Propuesta_1

Las cartas están echadas…

Las cartas están echadas –o alea iacta est– es el titular de la última encuesta del Centro de Estudios Ciudadanos de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) luego de valorar los resultados de cuatro estudios de opinión recientes: 

En la primera encuesta de 2020, en enero 15, que presentó el Centro de Estudios Ciudadanos (CEC) de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), se tituló: “Todos los sectores apoyan al Presidente… pero el 4 % existe”; la nota del presidente fue de 8.39 

En la segunda encuesta, del CEC-UFG, en dónde se evaluaron los hechos del 9 de febrero, los ciudadanos adjudicaron la nota de 8.21 

La tercera encuesta evaluó el manejo de la pandemia de Covid-19, y se presentó el 30 de abril, y se tituló: “Bukele: Inmune a la pandemia del Covid-19”; la nota del presidente fue de 8.7 

El CEC-UFG presenta su primera encuesta pre-electoral de cara a las elecciones de 2021, y una vez más evalúa al presidente; la nota es de 8.67 

¿A qué se debe este resultado?, veamos algunas hipótesis importantes: 

1.- El desgaste por la corrupción: Arena y el FMLN cierran su ciclo político gubernamental con grandes casos de corrupción; y no logran resolver ni aclarar, muchos menos pedir disculpas. En síntesis, no han hecho nada, y el tema se ha quedado en la agenda de los salvadoreños, pero sobre todo en el guion del presidente y de sus funcionarios de gobierno. 

2.- Ausencia de liderazgo: En ningún partido de oposición se observa un liderazgo fuerte que pueda enfrentarse con un discurso convincente frente al presidente y sus funcionarios; muchos de los políticos están estigmatizados con sus partidos políticos y son muy vulnerables y fácil caen en el constructo “los mismos de siempre”. Otros, posiblemente no se arriesgan o no saben cómo. 

3.- La instrumentalización del pueblo: El Presidente y sus amigos han logrado de forma rápida instrumentalizar ese concepto difuso llamado “pueblo”; y a la vez han logrado zanjar los que están con el presidente y a favor del pueblo, y los enemigos del pueblo. Si esto se repite muchas veces la gente lo cree, es un asunto de “comunicación y masas”. 

4.- El estilo de comunicación del gobierno: El despliegue de comunicación del gobierno es total; por redes sociales y por redes sociales. Cada vez que uno abre una página web siempre aparece la imagen del Presidente. No sólo se están invirtiendo muchos recursos en propaganda, sino que además se cuenta con un ejército de feligreses y adeptos operando en los escenarios digitales. 

5.- Aspectos socio-económicos y demográficos: Muchos jóvenes que no terminan su educación media -60 % cada año o 200,000- de ambos sexos, pandilleros o no y, muchos profesionales con bajas calificaciones y limitadas oportunidades laborales, son los que ven en Nuevas Ideas un ascensor social. No importan las ideologías, ni los colores políticos ni mucho menos la historia, sino la utopía de un país imaginario.   

6.- El factor Covid-19: Debido a la pandemia y a la “emergencia”, el gobierno repartió US$450 millones de dólares, en bonos de US$300 y además repartió cientos de miles de canastas con un aparato logístico sin precedentes. Esto ningún gobierno lo ha hecho y obviamente tendrá rédito electoral. 

7.- La personalidad de presidente: Para muchos es casi un tema de “fe” y ven a Bukele como su Mesías o salvador político. El presidente en cada alocución, cadena o conferencia de prensa, repite un guion que le ha funcionado bien: Descalificar o insultar a los enemigos de él y del pueblo, luego pontificar el nuevo destino o las obras que está realizando y, finalmente o indirectamente, dar algunas razones disruptivas de lo que sucederá en el futuro. 

8.- Blindaje político: El presidente y su gobierno está blindado; ningún hecho, ningún caso de corrupción, ninguna nota o investigación nacional o internacional, ningún pleito político con otros órganos de Estado le afecta; y es obvio, la mayoría de sus seguidores no lee, y si lee no entienden o creen que es parte de una estrategia política para dañar a su líder. Lo anotamos anteriormente, es tu tema de fe… y contra la fe no hay razón ni lógica que valga. 

9.- El agotamiento de los partidos políticos: Bukele jugó y juega con los partidos políticos a su antojo; les pone trampas y caen fácilmente; los tiene su merced, lo amenaza y los chantajea; los insulta y luego les presiona. Mientras los pocos decentes no saben qué hacer, los mercenarios poco a poco se suman al equipo. Lo cierto es que el modelo territorial y semi caudillezco se agotó, ahora estamos en la lógica digital. 

10.- La relativización de todo: El nuevo gobierno representa un movimiento de relativización total inconsciente; todo se tiene que refundar y cambiar, lo fáctico y lo simbólico; todo lo pasado y cualquier tradición es algo vencido, poco funcional y descartable. La gente está dispuesta a todo esto, se cansó de las rutinas, y en consumismo está envolviendo la cultura. El partido Nuevas Ideas se subió a ésta ola, en dónde lo efímero, la imagen, la moda, la novedad y la ignorancia están por encima de cualquier cosa. 

Base de datos encuesta electoral septiembre 2020. Descargar

Descargue el PDF 

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email