Cambio Climático RB
Ariel Alfonso Figueroa Escobar / Fotografía: Raúl Benítez

Ariel Alfonso Figueroa Escobar / Fotografía: Raúl Benítez

#EstudianteUFG LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE EN PLENO 2020

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. El siguiente ensayo persigue dar a entender hasta qué punto los ODS se han cumplido hasta la fecha. Además de tener como propósito incentivar el apoyo a los mismos de parte de todos los sectores económicos, así como también el de todos nosotros como individuos. Dejando en evidencia la relevancia que tienen para los países involucrados y sus generaciones venideras. 

Comenzaremos con mencionar que los Objetivos de Desarrollo Sostenible o mejor conocidos como por sus siglas como ODS son 17 los cuales son: Fin de la pobreza; Hambre Cero; Salud y bienestar; Educación de calidad; Igualdad de género; agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante; trabajo decente y crecimiento económico; industria innovación e infraestructura; reducción de las desigualdades; ciudades y comunidades sostenibles y producción de consumo responsable. 

Se puede conocer más a fondo cada uno de ellos visitando la página oficial que las Naciones Unidas ha habilitado para tal fin. 

cinco años de su firma se pensaba que por fin se estaba progresando, estas metas globales habían ido calando más y más en las diferentes estructuras de la sociedad, y todas nuestras instituciones, en mayor o menor medida, habían intentado analizar su papel en la agenda de desarrollo mundial. 

Hasta que apareció el coronavirus que ha obligado a los países y entidades a restablecer sus prioridades y reasignar recursos para enfrentar la pandemia. Los ODS han pasado otra vez a un segundo plano, después de cinco años intentando que pasaran al primero. 

El Instituto Mundial de Investigación de Economía del Desarrollo de las Naciones Unidas (UNU-WIDER) estima que la pobreza global se podría incrementar por primera vez desde 1990”. 

En una entrevista, Amina Mohammed (vicesecretaria general de la ONUexplicó que la crisis mundial desatada por el virus podría y debería impulsar los esfuerzos para alcanzar las 17 metas acordadas a nivel mundial para erradicar la pobreza, crear un mundo más igualitario y pacífico y proteger el planeta. La propagación de la pandemia del coronavirus tanto en los países desarrollados como los que se encuentran en desarrollo expone las fragilidades y desigualdades de nuestras sociedades» indico la secretaria general adjunta de las Naciones Unidas. 

Pero no todo es negativo, un excelente ejemplo de que se pueden cumplir los ODS es el gran proyecto de regeneración urbana de “Madrid Nuevo Norte” en Madrid, España; La gran actuación urbana de la capital aborda los 12 objetivos de desarrollo sostenible establecidos por la Agenda 2030 de la ONU que son aplicables al proyecto. En donde se incluye la eficiencia del agua, la energía limpia, infraestructuras inteligentes, entre otros. 

En los últimos 25 años, 2.100 millones de personas han obtenido acceso a instalaciones sanitarias mejoradas. En la actualidad, más del 90 % de la población mundial dispone de este bien básico, si bien todavía 663 millones de personas (datos de 2015) beben de fuentes «no mejoradas».  

Ver imagen 1 

Imagen 1. Fuente: https://www.consumer.es/medio-ambiente/objetivos-de-desarrollo-sostenible-14-graficos-que-te-sorprenderan.html

En 2017 el banco mundial publicó el ‘Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible’ con una gran cantidad de información sobre los avances y los mayores desafíos globales del planeta. Donde podemos apreciar que se iba por muy buen camino y disminuyendo los márgenes de desigualdad mundialmente y básicamente todos los indicadores son favorables a excepción de un par como el caso del cambio climático en el cual se aprecia que las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) se incrementaron en un 60 % de 1990 a 2013. 

Ahora bien, si nos enfocamos en nuestro pulgarcito, El Salvador también está comprometido con los ODS e incluso ya hay un informe del 2019 al respecto. 

En el cual podemos ver los avances registrados y como han querido implementarlos con una alianza entre el Estado y sociedad. El informe tiene más de 25páginas entre indicadores, gráficas y análisis; pero podemos resaltar lo que se dice en las páginas 17 y 18: 

En El Salvador se han priorizado 9 de los 17 objetivos y 29 metas de los 8 ODS restantes no priorizadosEn este primer informe se presentan resultados de 85 indicadores mundiales y 35 indicadores nacionales que corresponden a estas metas y ODS priorizados, es decir, se presentan avances de un total de 120 indicadores.… Resulta alentador que para 70 indicadores, equivalentes al 72 %, se reportan avances o incluso el cumplimiento de la meta mundial establecida. Por otra parte, el informe nos permite identificar dónde se requieren mayores esfuerzos, lo que se refleja en los 23 indicadores (24 %) que registran una desmejora. 

En conclusión, los ODS, SDGs, en inglés, o Globalgoals han quedado relegados por el acontecer actual de la pandemia, pero que aun así tienen una vital importancia no solo para nosotros como país sino como planeta, mundialmente es algo que necesita que se le preste atención y si bien es cierto que en líneas generales el sabor que dejan todos estos datos es que del 2015 a la actualidad ha habido una mejora, también demuestra que vamos con un desfase y retrasos en muchos de los objetivos por lo que nuestra obligación es ponernos al día, solo nos quedan 10 años para la meta, y la verdad son objetivos alcanzables pues se puso un tiempo prudencial para su ejecución, pero depende de nosotros y nuestros gobernantes poder realmente salir adelante y conseguirlos, al final es para nuestro propio bien, ya que nada sería mejor que estar todos bien y aplanar esa curva de clases sociales y tener todos igualdad de condiciones y que estas condiciones sean las mejores posibles. 

Ojalá se cumpla el refrán “no hay mal que por bien no venga”, y tengamos la visión, el coraje, y la determinación para que esta pandemia sirva también para acelerar el camino a recorrer para acabar con la pobreza en 2030, como todavía soñamos algunos. 

Ariel Alfonso Figueroa es estudiante de la Licenciatura en Administración de Empresas de la UFG.

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email