A nivel global, la biodiversidad se enfrenta a muchas amenazas que ponen en riesgo su supervivencia. Estas amenazas son muy bien conocidas y las escuchamos a diario como cuando se habla de calentamiento global, contaminación por plásticos y en el caso de algunas especies marinas también se habla de la sobrepesca.

Para cada una de las amenazas mencionadas se nos puede ocurrir un ejemplo de organismo que ya se encuentra afectado, por ejemplo: Si hablamos de calentamiento global, rápido pensamos en la vulnerabilidad de los arrecifes de coral y el fenómeno de blanqueamiento. Si mencionamos la contaminación por plásticos, tenemos muy presente las imágenes de tortugas marinas que se han alimentado de bolsas o pajillas plásticas y en cuanto a la sobrepesca podemos recordar a la inmensa industria de la pesquería del atún.

Pero estos ejemplos no son casos aislados, esto quiere decir que todos los organismos están siendo afectados en diferentes grados por las mismas amenazas, lo que sucede es que no tenemos la misma cantidad de evidencia para el resto de la fauna. Un grupo de animales que está siendo seriamente afectado por estas amenazas y ha pasado desapercibido es el de los cangrejos. Es así como al igual que los corales, tortugas y peces, los cangrejos se ven afectados por estas amenazas. A continuación, describimos cómo los cangrejos están siendo perjudicados:

Calentamiento global: el aumento de los niveles de Dióxido de Carbono (CO2) está cambiando la química de los océanos, formando ácido carbónico en el agua y reduciendo la disponibilidad de carbonato, un componente indispensable no solo para los cangrejos sino también para corales, moluscos, equinodermos y todos aquellos organismos que forman testas. Los cangrejos se ven afectados principalmente en la etapa donde son pequeñas y vulnerables larvas planctónicas, ya que, si las larvas no sobreviven hasta la adultez, afectan el reclutamiento de nuevas generaciones, también interrumpen en su totalidad al ecosistema oceánico porque el plancton es la base de las redes tróficas marinas, es decir, el resto de la fauna marina depende del plancton para alimentarse.

Contaminación por plásticos: aparte de adaptarse a vivir en sitios con grandes cantidades de plásticos, se ha comprobado que los cangrejos retienen microplásticos en sus tejidos, que son partículas de plástico con tamaños menores a 5 mm, estas partículas son incorporadas a sus cuerpos cuando se alimentan y al respirar por medio de las branquias. Algunas investigaciones indican que la presencia de estos microplásticos podría alterar la conducta de los cangrejos, volviéndolos más susceptibles a depredadores.

Sobrepesca: La pesca de cangrejos es una práctica que se ha realizado desde la antigüedad, hoy en día busca ser una pesca regulada, pero aún con este esfuerzo se estima que cerca de 1.5 millones de toneladas de cangrejos son capturados al año en la pesquería industrial, y no hay que dejar de lado a los miles de pescadores recreativos y comunidades costeras que incluyen en su dieta y basan su actividad económica en la captura de cangrejos.

Pérdida de hábitat: aparte de todas las amenazas anteriormente mencionadas, algunos cangrejos también se enfrentan a la pérdida de las áreas donde viven, un ejemplo muy específico es el de los cangrejos asociados a los bosques de manglar, que gracias a la expansión agrícola se ven cada año más reducidos, disminuyendo así la disponibilidad de zonas de crianza y alimentación para los cangrejos.

Estas son solo algunas de las dificultades a las cuales los cangrejos se enfrentan día a día a nivel mundial. Gracias a las investigaciones del Proyecto Patitas, se han identificado amenazas puntuales para los cangrejos en El Salvador, entre estas podemos mencionar: la pérdida de especies y hábitat, disminución en tallas y poblaciones de cangrejos, enfermedades, y alteraciones fisiológicas producto de la contaminación. Ante este sombrío escenario, el equipo de investigadores del proyecto incursionará en distintas líneas de investigación para profundizar en la vulnerabilidad ambiental y amenazas para los cangrejos en nuestro país, la construcción del acervo de diversidad de cangrejos de El Salvador, además, se continuará indagando en los vacíos de información del grupo y se estudiará a los cangrejos de agua dulce, específicamente en la diversidad y parasitismo del género Potamocarcinus. Todo esto con el fin de conocer mejor las afectaciones que sufren los cangrejos en nuestro país y de esta forma proponer acciones que promuevan la conservación del grupo en todos los ecosistemas, no solo marinos y costeros sino terrestres también.

 

Comparte disruptiva