Picardo-Nuevo-1-min
Óscar Picardo

Óscar Picardo

Sueñen, declaren, actúen

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a un conversatorio con un grupo de becarios de la “Fundación Educando a un Salvadoreño” (FESA); se trataba de cinco jóvenes, quienes por mérito deportivo y académico habían logrado becas para continuar sus estudios superiores en España, Italia, Francia, México y Estados Unidos. 

El profesor Pablo Leguizamón que dirigía la actividad, a través de preguntas generadoras, en determinado momento exhortó a los jugadores convocados a la charla a definir su rumbo a través de tres conceptos o propuestas: 1) Sueñen: sean imaginativos y aspiren a desafíos grandes sin temor; 2) Declaren: comenten y comuniquen lo que quieren hacer a sus familiares y amigos, superando los típicos obstáculos teóricos; y 3) Actúen: entrenen y estudien más de lo usual, dando más de sí; los sueños no se alcanzan por casualidad sino por esfuerzo. 

Este discurso del Profesor Leguizamón, me recordó el guion de la película “Garra” (en inglés, Hustle), dirigida por Jeremiah Zagar, a partir de un guion de Taylor Materne y Will Fetters; protagonizada por Adam Sandler como un cazatalentos de la NBA que descubre a un jugador con un potencial en bruto en España (Juancho Hernangómez) y trata de prepararlo para el Draft de la NBA. En efecto, el talento es una condición importante, pero si no se pule, no se educa, no se trabaja, tarde o temprano se debilita y desvanece. 

Estos cinco estudiantes y deportistas trabajaron duro y lograron una oportunidad increíble para seguir formándose como profesionales y atletas; y son una “muestra” significativa que puede servir de ejemplo para otros chicos y chicas. Pero a la vez debemos tener claro que estos jóvenes siempre necesitan un apoyo emocional, un coach, sean sus padres, familiares, profesores, alguien que crea en ellos, que los guíe, que les exija, y sobre todo que les esté observando, analizando y jalonando. 

Los adolescentes, por su propio desarrollo psicológico y fisiológico, tienen necesidades muy específicas; poseen un amplio deseo de pertenencia y de destacar en algo, y aunque no lo demuestren necesitan un espejo, alguien, frente a quién contrastar sus desafíos, retos y frustraciones. Si están solos, sus sueños no se cumplen, no declaran nada y tampoco actuarán. 

“Soñar, Declarar y Actuar” es una trilogía con una fuerza lógica y pedagógica muy potente; y no todos los chicos y chicas en nuestro país suelen ser desafiados por estos conceptos. De cada 10 estudiantes que terminan educación básica, sólo cuatro se gradúan de educación media, sólo dos ingresan a la universidad y sólo uno se gradúa. Esos seis estudiantes que perdemos en el tránsito de tercer ciclo a educación media irán a engrosar las filas de pandillas, migrantes y trabajos de baja calificación. Sólo 1 de cada 10, esta es la estadística perversa de nuestra realidad. 

Muchos más adolescentes deberían estar escuchando constantemente estas tres palabras: “Sueñen, Declaren y Actúen”, y sobre todo deberían tener un adulto frente a ellos que los desafíe, que les recuerde la importancia de cada uno de los conceptos. 

No hay milagros ni casualidades en el deporte -ni en la academia-, solo la voluntad de imaginar que puedo ser mejor y esto implicar trabajar más que los demás; esta es la esencia de la competitividad deportiva; los grandes talentos definitivamente han trabajado más, mucho más. Llegan antes a los entrenos, se van después que todos se han ido, madrugan, invierten mejor su tiempo, y construyen su gloria en un entorno hostil frente a muchos otros que piensan igual, no es fácil, pero es posible.   

Todo niño o niña tienen derecho a soñar, declarar y actuar para construir un futuro mejor. Ojalá FESA y las palabras del profesor Leguizamón llegaran más lejos…  

Disclaimer: Somos responsables de lo que escribimos, no de lo que el lector puede interpretar. A través de este material no apoyamos pandillas, criminales, políticos, grupos terroristas, yihadistas, partidos políticos, sectas ni equipos de fútbol… Las ideas vertidas en este material son de carácter académico o periodístico y no forman parte de un movimiento opositor. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email