bloqueo información
Jeser Candray

Jeser Candray

Investigador del ICTI.

Una regresión en el acceso a la información en el Mined

Ha pasado un año desde que Carla de Varela asumió el liderazgo del Ministerio de Educación en la gestión del presidente Bukele y, como suele ser en estas fechas, ha sido el momento propicio para realizar balances de lo actuado. Sin embargo, en estas líneas quiero apuntar a un elemento central para realizar este trabajo: las estadísticas del Mined. 

La gestión Bukele se ha caracterizado por dificultar el acceso a la información pública. Esto, no es una opinión, sino una constatación para los que asiduamente buscamos datos de distintas áreas de la esfera pública. En el caso de la rama de educación ha llegado al punto que a más de un año no conocemos el Plan Educativo de la cartera, a pesar, que distintos especialistas del área lo han pedido hasta el cansancio. Tal parece que lo mejor que podemos hacer con el Plan de Educación del Gobierno, es hacer como si nunca existió, si es que alguna vez existió. Pero a esta falta del Plan Educativo se ha unido la falta de información estadística. 

Si algo podemos reconocerle al Mined de la gestión Canjura fue la publicación de datos. Su página web proveía los resultados de sus levantamientos de información en los Boletines Estadísticos y en el Observatorio Educativo que empezó ofreciendo datos nacionales hasta el punto de brindar informes departamentales y municipales. También fue posible contar con bases de datos que nos permitían hacer nuestros propios cruces de variables y así intentar mejor conocer la realidad educativa del país. 

El gobierno suele señalar, con razón, la dificultad de hacer políticas públicas sin contar con un censo nacional actualizado, sin embargo, el Mined tiene desde el año pasado sin actualizar los datos estadísticos en sus sitios oficiales. Bien dicen que la información es poder y eso parecen tenerlo claro en el Gobierno. Hay que recordarles a las autoridades que todo lo que hace el gobierno es pagado por los impuestos de los salvadoreños y por lo tanto debe cumplir los criterios de transparencia y hacerse públicos.  

Las estadísticas son a las políticas públicas lo que la linterna es para el explorador. Sus datos nos sirven para vislumbrar rumbos, tejer propuestas y hacer cuentas. Más aún en estos momentos de crisis cuando el Mined pretende hacer entregas de equipo tecnológico a los estudiantes. ¿Cómo se puede hacer una compra si ni siquiera sabemos cntos estudiantes hay en el sector público?, ¿cuánto es la deserción respecto al año pasado?, ¿cuánto va a afectar la pandemia a la matrícula 2020?, ¿cuántos docentes están formados en TICsTodo esto, oficialmente, no lo conocemos. 

Ya otros especialistas han hecho balance de la gestión del Mined. En el caso de la divulgación de los datos no queda más que señalar una regresión en la política de rendición de cuentas del Plan Maestro en esta gestión.  

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email