Es increíble que aún en este tiempo se sigan registrando nuevas especies de estrellas de mar, tanto para la ciencia, como para nuestro país. Este es el caso del nuevo registro de la estrella “cojín”, conocido por su nombre científico como Pentaceraster cumingi 

Esta estrella de mar es sumamente llamativa, ya que posee coloraciones entre rojizo o anaranjado, con espinas pequeñas en todo su cuerpo, son organismos bastante grandes (hasta 25 cm de brazo a brazo) y habitantes característicos de arrecifes en toda la región del Pacífico, desde México hasta Perú. 

Entonces, ¿cómo se realizó el registro de la estrella de mar “cojín” en El Salvador? Para ello, se revisaron fotografías en donde se especulaba que podría tratarse de esta estrella de mar y también se realizaron buceos en arrecifes rocosos de El Salvador, corroborando ambas fuentes con la revisión de guías de identificación especializadas en estrellas de mar del Pacífico. Pero, ¿cómo estamos seguros que esta estrella de mar no había sido registrada antes en el país? Por medio de la revisión de listados de estrellas de mar que habitan en El Salvador, publicaciones científicas y libros, esta literatura nos ayudó a saber que no había sido reportada con anterioridad. 

Como resultados se obtuvo que en nuestro país se tienen registros fotográficos de la estrella de mar “cojín” desde 2017 en el arrecife de Los Cóbanos, y desde ese año ha sido observada continuamente en dicho sitio, entre los 17 y 20 m de profundidad (Fig. 1). En El Salvador, se ha encontrado individuos solitarios pero también en parejas; sin embargo, en otros países de la región se ha visto que se encuentran grandes agrupaciones de la especie atribuidas a fenómenos reproductivos. Por esta razón, se identifica a la estrella de mar “cojín” como excelente indicador de salud ambiental.  

Figura 1. Estrella de mar “cojín” observada en el arrecife de Los Cóbanos, El Salvador. (Fotografía por Johanna Segovia).

Sin embargo, durante la investigación, se observaron dos ejemplares de estrella de mar “cojín” que habían sido colectados como parte de la fauna acompañante de pesca realizada con una red de fondo utilizada en los arrecife rocosos de Los Cóbanos. Por esta y otras razones, es vital estudiar y conocer las comunidades de estrellas de mar en El Salvador, señalando el papel que estas especies desempeñan en el ecosistema y los posibles impactos negativos que puedan tener como resultado de las actividades antrópicas.  

Consulta la publicación científica en: ttps://dx.doi.org/10.15359/revmar.14-2.6 

Comparte disruptiva