Economia
Astrid Graciela Marchelli Rodríguez / José Raúl Preza Pérez

Astrid Graciela Marchelli Rodríguez / José Raúl Preza Pérez

Estudiantes de la UFG.

#EstudiantesUFG: Preparémonos ante la nueva burbuja…

Apuesta por una extraña pompa de jabón… 

Las burbujas son de jabón y aguaLa combinación de ambas forma una esfera hueca de aire y en sus exteriores exhiben superficies iridiscentes, que tienen un corto tiempo de vida y que estallan por ellas mismas inofensivas. Pero, burbuja también se utiliza de anclaje para otro tipo de terminologías más económicas que debemos tener en cuenta y que posteriormente desarrollaremos. 

La burbuja financiera es una actividad fuera de lo común que se produce en los mercados, en buena medida debido a la especulación, y se caracteriza por una subida anormal, incontrolada y prolongada del precio de un activo o producto financiero, de forma que dicho precio, en este caso, los bonos hipotecarios (CDO), siendo estos títulos respaldados por un banco, siendo garantizados por un conjunto detallado de préstamos hipotecarios que quedan directamente ligados al pago del capital, apostándole al interés variable. 

Esta clase de temáticas genera un gran interés en la industria. Los valores hipotecarios respaldados por activos se le conoce como la inversión más segura, sin embargo, con el paso de los años un sinfín de anomalías en el sector financiero se han venido dando: fraude, falta de compromiso y respeto laborar entre otros genera una preocupación, y es lo que muchos no previeron en el colapso. 

Marck Baum parecía estar peleado contra el sistema financiero y el mundo, sus ideales eran fuertes y dentro de sus convicciones estaba seguro de que había un sistema corrupto que se manejaba en una esfera negra, la burbuja que él estaba viendo reflejaba que los bancos propiciarían la crisis. 

Dreams home… 

Los bonos hipotecarios de Luis Ranieri, generan millones de dólares de ganancias con un 2 % de comisión para personas que no tienen un hogar y que anhelan tener uno, sin embargo, poco a poco fue decayendo la cantidad de personas que buscaban un préstamo hipotecario, debido a que ya tenían todas las herramientas para poder desenvolverse y comprar una casa propia, pero al ver esto los bancos se aprovecharon, y se enfocaron en los inmigrantes y pobres, es decir los bancos llenaron los bonos con más hipotecas de alto riesgo, las personas no tenían ni idea de lo que firmaban. Personas que solo pensaban en cumplir el sueño de tener una casa, como la cara de doble moneda tendrían una casa a cambio de hipotecas sin verificar y a este tipo de hipotecas se les conoce como Subprime; estos son los bonos que no tienen ningún valor en el mercado y que los bancos les daban más plusvalía de lo que realmente tienen, ya que los bancos están presentando una calificación de riesgo de un 65 % AAA. 

Se predijo que dicha pompa de jabón estallaría y la gran burbuja estalló y con este suceso los precios de los activos decayeron paulatinamente, todas aquellas personas que estaban endeudadas, concluyeron que la mejor opción era devolver las casas a los bancos, pues no podían pagar un préstamo tan elevado, se detectó el meollo del asunto financiero y la recesión que iba a ser generada provocaría una burbuja financiera dentro del mercado inmobiliario, ya que los bonos hipotecarios llegarían a ser incobrables y de esa forma ocasionaría una falta de liquidez para las principales fuentes financieras del país, y de los inversionistas de Wall Street. 

Una serie de inversiones en contra del sistema crearon el sistema de seguro de impago de las hipotecas basura, hablamos de producto sumamente complicados, con créditos de alto riesgo pertenecientes a personas nadie pudo observar en ese entorno, una bomba de tiempo sumamente provechosa que ya había iniciado. 

Una vez la bomba estalló, generó miles de consecuencias negativas, los migrantes se quedaron sin techo, fueron culpados por la depresión del 2008. Sin embargo, los únicos culpables fueron la banca que no pudieron sostener por más tiempo. La depresión económica simbolizó un tatuaje que quedará en la mente de muchas familias y se recordará a lo largo de los años cómo la economía mundial se desplomó en un parpadear de ojos, su caída se expresó casi un 80 % de la deuda hipotecaria. La presión por vender las permutas hipotecarias parecía ser la última tabla de salvación, sin embargo, no todo estaba perdido, aunque parecía ser una cuerda floja en la cual muchos valores estaban en juego y las economías caminaban tambaleándose. Algunos vieron una oportunidad. 

Las cartas sobre la mesa…  

Michael Burry se jugó las cartas en el juego, no le importó nada de lo que ocurriera, le apostó a comprar millones de permutas, todos sus accionistas se revelaron y le dieron la espalda ante la demente idea, poniendo en riesgo su empresa. Nadando contra cualquier pronóstico, era inaudito las decisiones que tomó Burry quien poseía experiencia en la bolsa, pero surge la interrogante, ¿qué lo llevó a jugar de esta manera?, pareciera que todos los indicadores que evaluó denunciaban inconsistencias en el sistema, el instinto visionario ante el riesgo, la percepción porcentual ante lo fluctuante de los mercados; el juego pareciera ponerse extremo, por un momento sus accionistas colapsaron ante el riesgo que los había llevado Burry pero solo arriesgando logró convertirse en una leyenda. 

Llegó la oscuridad… 

La economía mundial llegó al punto de un colapso y sacudió al mundo. ¿Quién lo esperaba? Si bien es cierto el mundo se mueve en el consumismo, muchos pequeños detalles que pasan por alto… los detalles fueron la clave del éxito, para los que vieron lo que otros no; el mundo parece ser positivo, pero ¿quién está preparado ante la crisis?, mientras unos veían caer su imperio otros empezaban a crear su castillo. 

Preparémonos ante la nueva burbuja 

Ante la situación que vivimos actualmente con la paralización de los mercados en el mundo entero por la pandemia, es inminente esperar un efecto rebote, volvemos a la misma interrogante: ¿Quiénes estaban preparados?, pero ante la preocupante caída de empleos, todos debemos buscar reinventarnos y apostarle más a la tecnología, visualizar que ante un problema existe una oportunidad, debemos creer en nuestros ideales. 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email