de proponer metodologías adecuadas para su estudio.

Comparte disruptiva

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email