economia2
Óscar Luna

Óscar Luna

Carlos Acevedo: «La trayectoria que sigue la nave fiscal nos lleva en curso de colisión contra un enorme iceberg de deuda»

Esta es la sexta entrevista sobre previsión económica para este 2021, en esta ocasión Carlos Acevedo, economista y expresidente del Banco Central de Reserva nos da su opinión sobre el tema en el país. 

¿Qué es lo mejor que podría pasar en materia económica este 2021? 

Realistamente, lo mejor que podríamos esperar es que la actividad económica se normalice, domésticamente y a nivel global (sobre todo en nuestros principales socios comerciales, particularmente EUA). El factor determinante para retornar a la normalidad es la contención de la pandemia, condicionada, a su vez, a la efectividad de las vacunas contra el coronavirus (en sus diferentes cepas). Desafortunadamente, en El Salvador hemos distraído tiempo y recursos para montar el “mejor hospital” de América Latina para tratar el coronavirus, todavía inconcluso, mientras el resto de países avanzan hacia el logro de la inmunidad de rebaño mediante la vacunación masiva, nosotros no tenemos ni hospital ni vacunas 

¿Estamos en una recesión económica? 

Lo estamos, de acuerdo con el criterio empírico convencional de que un país está en recesión cuando la actividad económica cae durante al menos dos trimestres consecutivos. Según las cifras reportadas por el BCR, el PIB trimestral cayó 20% en el segundo trimestre, y 10% en el tercer trimestre de 2020, con respecto a los trimestres correspondientes de 2019. Estamos a la espera del dato del cuarto trimestre de 2020, para saber si la economía se mantiene en recesión o ya ha empezado a salir de ella (lo cual no es garantía de que no pueda recaer en recesión).  

¿Hay posibilidades de un “corralito” en El Salvador? 

Posibilidades siempre las hay, aunque en este momento con probabilidad relativamente baja, mientras el gobierno tenga acceso a los mercados de deuda para financiar el déficit fiscal. Sin embargo, si las finanzas públicas no se ajustan para mantener la deuda en una trayectoria sostenible, el escenario de emisión de moneda propia (desdolarización) puede ser más probable, y con él aumentaría también la probabilidad de un corralito. Un corralito sería una medida casi inevitable para evitar el colapso del sistema financiero si, en respuesta a las expectativas de desdolarización, la gente corre a retirar sus depósitos de los bancos.   

Si tengo ahorros en el banco, ¿debería sacarlos?  

Recomendar sacar los ahorros conlleva el riesgo de que, si todo mundo corre a retirar su dinero, se precipitaría una corrida bancaria sistémica, y las autoridades tendrían que imponer un corralito. Lo razonable es que, por un principio de “diversificación de riesgo”, los agentes económicos tengan distribuidos sus activos en diferentes formas. Habría que tener en cuenta que, tener el efectivo en la casa tiene un costo de oportunidad (se pierde una rentabilidad, aunque baja). Por otra parte, la alternativa de colocarlo en el exterior (depósitos u otros activos financieros) tiene un costo de transacción relativamente alto para quienes no tienen fuertes sumas de dinero. 

Como ciudadanos, ¿podemos hacer algo para paliar la crisis económica?  

A nivel personal, siempre es recomendable ser más cuidadoso con las finanzas familiares en una coyuntura de crisis. Es importante ajustarse a un presupuesto y no gastar más de lo necesario (para los privilegiados que tienen alguna posibilidad de ahorrar). También hay que ejercer presión sobre el gobierno para que sea sensato en el diseño e implementación de sus políticas económicas (en el mejor de los casos, esta presión probablemente surtirá efecto en el mediano a largo plazo).  

¿Qué debería hacer el gobierno en materia económica este 2021? 

Lo más importante es propiciar un clima atractivo para la inversión privada, ya que por las restricciones presupuestarias que el fisco enfrenta no hay mucho margen para la inversión pública. Sin inversión privada, no habrá reactivación económica, y sin reactivación económica, los recursos para financiar las políticas públicas y la inversión social serán muy limitados. Es importante que las señales que se envían sean de respeto al estado de derecho y a la estabilidad institucional. El manejo fiscal prudente es de capital importancia. En este momento, la trayectoria que sigue la nave fiscal nos lleva en curso de colisión contra un enorme iceberg de deuda. 

Se habla que el GOES tiene un «As» bajo la manga, ¿cuál cree que es? 

Hay muchos rumores al respecto. Algunos hablan de la desdolarización, otros de una nueva reforma de pensiones. La desdolarización sería catastrófica. Las pensiones requieren de una nueva reforma, pero no de cualquier tipo de reforma.  

¿Debería el GOES hacer una reforma de pensiones? ¿Cuál? 

Hay dos temas que destacan en el tema de las pensiones. Uno es la baja cobertura: de cada cuatro personas en el país, solamente una tendrá algún tipo de cobertura previsional al momento de su “jubilación”. Hay que aumentar la cobertura y a la vez garantizar pensiones dignas. El alto grado de informalidad del mercado laboral conspira fuertemente en contra de lograr ello. El otro tema es que, tal como funciona el sistema actual, éste sigue siendo fiscalmente insostenible. Se requiere una nueva reforma que aumente las edades de jubilación (que son actualmente las más bajas en Latinoamérica) y aumente un poco más las tasas de cotización, para poder mejorar las pensiones. La comisión que cobran las AFP es todavía alta para el trabajo que realizan; probablemente habría que bajarla más. Como un tema estructural de fondo, no hay que perder de vista que las pensiones en el país son malas porque los salarios y los ingresos de la mayoría de la población son malos. Pero elevar los salarios e ingresos es un problema estructural que toma mucho tiempo resolver.  

Comparte disruptiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email